Viajar

Destinos latinoamericanos para ir antes de que sean populares

Estas son los sitios recomendados que hay que conocer antes de que los invada el turismo masivo.

Pucará de Tilcara

El Pucará de Tilcara es una fortaleza ubicada en la provincia de Jujuy (Argentina).

Foto:

123RF

Por: Sebastián Montalva Wainer - El Mercurio (Chile) - GDA
03 de noviembre 2018 , 11:10 p.m.
Un tesoro en el noroeste

Tilcara (Argentina)

En la provincia de Jujuy, unos 200 kilómetros al norte de Salta, Tilcara es una interesante mezcla de estilos. “Tiene un poco de las dos cosas: la tranquilidad y simpleza de un pueblo, pero también es un destino más cosmopolita, donde se han instalado muchos extranjeros a vivir”, dice Daniel Flores, editor de la sección Turismo del diario La Nación de Argentina. “No es turismo rural, pero tampoco un lugar sobrevendido para turistas. Hay lindos hoteles pequeños, aunque nada de lujo”.

Dice Flores que ahora mismo es un excelente momento para visitar Tilcara, para adelantarse al verano, que es cuando llegan más visitantes. “Una de las actividades que se hacen allí, y que me encantan, son las caminatas con caravanas de llamas, al estilo de como se hacían siglos atrás. Además, Tilcara es un excelente lugar desde donde se puede salir a recorrer el noreste argentino, hacia pueblos como Purmamarca, o lugares famosos como la quebrada de Humahuaca”.

La selva por descubrir

Tarapoto (Perú)

A una hora en avión desde Lima, en la región de San Martín, Tarapoto se está convirtiendo poco a poco en uno de los nuevos destinos para descubrir el Amazonas peruano. Es menos conocido, al menos internacionalmente, que otros sitios. Tarapoto “garantiza contacto con la naturaleza, una oferta tan exótica como exquisita, un clima privilegiado y deportes de aventura como kayak, canopy y rápel”, dice Belén Tavares, editora del suplemento ¡Vamos! del diario peruano El Comercio. Tavares recomienda destinarle al menos tres días a recorrer esta zona. Uno de los paseos destacados es navegar por la laguna Azul o hacer una caminata por el bosque tropical, observando la gran diversidad de la selva, hacia las cataratas de Ahuashiyacu, Huacamillo y Pucayaquillo. La gastronomía también tiene su lugar en Tarapoto, sobre todo en sitios como Doña Zully y La Patarashca. “El plato estrella es el tacacho con cecina, ají de cocona y ensalada de chonta. Además, hay que probar la doncella y el paiche, peces de agua dulce, así como el aguaje y el camu camu (frutas selváticas) en su versión original”. ¿Para dormir? Pumarinri Amazon Lodge, a orillas del río Huallaga (Pumarinri.com), y el Rústica Hotel, con vista a la selva (RusticaHoteles.com).

Secreto de intelectuales

Villa Serrana (Uruguay)

A 150 kilómetros de Montevideo, en medio de las sierras de Minas, Villa Serrana es una suerte de secreto a voces entre los charrúas. “Los intelectuales uruguayos de la primera mitad del siglo XX fabricaron aquí su propio paraíso terrenal”, dice Pablo Melgar, de la sección Ciudad del diario El País de Uruguay. El arquitecto Julio Vilamajó, integrante del ‘staff’ que diseñó la sede de la ONU en Nueva York con Le Corbusier y Oscar Niemeyer, fue quien concibió la villa como un complejo de descanso con reminiscencias suizas. En los últimos años, sus construcciones de dos plantas, rústicas y complejas a la vez, han atraído a muchos empresarios argentinos y brasileños al lugar. “Los extranjeros han construido con base en los criterios de Vilamajó y han sabido ser discretos”, explica Melgar.

Quienes visitan Villa Serrana suelen arrendar casas de veraneo, pues hay poca hotelería. Entre las actividades para disfrutar del sector están los paseos a caballo o en bicicleta por la serranía, pero, en general, aquí todo se trata más bien de buen descanso. Para Melgar, “Uruguay cada vez más se ha ido instalando como un destino para desestresarse, porque aquí no pasa nada: es muy tranquilo”.

Mucho más que café

Quindío (Colombia)

El departamento del Quindío forma parte del famoso Eje Cafetero de Colombia, pero su oferta va mucho más allá de esta bebida. “Es un lugar que tiene naturaleza y montañas, pero también cuenta con cultura y tradiciones. Además, allí es eterna primavera: no se siente el calor abrasador ni el frío de Bogotá”, dice Adriana Garzón, directora de la sección Vida de Hoy, de EL TIEMPO de Colombia. Como base para explorar esta zona, Garzón recomienda el pueblo de Quimbaya porque está equidistante de la mayoría de los puntos turísticos por visitar, como los pueblos de Salento o Filandia, que conservan muy bien su arquitectura patrimonial.

El escape familiar

Manuel Antonio (Costa Rica)

El contraste entre playas y naturaleza es uno de los elementos que más destaca Jairo Villegas, autor del blog de viajes del diario La Nación de Costa Rica, sobre el Parque Nacional Manuel Antonio, en la costa pacífica de este país. Pero hay más.

“Lo más bonito y simpático es ver cómo se te acercan monos y mapaches, que abundan en este parque”, dice Villegas desde San José.

Ubicado a 171 kilómetros de la capital (unas tres horas en carro), para explorar este parque, Villegas sugiere quedarse en ciudades como Quepos, donde hay ofertas de alojamiento de todo tipo.

Puro arte y naturaleza

Inhotim (Brasil)

“Mezcla de museo de arte contemporáneo y jardín botánico, Inhotim es un lugar especial para quien cree que el arte y la naturaleza forman un pareja perfecta”, dice Marcelo Balbio, editor de la sección Boa Viagem del diario O Globo de Brasil. Situado en el estado de Minas Gerais, en la ciudad de Brumadinho –a unos 60 kilómetros de la capital estadual, Belo Horizonte–, Balbio dice que en Inhotim todo está hecho para impresionar y encantar a los viajeros y que este lugar podría estar en Estados Unidos, Suiza o Japón. “Es un museo a cielo abierto”, indica.

Destino ‘gourmet’

Oaxaca (México)

Pasan los años, pero esta preciosa ciudad colonial –declarada patrimonio de la humanidad– sigue seduciendo a los viajeros con su oferta culinaria, que se renueva todo el tiempo. “A Oaxaca también se viaja para comer y beber mezcal”, dice Gretel Zanella, editora de Destinos del diario El Universal de México. “Hay muchos y muy buenos restaurantes tradicionales y de comida contemporánea que reinterpretan los platillos típicos. Entre mis preferidos está Zandunga, un restaurante de cocina istmeña (de la región del istmo de Tehuantepec), Pitiona y Casa Oaxaca, de cocina contemporánea”.

SEBASTIÁN MONTALVA WAINER
EL MERCURIO (Chile) - GDA
@ElMercurio_cl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA