Salud

Vitiligo, la piel sin tono oscuro

Esta enfermedad afecta al 1 % de la población. La ciencia aún se esfuerza en encontrar tratamientos.

Vitiligo

La mayor incidencia de aparición de esta enfermedad está entre los 20 y 30 años.

Foto:

123rf

05 de agosto 2018 , 07:37 p.m.

Se dice que la despigmentación de Michael Jackson fue la consecuencia de un vitiligo que sus dermatólogos pudieron manejar a su favor. Y que el actor Steve Martin, la cantante Tamar Braxton y hasta el presidente Donald Trump llevan consigo esta enfermedad, que afecta el color de la piel del uno por ciento de la población mundial y que no respeta razas ni condición social ni nada. Recientemente la actriz y humorista colombiana Alejandra Azcárate anunció en redes sociales que también padecía este mal.

Pero, ¿qué es? En realidad, el vitiligo es la pérdida del color oscuro de la piel por disminución de un pigmento llamado melanina, producido por los melanocitos, unas células pertenecientes a la piel. Aquí vale aclarar que la melanina también es responsable del color del pelo y de los ojos, que en los afrodescendientes se encuentra en una alta concentración; en los blancos o caucásicos, en menos cantidad, y en los albinos está ausente.

Algo de epidemiología

El vitiligo se presenta cuando las células que producen la melanina (melanocitos) mueren o dejan de producir este pigmento que le proporciona el color a la piel, el cabello y los ojos. Y aunque no se sabe exactamente por qué estas células dejan de cumplir su función, el trastorno se ha relacionado como una falla en las defensas del cuerpo, que terminan atacando a estas estructuras hasta destruirlas.

De igual forma, hay un alto componente familiar en la aparición de la enfermedad que al igual se ha relacionado como consecuencia de algunos eventos como las quemaduras solares, la exposición a productos químicos industriales, e incluso el estrés.

Causas

.El vitiligo se presenta cuando las células que producen la melanina (melanocitos) mueren o dejan de producir este pigmento que le proporciona el color a la piel, el cabello y los ojos. Y aunque no se sabe exactamente por qué estas células dejan de cumplir su función, el trastorno se ha relacionado como una falla en las defensas del cuerpo, que terminan atacando a estas estructuras hasta destruirlas.

De igual forma, hay un alto componente familiar en la aparición de la enfermedad que al igual se ha relacionado como consecuencia de algunos eventos como las quemaduras solares, la exposición a productos químicos industriales, e incluso el estrés.

Síntomas

Es claro que el signo principal del vitiligo es la pérdida irregular de la pigmentación de la piel. Generalmente, estos cambios de color se observan inicialmente en las zonas expuestas al sol como la cara, las manos y los brazos.

Además de esta pérdida de la pigmentación en la piel, otros síntomas pueden ser la coloración blanca o gris de manera prematura en el pelo, las pestañas, las cejas o la barba, y la pérdida del color en la parte inferior de la boca y la nariz, lo mismo que el cambio de color en la capa interior del globo ocular; es decir, en la retina.

Hay varias formas

De acuerdo al tipo de manchas y al sitio donde se presenta, el vitiligo puede ser generalizado cuando afecta muchas partes del cuerpo, generalmente de manera simétrica. También puede darse un vitiligo segmentario que afecta a un solo lado del cuerpo y que aparece a edades más tempranas y que por lo general se detiene después de uno o dos años. Otra forma es el localizado o focal y que afecta algunas zonas específicas del cuerpo.

Aunque por lo general tiene un curso benigno, las personas que padecen vitiligo tienen más riesgo de presentar complicaciones de tipo psicológico, mayor proclividad a tener quemaduras de sol y a padecer cáncer de piel, alteraciones oculares por inflamación del iris. Y se ha visto que, en algunos casos, este mal se acompaña de pérdida de audición.

Pronóstico

Por lo general es difícil predecir cómo progresa la enfermedad. En algunos casos, la despigmentación se frena sin ningún tipo de tratamiento. En otros (la mayoría), el proceso se extiende y afecta gran parte del cuerpo. De igual forma, los tratamientos presentan resultados variables dependiendo de cada tipo de persona, al punto que en algunos es favorable y en otros no tanto. Lo que sí es cierto es que solo en raras ocasiones, la piel afectada recupera su color.

Opciones de tratamiento

El tratamiento a los pacientes está orientado de acuerdo con las características. En
los casos de vitiligo focal, restringido a pequeñas áreas o en las personas con piel muy clara, el uso del maquillaje para camuflar las lesiones en combinación con protectores solares para impedir el bronceado de las áreas sanas ofrece resultados satisfactorios.

Las personas con pieles más oscuras y lesiones diseminadas requieren de tratamientos con medicamentos que buscan la repigmentación y que deben usarse de manera precoz. No obstante, los resultados varían de manera significativa en cada caso.

El uso de esteroides es la primera opción en pacientes que tienen menos de 10 por ciento de la superficie corporal afectada. Son tratamientos prolongados que deben ser supervisados de manera estricta por el médico.

La fotoquimioterapia que mezcla luz ultravioleta y el uso de sustancias capaces de aumentar la sensibilidad de la piel a dichos rayos –que configura la llamada terapia puva– aún se utiliza. Sin embargo, hoy en día se prefieren los rayos ultravioleta tipo A en reemplazo de los A, para evitar el uso de los medicamentos. Este tipo de terapias también tienen resultados variables.

En el tratamiento se han utilizado también terapias con láser para pequeñas áreas e incluso se han trasplantado melanocitos con buenos resultados, especialmente en personas en las que la enfermedad ha estado estable por algunos años. Hoy en día se prueban nuevos medicamentos de los llamados biológicos, con resultados esperanzadores.

Y aunque poco publicitada, la despigmentación total de la piel es una alternativa que se utiliza como medida extrema en casos muy severos en los que hay más de la mitad del cuerpo afectado y escasa respuesta a otros tratamientos. Esta terapia, como es natural, deja a las personas con una vulnerabilidad extrema a los efectos de los rayos solares porque se pierde toda la protección que frente a ellos ejerce la escasa melanina que ellos tienen. Se cree –nunca se hizo oficial– que este fue el tratamiento al que se sometió Michael Jackson.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO
Twitter: @SaludET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA