Salud

Polvos que ayudan a curar / Sexo con Esther

Las licencias del aquello en la enfermedad, o posoperatorios, no deben alargarse más de lo debido.

Relaciones sexuales

Hay que dejar claro que la sexualidad no se compone solo de coito y movimientos en las áreas destinadas para tal fin.

Foto:

123RF

Por: Esther Balac
08 de diciembre 2018 , 10:00 p.m.

Es claro que dolor y placer son polos opuestos. De ahí que si alguna condición física o mental generan malestar, lo más seguro es que el sexo placentero pasa a un segundo plano.

Bajo esta premisa, se aclaran las dudas que surgen sobre la posibilidad de ir a la cama con intenciones de gusto después de una cirugía o durante una convalecencia.

En otras palabras, durante los períodos de recuperación, por lo general, el mismo cuerpo limita las necesidades del departamento inferior para darle prioridad a aquello de sanar el organismo.

También se sabe que el curso de algunos males, sobre todo los crónicos, promueven una merma en las ganas, lo que cierra el círculo anterior.

Sin embargo, este asunto tiene sus límites. Las licencias del aquello durante la enfermedad –o en los posoperatorios– no pueden prolongarse más de lo debido, puesto que la falta de sexo también pasa a convertirse en un problema de salud.

De ahí que sea importante consultar con el médico sobre el momento justo para retomar las tareas en el catre, de tal forma que la recuperación de los tejidos, o el curso hacia la mejoría, no se vean interrumpidos. Como en el caso de cirugías en las áreas pélvicas o abdominales, que si bien en etapas tempranas pueden no producir molestias o dolor, exigen quietud de estas partes para evitar desajustes en lo que se ha reparado. Llegado el caso, de seis a ocho semanas de abstinencia directa puede ser un tiempo suficiente.

Pero aquí hay que dejar claro que la sexualidad no se compone solo de coito y movimientos en las áreas destinadas para tal fin. También se puede acudir a las caricias, abrazos y a una infinidad de estímulos de los cuales se pueda echar mano para compensar el déficit perineal durante una enfermedad. Todo con el consecuente concurso de la contraparte y la convicción de que el buen sexo es un excelente remedio. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO
@SaludET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA