Viajar

Redescubriendo San Gil, tierra brava santandereana

Se consolidó como la capital turística del departamento y del turismo de aventura de Colombia.

Planes para hacer en San Gil, Santander

El 'rafting' o canotaje fue la primera actividad de aventura que se desarrolló en San Gil, gracias al río Fonce, principal arteria fluvial del municipio.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

12 de septiembre 2018 , 10:21 a.m.

Desde las enormes montañas color terracota, camino al Cañón del Chicamocha, se alcanzan a contemplar las calles empedradas, las iglesias coloniales y los árboles frondosos que componen al municipio de San Gil, tierra que inspiró al maestro Jorge Villamil por su riqueza natural y la nostalgia de la rebelión que estremeció al pueblo.

Vestida por los musgos de los árboles gallineros y bañada por el río Fonce, la capital de la provincia de Guanentá se ha convertido en una ciudad moderna, comercial y turística que permite el cruce de caminos entre los municipios de Santander y los departamentos cercanos, como Boyacá. Está ubicada a tres horas vía terrestre de Bucaramanga y a ocho de Bogotá.

En San Gil el calor abraza, su temperatura promedio es de 24℃ y puede llegar hasta los 32℃. Esto hace que sea un escenario perfecto para desarrollar actividades de turismo de naturaleza en el aire, el agua y la tierra. A continuación, algunos planes y sitios claves para conocer durante su paso por San Gil.

El parque de las barbas largas

Ya le cantaba Villamil a las gigantes ceibas de las que cuelgan barbas de musgo y que adornan el Gallineral, uno de los parques más lindos de Colombia. Quizá por eso un monumento en piedra se levanta allí en honor al compositor. El Parque Gallineral existe desde 1985 y es reconocido como una especie de isla. Son cuatro hectáreas rodeadas por agua y habitadas por pequeñas ardillas a las que es posible alimentar. En el parque desemboca la quebrada Curití en el río Fonce, el mismo donde se hace rafting.

El Parque Gallineral no solo es especial porque es la única reserva natural en Colombia ubicada dentro de una zona urbana, en este caso, en el municipio de San Gil; también, porque es el plan del fin de semana de familias enteras y de parejas de enamorados que, entre los helechos enredadizos de los árboles, caminan tomados de la mano listos para dar el sí.

Planes para hacer en San Gil, Santander

El Parque Gallineral existe desde 1985 y es reconocido como una especie de isla, pues está rodeado por agua.

Foto:

Filiberto Pinzón / EL TIEMPO

Planes para hacer en San Gil, Santander

El Parque Gallineral existe desde 1985 y es reconocido como una especie de isla, pues está rodeado por agua y está habitado por cientos de ardillas que es posible alimentar.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Planes para hacer en San Gil, Santander

El Parque Gallineral existe desde 1985 y es reconocido como una especie de isla, pues está rodeado por agua.

Foto:

Valeria Cuevas González / EL TIEMPO

Gozar la arteria fluvial del municipio

El rafting o canotaje fue la primera actividad de aventura que se desarrolló en San Gil. Fue en 1994 gracias al río Fonce que, junto con el Parque Gallineral, era uno de los lugares más visitados en el municipio. Javier Gómez, presidente de Fedec (Federación Colombiana de Eco-parques, Ecoturismo y Turismo de Aventura), se capacitó en Costa Rica para traer esta actividad a Colombia y realizarla en San Gil.

Con el paso del tiempo, la capital de la provincia de Guanentá recibe la visita de turistas interesados en hacer rafting también en el río Chicamocha y en el río Suárez. Adicionalmente, pueden hacer espeleología en las cavernas y volar en parapente en la Mesa de los Santos. Esta dinámica ha generado el hecho económico más importante de San Gil y de la provincia en general, beneficiando a todos los municipios. Aventura Total, del señor Freddy Merchán, es el operador turístico con el que se pueden realizar estas actividades.

Planes para hacer en San Gil, Santander

San Gil ofrece varias actividades que la han llevado a consolidarse como la capital del turismo de aventura de Colombia.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Planes para hacer en San Gil, Santander

San Gil ofrece varias actividades que la han llevado a consolidarse como la capital del turismo de aventura de Colombia.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Planes para hacer en San Gil, Santander

San Gil ofrece varias actividades que la han llevado a consolidarse como la capital del turismo de aventura de Colombia.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Despertarse con vista a las montañas

A 15 kilómetros de Barichara y a 64 del Aeropuerto de Palonegro de Bucaramanga está el Hotel Terrazas de la Candelaria, uno de los lugares ideales para hospedarse de visita al departamento de Santander. Todas las habitaciones están en dirección a las montañas, el primer paisaje que se ve al abrir los ojos y es propiedad de Jairo Rincón.

Además, en el kilómetro 3,1 de la vía San Gil – Bucaramanga, en la vereda Montecitos Bajo, hay otro lugar recomendado para hospedarse por su accesibilidad al municipio y a los alrededores. Es el Hotel Campestre Davileja, que ofrece servicios para familias, parejas y grupos de amigos.

¿Qué pensaría de un helado de limón, hierbabuena y jengibre? ¿O tal vez de una especie de flan de dulce de guayaba y fresa con guanábana y menta? El hotel Davileja cuenta con un chef privado, David Rodríguez, un joven de 24 años, que experimenta con sabores propios del país y técnicas artesanas a la hora de cocinar.

En los años 90’s no había hoteles en San Gil. Hoy día, gracias al turismo de aventura, hay una oferta de más de 6 mil camas en la provincia guanentina, que han generado empleos y oportunidades para personas de la región y visitantes.

Menú santandereano sin hormigas culonas
Planes para hacer en San Gil, Santander

Una vista de la comida santanderana, que es variada y única.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

Santander no es solo hormigas culonas. El departamento tiene una carta gastronómica particular que en varios lugares de San Gil puede probarse. El cabrito, carne de cabro ya sea al horno, asada, frita o sudada, la pepitoria, una porción de vísceras de cabro trituradas, y el mute, una sopa que tiene variedad de carnes y granos, no pueden faltar cada día en el almuerzo, así como el bocadillo veleño y las arepas delgadas y amarillas de maíz.

Por eso, es imperdible que tras su paso por San Gil no visite el restaurante Carne Brava, en el barrio San Martín. Este lugar no solo ofrece la mejor sazón de los platos anteriormente mencionados, también reúne la cultura de sus habitantes en sus instalaciones que enseñan a los cuatro vientos las expresiones populares del departamento: ‘Deje la pingada’, ‘Eso qué jijuepuerca, lo que jue, jue’ y ‘Garlen entre ustedes’.


* Invitación de Hotel Terrazas de la Candelaria y Terrazas Guadalupe

VALERIA CUEVAS GONZÁLEZ
Twitter:@Olarevuccello

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA