Salud

Nutrición oncológica, la clave del tratamiento

Una atención integral que haga énfasis en la alimentación mejora la calidad de vida del paciente.

Alimentos

Algunos tumores generan sustancias químicas que cambian la manera en que el cuerpo aprovecha ciertos nutrientes.

Foto:

123RF

27 de febrero 2018 , 11:04 p.m.

Sopesar la pérdida de peso en los pacientes oncológicos es una de las tareas más importantes para su recuperación. El American Institute for Cancer Research en su guía para ayudar a los pacientes señala que este tema es de sumo cuidado, pues durante el tratamiento hay cambios importantes como el aumento en la demanda de energía, la manera en que el cuerpo procesa y absorbe los alimentos y síntomas de ansiedad o depresión.

Las recomendaciones para que la nutrición sea correcta son:

• Comer varias veces al día porciones reducidas, en lugar de tres.

• Consumir bebidas entre comidas en lugar de beberlas con ellas.

• Comience con los alimentos con alta proteína: frijoles, tofu, pollo, pescado, carnes, el yogur, los huevos y las nueces.

• Caminar antes de la hora de comer, es bueno pues ayuda a estimular el apetito.

De igual manera, el adelgazamiento del paciente se debe por otras variables tales como, las quimioterapias, radioterapias, cirugías o inmunoterapias que causan que el organismo padezca efectos secundarios.

Por ejemplo, los músculos son de los más afectados, pues una vez que el cuerpo no tiene insumos extrae de ellos la energía necesaria, disminuyéndolos de manera rápida y causando problemas como falta de movilidad e, incluso, dolor.

De esta situación se deriva la caquexia (deterioro orgánico y gran debilitamiento físico), momento en el que la desnutrición es más evidente físicamente.

Dieta adecuada, la clave

Antes de iniciar el tratamiento se debe consultar a un especialista para que asigne un plan nutricional que ayude a la preparación del cuerpo para el tratamiento.

De acuerdo con Diana Rojas, nutricionista, hay que tener en cuenta que los pacientes oncológicos tienen que hacer cambios en su dieta, no solo durante el tratamiento, sino de por vida.

“Es recomendable eliminar los alimentos altos en grasas saturadas y azúcares debido a que estos contienen sustratos que alimentan las células cancerígenas”, apunta la especialista.

En el caso de los adultos mayores se presenta un problema de sarcopenia; cuando este aparece se debe mantener una alimentación con horarios frecuentes y en porciones pequeñas.

Ahora bien, si el médico recomienda no consumir carnes, se puede recurrir a las proteínas de origen vegetal como la quinua, que además aumenta las defensas.

Conjuntamente se restringe el comer verduras crudas y se prohíbe comer en restaurantes, ya que se puede adquirir una infección intestinal. En el caso de las frutas, es preferible que sean de pelar pero, si se van a comer frutas sin cáscara, hay que lavarlas bien ya que las defensas se están bajas y se puede contraer una bacteria o virus.

Por último, si el paciente va a consumir lácteos deben ser descremados o en su defecto optar por las leches vegetales como la de almendras, “hay que tener cuidado con la leche de soya, ya que, tiene interferencia, por ejemplo, con el cáncer de seno”, asegura la nutricionista.

Deficiencias comunes de vitaminas y minerales en pacientes con cáncer

Ácido fólico, Cobre.
Hierro, Magnesio.
Zinc, Calcio.
Vitamina D, Vitamina B12.
Vitamina A, Vitamina C.

EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA