Viajar

Transiberiano: un tren legendario en el corazón de Rusia

Crónica de un viaje sobre rieles desde Irkutsk, en Siberia, hasta Ulán Udé, Buriatia.

Siberia

Dos hombres en frente del lago Baikal, uno de los lagos continentales mas profundos en el mundo.

Foto:

EFE

Por: Elida Bustos
11 de agosto 2018 , 05:36 p.m.

Faltaban cinco minutos para que partiera el tren hacia Ulán-Udé, y no sabíamos ni de qué andén salía. Las estaciones rusas siempre son gigantescas y tienen varios andenes, y la de Irkutsk, esa remota ciudad de Siberia, 5.200 kilómetros al este de Moscú, no era la excepción.

Agitando los pasajes, encaramos a un policía. Nos indicó el tren, y reanudamos nuestra marcha precipitada. Desembocamos así en un andén de por lo menos 200 metros de largo, pensando que si nos equivocábamos... terminaríamos en Pekín.

Pero ahí estaba el 004, que nos llevaría a la exótica República de Buriatia, en Siberia oriental, territorio de Rusia. Solo faltaba encontrar el vagón. En los trenes rusos de larga distancia, uno no se sube en cualquier parte y después ubica su vagón: el pasajero se sube estrictamente donde le corresponde. En cada carro, un guarda controla minuciosamente pasajes y documentos.

Por supuesto, nuestro carro era el último. Al pie de la escalerilla estaba Tatiana, con su uniforme y birrete, sonriendo por nuestro ajetreo y ante las frases que farfullábamos en un ruso poco pulido. La aventura hacia Ulán-Udé había empezado. Ahí estábamos, con mi amiga Isabel, a bordo del mítico Transiberiano. Una fría y radiante mañana de primavera en Irkutsk, con temperaturas que rondaban los cero grados, teníamos un trayecto de siete horas por delante, buena parte del cual bordearíamos el sur del lago Baikal, el más profundo del planeta.

Rumbo a lo desconocido

Nuestro camarote para cuatro pasajeros estaba increíblemente desordenado, y los ronquidos de los dos ocupantes de las literas superiores se oían desde el pasillo. La mesita compartida desbordaba de botellas y restos de comida, con sandalias y ropas colgados por aquí y por allá. La excitación por estar en el Transiberiano y rumbo a un lugar tan poco conocido como Buriatia diluía toda molestia. Luego supimos que nuestros compañeros de camarote eran dos adolescentes que venían de un foro de estudiantes en Novosibirsk y hacía 48 horas que estaban a bordo, lo que explicaba el desorden.

Ya con el tren en movimiento, Tatiana empezó su ronda. Con uniforme impecable y cara de mal dormida, nos presentó su oferta de café, té y golosinas. Cedimos ante los vasos altos de té negro, con su base metálica de filigrana, que son marca registrada de los trenes rusos. A 33 rublos cada té (alrededor de medio dólar), no estábamos contribuyendo mucho al presupuesto de Tatiana, así que ella insistía en vendernos algo más, como los suvenires de la empresa ferroviaria que llevaba en su caja. Con esas pequeñas ventas, los guardas se hacen unos rublos extras en sus interminables jornadas. Tatiana tenía especial curiosidad por sus dos pasajeras extranjeras. Y, al poco rato, apareció de nuevo, esta vez con el libro de pasajeros para que le escribiéramos una dedicatoria, ya que habíamos llegado de ¡tan lejos!

Ríos congelados

Apenas abandonamos Irkutsk y se impuso el campo abierto, la nieve apareció amontonada a los costados de las vías. Relucía de blancura bajo ese sol brillante. Uno entiende realmente lo que es Siberia cuando ve los ríos congelados en plena primavera y esas extensiones níveas inconmensurables que en días nublados se funden con el cielo y no permiten distinguir el horizonte. Pastos quemados por el frío, árboles canosos de nieve –dobladas sus ramas por el peso–, todo en una monocromía que se prolonga casi angustiosamente.

Desde Irkutsk, la traza ferroviaria tuerce hacia el sudeste, luego bordea el lago Baikal por el sur y recupera su rumbo norte pocos kilómetros antes de llegar a Ulán-Udé, capital de Buriatia. Esta república –una de las 21 que integran la Federación de Rusia– tiene una etnia e idioma propios y es el centro del budismo ruso.

Su población, los buriatos, son de origen mongol, y la mayor riqueza que tiene su república es el Baikal, su límite occidental. El lago aporta algo más que lindas vistas para el turismo: es una de las grandes reservas de agua dulce del planeta. Contiene el 20 por ciento del agua potable del mundo, lo que volverá estratégica la región en pocas décadas.

Nuestra gran expectativa de este viaje en el Transiberiano era ver el Baikal desde el tren y congelado. Luego de un rato salí al pasillo del vagón, y una mujer canosa y de ojos claros, ante mi evidente aspecto de extranjera, me avisó que pronto aparecería el lago. Ante la alerta nos pegamos a la ventanilla.

De pronto, como un flash, apareció entre dos lomas, y la breve visión nos silenció. Un avistamiento de un segundo al que seguirían casi cuatro horas de espectáculo continuo. La visión impresionaba. Hasta donde daba la vista estaba congelado, interrumpido solo por el azul del cielo cuando se abrían las nubes.

Gran soledad

Lo que sorprende del Baikal es eso, que se congele. Más aún, que su superficie plana en partes se vuelva rugosa, encrespada, y hasta se atreva a mostrar un increíble oleaje congelado. La blancura infinita del Baikal y de tanta nieve a su alrededor transmite también la soledad de las grandes extensiones rusas.

Los trenes son el sistema nervioso de este gigantesco país. El Transiberiano, más que un tren, es una enorme red ferroviaria que toma ese nombre precisamente porque atraviesa el gigantesco territorio de Siberia. Nació de una idea visionaria del zar Alejandro III, que vio en el ferrocarril la mejor opción para integrar Siberia a la Rusia europea. Buscaba aprovechar los enormes recursos naturales del subsuelo siberiano, desarrollar económicamente la región y poblarla para evitar tentaciones territoriales de chinos o japoneses.

Su trazado atraviesa el país de oeste a este en un increíble viaje de 9.300 kilómetros que culmina más allá de Vladivostok, la parte más oriental de Siberia y frente al mar de Japón. Tiene dos ramales, el Transmanchuriano, que termina en Pekín, y el Transmongol, en Ulán Bator, capital de Mongolia. La construcción fue una epopeya. Se prolongó durante 13 años, y para concretarla se requirieron miles de obreros en un territorio básicamente vacío, con la complejidad que significaba alimentar esa masa de gente diariamente y darle barracas para dormir.

Como en dibujos animados

Se pusieron 7.000 kilómetros de vías y 12 millones de durmientes, se construyeron 100 kilómetros de puentes y túneles y se movieron 100 millones de metros cúbicos de tierra. Las vías se construyeron para soportar las peores condiciones climáticas del planeta fuera de la Antártida, y atravesaban tres de los ríos más grandes de Asia Central: el Ob, el Yenisei y el Amur, con puentes que eran alarde de ingeniería para la época. Actualmente une 87 ciudades y pueblos, además de atravesar diez husos horarios: casi medio planeta.

El tren sigue a su ritmo, y de pronto, como el Jesús bíblico, un hombre aparece caminando sobre la extensión helada. Busca un buen lugar para hacer un hoyo y pescar el alimento del día. Después de todo, parece que aquella lejana imagen de la infancia no pertenecía solo al mundo de los dibujos animados.

El hielo del Baikal en el invierno tiene más de un metro de espesor, así que soporta no solo el peso de un hombre, sino de vehículos, incluidos camiones. Y lo habitual durante varios meses al año es hacer el recorrido entre Irkutsk y la vecina Buriatia, cruzando por el lago congelado. El espejo de hielo se transforma así en una sólida carretera blancoazulada de poco más de 40 kilómetros que, más allá del exotismo para los turistas, sirve a los pobladores para acortar la distancia entre las dos orillas en más de 200 kilómetros. El Baikal mide 600 kilómetros de largo, pero su anchura en el sur ronda los 40 kilómetros.

Cuando dejamos de ver el Baikal sabemos que estamos en Buriatia y en el tramo final de este viaje de casi 500 kilómetros. En la última media hora vi con desilusión cómo el tiempo empeoraba y cómo recrudecía la tormenta 15 minutos antes de llegar al destino. El viento era tan fuerte que la nieve caía oblicuamente y la nevada era intensa.

Mi desazón era total. Estábamos a 17.800 kilómetros de Buenos Aires, posiblemente sería la única vez que visitaríamos Ulán-Udé, y la tormenta y el frío amenazaban con confinarnos en el hotel. Era difícil ponerle buena cara al mal tiempo, pero lo intentamos.

El tren pitó su llegada, bajamos a otro de los inconmensurables andenes rusos, y hasta el verde petróleo de la formación se integró al gris del paisaje. Por supuesto, seguía nevando. Nos sacamos las fotos de rigor, emponchadas hasta las narices, y corrimos hacia una escalera altísima que llevaba a un cruce cubierto de las vías. Cinco minutos más tarde pisábamos la calle bajo un sol radiante. Como por arte de magia, la tormenta había cesado.

¡Buen augurio! Buriatia nos recibía con un sol que no lograba hacer subir el termómetro, pero al menos no nevaba.

ELIDA BUSTOS
LA NACIÓN (ARGENTINA)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA