Viajar

Las tres perlas del Caribe colombiano y la tierra de la hamaca grande

Un recorrido por las playas de una región llena de historia y lugares que invitan al descanso.

Recorre Colombia

Los balcones del centro histórico de Cartagena, son un verdadero atractivo para los turistas.

Foto:

Carlos Capella / EL TIEMPO

18 de diciembre 2017 , 03:09 p.m.

Si te preguntan qué aconsejas conocer de Colombia, no dudes en decir el Caribe, región de mitos, playas, música de acordeones, cumbia, porro y salsa; de gente buena y linda que te hacen placentero cualquier paseo que decidas hacer a esta tierra donde el sol siempre brilla e invita a descansar.

Este paseo lo iniciamos por la Perla de América: Santa Marta, la ciudad más antiguas del país, fundada el 29 de julio de 1525 por Rodrigo de Bastidas y donde murió el Libertador Simón Bolívar en la Quinta San Pedro Alejandrino, clave para visitar. Lo primero que hice al pisar suelo samario fue caminar sin afán por la bahía, desde donde se aprecia la marina y los barcos que sueltan amarras en el puerto.

Esto es en el centro histórico, un lugar donde todo se hace sencillo y permite descubrir sitios como el parque de Los Novios, el Simón Bolívar, la plaza de San Francisco o la Catedral. Sobre estos callejones, de balcones y casas centenarias, hay una variedad de restaurantes, bares y entretención nocturna.

Por el callejón del Correo (carrera 3 n.° 16-02) se encuentra una hermosa casa colonial de ambiente romántico y bohemio. Allí está el restaurante La Muzzería, expertos en comida italiana, pero donde sirven uno de los platos tradicionales del Magdalena: el cayeye, un puré de guineo verde, que en sus forma más elemental se sirve con queso rallado o un exquisito hogao. Aquí lo fusionan con carnes y lo hacen gratinado.

“Como eso no hay otro”, dice David Zarco, un español que llegó hace 6 años y quedó atrapado por la magia del parque Tayrona, el misticismo de la Sierra Nevada y el sazón y sabor de la gastronomía local.

Al son de la cumbia

Saliendo de Santa Marta, rumbo al sur, se abre la gran Troncal del Caribe, que hasta Ciénaga, la segunda ciudad del Magdalena (32,5 kilómetros), es en doble calzada. A lado y lado hay estaciones de servicio, restaurantes, hoteles, un centro comercial (Zazue Plaza), ademas hostales y restaurantes familiares y el aeropuerto Simón Bolívar.

Pasando el río Córdoba hay un tablero que dice: “Bienvenido al Volcán”. Así es que llaman los cienagueros a las aguas termales del corregimiento de Cordobita, las únicas del Caribe, especiales para la limpieza del cuerpo y para aliviar el estrés.

A 10 minutos está Ciénaga, la tierra de la cumbia cienaguera, de Andrés Paz Barros, del Ron de Vinola de Guillermo de Jesús Buitrago y de las fiestas del caimán, que no es lo mismo que el hombre caimán de Plato. Su centro histórico, de 76 manzanas, es patrimonio arquitectónico del país, que ha servicio de escenario de novelas y películas.

Saliendo por la Troncal llegamos al vecino municipio de Pueblo Viejo, donde se aprecia la Ciénaga Grande. Desde aquí se puede salir, en lancha, a conocer los palafitos y el santuario de flora y fauna.

La ruta sigue al parque Vía Isla Salamanca, donde se aprecian aves migratorias y hermosos bosques de mangle, lugar especial para los amantes del ecoturismo.

A 63 kilómetros está Barranquilla, capital que tiene una diversidad de ofertas hotelera, gastronómica y de entretenimiento, y que en estos momentos se prepara para sus carnavales. Buen plan para pasar la noche y visitar el restaurante La Cueva, sitio de encuentro de Gabo y sus amigos, y terminar castigando baldosas en La Troja, estadero de música afroantillana.

La mañana la iniciamos en la vía al mar. A 67 kilómetros, por toda la zona costera, pasamos por balnearios, centros vacacionales, y paraderos turísticos como el Sombrero Vueltiao, el volcán del Totumo, esto en Santa Catalina (Bolívar). Es una montaña de unos 15 metros de alto con un cráter, al que bajan turistas de todo el mundo a zambullirse en el lodo, por 10.000 pesos, y se puede sumergir cuantas veces quiera.

“El lodo sirve para la mala circulación, sacan las impurezas de la piel, cura el reumatismo”, dice Santander Villa, miembro de la asociación que atiende en el lugar.

La Troncal del Caribe sigue mostrando en tramos el mar, hasta llegar a Cartagena, ciudad que ofrece 128 opciones recomendadas en hospedaje, gastronomía, compras y fiestas. Si desea recorrer el centro histórico, lleve su cámara para tener registro de las plazas de Los Coches, San Pedro Claver o de la Aduana, que encierran la tradición de su patrimonio, lo mismo que las seis iglesias con arquitectura fascinante y sus seis museos que recogen la vida en la época de la Colonia, las obras artísticas modernas, las historias de piratas y los castigos de la Inquisición.

Cuando el sol se acuesta, el ‘corralito de piedra’ ofrece un sinnúmero de sitios para visitar, como restaurantes, bares, discotecas, conciertos, teatro ofrece la Heroica.

Madrugamos para seguir el recorrido, tomando la avenida Pedro de Heredia, que nos conecta con la vía a Sincelejo. A 95 kilómetros, en plenos Montes de María, está San Jacinto, la tierra de hamacas, gaitas y tambores. Las hamacas son mundialmente conocidas, así como los trabajos en madera.

Y a 14 kilómetros llegamos a El Carmen, la tierra de porros de Lucho Bermúdez, de aguacates y las galletas chepacorinas, recomendadas para los viajeros, lo mismo que los chicharrones y el típico ‘ machucao de ají’, para terminar este paseo de 253 kilómetros, por una región que maravilla e invita a descansar.

La tierra de la hamaca grande

Enclavada en Los Montes de María, centro del departamento de Bolívar, se encuentra San Jacinto, a 120 kilómetros de Cartagena y 70 de Sincelejo, municipio conocido en el Caribe y el resto del país por dos cosas: la magistral forma de tejer de sus habitantes y por ser cuna de juglares.

Los tejidos en hilo de San Jacinto son los que le han dado el nombre de la tierra de la hamaca grande. Sus hamacas y mochilas multicolores son verdaderas obras maestras de las artesanías colombianas. Desde que se entra a San Jacinto, en plena troncal del Caribe, usted se encuentra con más de 30 establecimientos que a lado y lado de la vía exhiben estas piezas. No se confunda, en todos estos negocios reciben tarjeta de crédito y pagos electrónico, y si van de afán y no quiere cargar las compras, se lo hacen llegar a cualquier lugar del país donde usted pida.

Una buena hamaca, dependiendo del tamaño y el bordado, que no solo sea una gran pieza decorativa y artesanal, claro está en la que pueda descansar, puede costar hasta 400.000 pesos, pero si quiere algo más sencillo hasta en 60.000 pesos se puede llevar una hamaca sanjacintera.

Las mochilas también tienen gran demanda, por la belleza de sus tejidos y la combinación de colores. Hay desde 30.000 hasta 400.000 pesos.

El otro atractivo de San Jacinto es la riqueza de su folclor, su música de gaitas y tambores que suena en todo el Caribe y que le ha permitido trascender las fronteras de Colombia.

De esta tierra de montañas vírgenes, cubiertas de un manto verde por donde descienden nubes que pareciera quisieran besar el suelo, dejando escapar la brisa fresca que baja a espantar el calor para acariciar suavemente al forastero, es el terruño de los Gaiteros de San Jacinto, ganadores del premio Grammy, que saben interpretar los sonidos de la naturaleza. Esta es también la tierra de Adolfo Pacheco, el gran compositor y cantante del vallenato sabanero y de la cumbia de Andrés Landeros.

En honor a la riqueza de la gaita y toda esta cultura de los tejidos está el Museo Comunitario de San Jacinto, localizado en plena plaza central del municipio, que funciona desde hace 30 años, y donde se concentra la historia cultural, folclórica, antropológica de los Montes de María. El lugar cuenta con 6 salas, en las que se encuentran cerámicas con más de 4.000 años, además de salas donde se muestra la tradición artesanal y la historias de los gaiteros.

Desde el museo de organizan visitan guiadas, en donde usted no solo puede conocer la historia y tradiciones de San Jacinto, sino también visitar los talleres donde están las tejedoras y fabrican tambores y gaitas, disfrutar de una presentación de gaiteros, recorrer los alrededores del pueblo por los senderos ecológicos hasta los petroglifos, y la cumbre del Cerro Maco, para rematar probando los ricos platos de la comida criolla. El precio de este plan es de 30.000.

La ciudad colonial

Una de las joyas de la arquitectura del Caribe colombiano y de la humanidad se encuentra en el departamento de Bolívar, acariciada por las aguas mansas del río Magdalena.

Es Santa Cruz de Mompox, también conocida como la Ciudad de Dios, fundada en 1537, declarada por la Unesco Patrimonio Cultural de La Humanidad.

Esta hermosa ciudad colonial, llena de objetos que cuentan historias y magia, además de sus calles, casas coloniales e iglesias centenarias, está la tradicional y artística filigrana que se convierte en una gran joya momposina.

La gastronomía es otro de los encantos por descubrir en Mompox, entre la que se destaca el queso de capa, el dulce de limón y el vino de corozo.

Cualquier época del año es recomendada para visitar este destino, pero si tiene la oportunidad de escoger no dude en programar un retorno en Semana Santa, fecha en que el pueblo se engalana para esta celebración.

El Festival de Jazz, en septiembre, congrega año tras año a grandes exponentes de este género musical.

Como es un lugar que cuenta con una gran organización e infraestructura instalada para recibir al turista, aquí están organizadas las siguientes rutas: de las Iglesias, de la Filigrana, del libertador Simón Bolívar, visitas al cementerio Municipal, a las ciénagas cercanas, la casa de la cultura, la Albarrada, el Hostal Doña Manuela y el mercado cultural con Escuela Taller.

Guía de servicio

Temperatura
En algunos municipios, como Ciénaga, la temperatura aprieta hasta los 32 grados, en promedio es de 28 grados.

Qué llevar
En la maleta no pueden faltar la ropa liviana de colores claros, las pantalonetas, chancletas y el protector solar.

Peajes
En todo el recorrido de la ruta Caribe se pagan 6 peajes, que cuestan entre los 2.700 pesos y los 10.800 pesos.

Artesanías
Aproveche y compre las mochilas wayús o arhuacas, los sombreros vueltiaos, o gaitas, tambores y maracas.

Otros sitios para visitar

Donde chucho
En Santa Marta no deje de ir al restaurante Donde Chucho, cuya especialidad son los pescados y los mariscos. Son 110 platos, que van desde $ 17.000 hasta $ 60.000. La ensalada de chucho es la recomendada.

Paseo a Minca
Uno de los sitios más encantadores de la Sierra Nevada es Minca, a 15 minutos de Santa Marta, donde se puede disfrutar de los ríos, los cafetales, los cultivos de flores exóticas y compartir con los indígenas koguis.

El malecón del rÍo
Es el mirador que tienen los barranquilleros para ver de cerca el río Magdalena. Cuenta con zonas verdes, senderos peatonales, bancas e iluminación. Se entra por la vía 40, a la altura del centro de eventos Puerta de Oro.

Visita al cementerio
En el camposanto de Juan de Acosta (Atlántico) está el fresco que pintó Alejandro Obregón en el mausoleo de la familia Santodomingo Molina. Este lugar es visitado por cientos de turistas y estudiantes de todo el país.

Museo de San Jacinto
El Museo Comunitario recoge en 5 salas la historia arqueológica y cultural de los pueblos de los Montes de María, además de las gaitas y tejidos. Aquí hay cerámicas con más de 4.000 a. C. La entrada es una donación.

Leonardo Herrera Delgans
Corresponsal de EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA