Salud

Que no falten las encamadas / Sexo con Esther

La falta de apetito sexual puede generar tensiones o angustias en la pareja.

Foto:
Por: Esther Balac
28 de julio 2018 , 11:17 p.m.

La falta de apetito sexual puede generar tensiones o angustias en la pareja. Y aunque es algo que ocurre a hombres y a mujeres, siempre hay un género más afectado.

Una investigación sobre relaciones sexuales, elaborada en el Reino Unido, mostró que las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a perder el apetito sexual cuando conviven con su pareja.

El estudio encontró que, si bien ambos sexos van perdiendo la pasión con la edad, las relaciones largas afectan más a las mujeres. Los investigadores de la Universidad de Southampton y el University College de Londres entrevistaron a 5.000 hombres y 6.800 mujeres.

Pero perder el interés en el sexo no es algo anormal. Son muchas las razones por las cuales las necesidades cambian. Los investigadores encontraron, por ejemplo, que la menopausia no es un factor que afecte. Sin embargo, anotaron que tener hijos pequeños en la casa sí reduce el deseo femenino.

La investigación reveló que entre las principales causas de disminución del apetito sexual están la mala salud física y mental, la pésima comunicación y la falta de conexión emocional durante el sexo. Entre las mujeres, la caída del deseo se intensifica entre los 55 y los 64 años.

La encuesta también encontró que aquellos que hablaban de sexo con su pareja eran menos propensos a perder las ganas.

Otro factor importante para las mujeres es que la mayoría no compartían el mismo interés sexual con su pareja ni los mismos en la cama.

Los expertos advierten que estos problemas del catre no se resuelven solamente con una píldora. Por eso no hay que sentir vergüenza al hablar del tema abiertamente y lograr así un acercamiento que le permita una buena encamada.

Lo más aconsejable es comenzar a tratar juntos el tema y no dejar pasar un tiempo valioso, que puede terminar en resentimiento permanente.

Es urgente explorar nuevas formas de intimidad, que pueden ser la mejor antesala de un buen polvo. Sostenerse las manos, hablarse dulcemente, abrazarse y acariciarse son expresiones que pueden ayudar a reducir el distanciamiento.

Asegúrese de que su pareja se sienta respetada e importante. Y si las cosas siguen igual y el cambio no prospera, lo mejor es buscar la ayuda de alguien que sepa.
Y relájese, esto no es tan grave. Muchas parejas funcionan bien, así no tengan encamadas frecuentes.

Hasta luego.

ESTHER BALAC

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA