Salud

Diez cosas que debe saber para entrar a una ‘sex shop’ sin pena

La clave es comprender que la sexualidad es algo que forma parte de la vida de todas las personas.

Diez cosas que debe saber para entrar a una ‘sex shop’ sin pena

Diez cosas que debe saber para entrar a una ‘sex shop’ sin pena.

Foto:

Juan Sebastián Villegas

Por: CATALINA GALLO ROJAS
23 de octubre 2018 , 10:05 p.m.

“Una 'sex shop' no es un lugar maldito, ni morboso ni pervertido, es un lugar donde se puede ir a comprar artículos eróticos con la mayor normalidad y libertad. Es como entrar a una tienda de zapatos”.

Así invita Carlos Pol –médico siquiatra, máster en sexología, miembro de la Federación Europea de Sexología y director científico de la Central Médica de Sexología Colombia– a hombres y mujeres a asumir la compra de artículos eróticos con total naturalidad. Y, como dice una vendedora de una 'sex shop', “todo el mundo tiene una vida sexual, es lo más común y natural del mundo”.

Después de conversar con Carlos Pol y diferentes vendedores de 'sex shops', estos son los consejos que usted puede seguir para vencer la timidez de una vez por todas y aventurarse a conocer.

1. Las vendedoras

Lo primero que usted debe saber es que las vendedoras de estas tiendas tienen como misión vender. Su función no es juzgar, ni criticar ni, mucho menos, censurar. Lo que menos les importa es qué hacen las personas con su vida sexual, su único interés es lograr que los clientes compren, y ojalá varias cosas.

2. Los productos

Si usted considera que no sabe nada sobre juguetes sexuales ni sobre lo que puede encontrar en la tienda y le da pena preguntar, puede relajarse por completo. Los vendedores conocen muy bien los productos que ofrecen y pueden ayudarle a resolver sus dudas y explicar con total naturalidad lo que usted necesite. Como afirma Pol, “no hay que ponerse nervioso porque si hay algo distinto y nuevo, lo que se debe hacer es preguntar, y quien se comunica aprende”.

3. ¿Le preocupa qué palabras usar?

Relájese, todos los vendedores llaman a cada cosa por su nombre, sin miedo, sin tapujos, sin burla y sin morbo, así que usted puede tranquilamente hablar sin misterios. Es más, por lo general, cuando los clientes descubren que quienes atienden hablan correctamente y con naturalidad, se sienten más tranquilos y relajados.

4. Implementos

Pol explica que, además, pocas personas saben que en la 'sex shop' venden implementos de uso terapéutico que recomiendan sexólogos o ginecólogos.

5. Comprar en pareja

Son muchas las personas que compran en compañía de su pareja. Esta puede ser una buena alternativa y pueden encontrar objetos que les gusten a ambos. Como dice Pol, le puede comunicar a la otra persona que quiere compartir el placer con ella. Las vendedoras contaron que muchas mujeres suelen pensar más en darle gusto al hombre, como si ellas estuvieran en segundo plano, cuando la vida sexual de ellas es igual de importante. Como dice el sexólogo, el machismo está mandado a recoger y puede ser muy negativo para una vida sexual plena y equitativa. En las sex shop las mujeres también encuentran regalos para ellas y pueden preguntar por su propio placer.

6. Visitar varias tiendas

Otra estrategia que puede ayudar a relajarse frente al asunto es visitar varias tiendas antes de comprar, así comienza a sentirlo como algo más natural.

7. Tiendas

Si le da pena que lo vean salir de una 'sex shop', la verdad es que no tiene por qué preocuparse, pues estas tiendas son como cualquier otra, abiertas a todo el público. Hoy en día, muchas están en centros comerciales y a la vista de todos. Ya no se trata de lugares escondidos. Usted no tiene que ir a zonas secretas para comprar. Además, según Pol, quien considera pervertidas a las personas que entran a las 'sex shop' es porque tiene el morbo en su cabeza.

8. Qué está buscando

Puede resultar muy útil saber cuáles son sus necesidades, qué es lo que quiere y para qué. Esto, cuentan los vendedores, resulta muy práctico, pues ellos pueden ofrecer productos con mayor certeza.

9. Mente abierta

Vaya con mente abierta, sin prejuicios y sin pensar que lo que venden es solo para los demás, para cierto tipo de personas o cierto tipo de pareja. Piense mejor que encontrará muchas cosas para usted y que no todo será tan extraño, también venden objetos como lencería, disfraces, juegos y aceites.

10. La primera vez

Lo bueno de lograr entrar una primera vez a una 'sex shop' es, como afirma Pol, que quien entra una vez entra diez, “a menos que no le guste, no le interese, no encuentre lo que quiera o le resulte muy costoso”.

Escríbannos qué cosas quieren resolver para que sus vidas sea más fáciles: hagalofacileltiempo@gmail.com.

CATALINA GALLO ROJAS
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
@Cgallo09 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA