Salud

¿Ser sedentario es peor para la salud que fumar?

Un nuevo estudio científico alerta sobre los peligros que representa la falta de actividad física.

Riesgos del sedentarismo

Para algunos investigadores, equiparar el sedentarismo con fumar es injustificado, ya que el tabaquismo es producto de una adicción.

Foto:

123RF

Por: Ronny Suárez
03 de noviembre 2018 , 11:35 p.m.

Que el cigarrillo mata es una de las verdades universales más repetidas en el gremio médico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) le pone cifra, incluso, a ese hábito nocivo y asegura que está detrás de más de siete millones de decesos al año en todo el mundo. Pero hay una práctica peor, según sugiere un gigantesco estudio publicado hace poco: no hacer ejercicio. Un tema muy pertinente para los colombianos.

Y si bien están documentados los efectos del sedentarismo –como el sobrepeso, la obesidad y la propensión a enfermedades cardiovasculares– y se sabe que hacer ejercicio ayuda a vivir más tiempo, suena fuerte la conclusión de la investigación publicada el pasado 19 de octubre en el ‘Journal of the American Medical Association’ (Jama) Network Open. En esencia, se señala que la ausencia de actividad física es peor para la salud que el tabaquismo, la diabetes y las enfermedades cardiacas. O como quien dice, no hacer nada es peor que tener hábitos de vida poco saludables.

De hecho, para Wael Jaber, cardiólogo y autor principal del estudio, los resultados, que calificó como los más objetivos hasta el momento, fueron “extremadamente sorprendentes”.

En concreto, la metodología del estudio revisó retrospectivamente los resultados de pruebas de esfuerzo aeróbico a las que se sometieron 122.007 pacientes (entre 53 y 72 años) de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, del primero de enero de 1991 al 31 de diciembre del 2014. Dichas pruebas buscaban medir la capacidad cardiorrespiratoria y la mortalidad por todas las causas relacionadas con el ejercicio y la condición física.

Una vida más larga

El estudio no solo encontró que no hay riesgo alguno para las personas que hacen grandes cantidades de ejercicio, pues la buena condición física se relacionó con una mayor longevidad, sino que los beneficios en salud se evidenciaron en todas las edades en mujeres y en hombres. En el grupo de mayores de 70 años con hipertensión, los altos niveles de aptitud aeróbica fueron particularmente beneficiosos para las personas.

Sin embargo, al comparar estas conclusiones con los grupos que obtuvieron peores resultados en las pruebas de esfuerzo físico, se halló que quienes mostraron una capacidad cardiorrespiratoria reducida –aquellos que no están acostumbrados a hacer ejercicio– tenían un aumento en la mortalidad por todas las causas, incluso por encima de otros con factores de riesgo clínicos tradicionales como tabaquismo, enfermedad arterial coronaria y diabetes.

Para Jaber, una de las conclusiones de esta investigación es comunicar la relevancia que tiene la actividad física para la vida y, en el sentido opuesto, la ausencia de ella como un factor de riesgo que muchas veces pasa inadvertido.

“Estos hallazgos no solo refuerzan la gran cantidad de evidencia colectiva que correlaciona la aptitud aeróbica con numerosos beneficios para la salud, sino que también ilustra la importancia de la aptitud aeróbica como un indicador poderoso y modificable de la mortalidad a largo plazo”, menciona el artículo publicado.

Los autores insisten en que los profesionales de la salud deben alentar a los pacientes a alcanzar y mantener altos niveles de actividad física, teniendo en cuenta que es un factor que se puede modificar.

¿Y en realidad es así?

En realidad, aquella premisa de que el sedentarismo mata más que el cigarrillo no es nueva y ha sido caballo de batalla en temas de salud pública desde hace algún tiempo. ¿Pero es así? ¿Debería preocuparse más la gente por la falta de actividad física que por el cigarrillo?

Un grupo de investigadores estadounidenses se plantearon la misma inquietud y preocupados por mensajes que sugieren que fumar es más seguro que permanecer mucho tiempo sentados, decidieron llevar al método científico tal afirmación. Los resultados se publicaron una semana antes de la investigación de la Clínica Cleveland.

El equipo liderado por Matt Buman, investigador de salud de la Universidad Estatal de Arizona, publicó en el ‘American Journal of Public Health’ un artículo titulado ‘Evaluación de la evidencia sobre estar sentado, fumar y la salud: ¿Estar sentado es realmente el nuevo tabaquismo?’

Partieron por aclarar que, efectivamente, el sedentarismo es un peligro para la salud pública y por eso analizaron los riesgos que han encontrado investigaciones anteriores, entre ellos que quienes pasan más tiempo sentados tienen más probabilidades de morir tempranamente a causa de varias enfermedades crónicas como lo son las cardiovasculares, la diabetes y algunos tipos de cáncer.

Luego compararon esos resultados con los efectos nocivos probados asociados al tabaquismo, mencionando que en este apartado la evidencia es mucho mayor.

“Fumar es mucho peor”, concluyeron y, a continuación, cuestionaron severamente a aquellos investigadores que en un intento de crear conciencia sobre los peligros del sedentarismo terminaron distorsionando su mensaje, equiparando un riesgo modificable, como hacer ejercicio, en un tema tan complejo como el tabaquismo, que implica una adicción.

“Equiparar el sedentarismo con fumar es injustificado, es engañoso para el público y puede servir para distorsionar y trivializar los riesgos continuos y graves de fumar”, manifestaron.

Equiparar el sedentarismo con fumar es injustificado, es engañoso para el público y puede servir para distorsionar y trivializar los riesgos continuos y graves de fumar

¿Por qué es un tema importante en Colombia?

Más allá de ser una discusión entre científicos, Hernando Nieto, presidente de la Sociedad Colombiana de Salud Pública, afirma que este tipo de análisis y las conclusiones de los estudios que buscan alertar sobre condiciones o factores de riesgo deben ser coherentes con la realidad.

En el caso colombiano, por ejemplo, tanto el tabaquismo como el sedentarismo son problemas de salud pública vigentes. Se calcula que hoy en Colombia el tabaco mata a 88 personas cada día, aunque la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha dicho que en los últimos cuatro años se ha disminuido su consumo en 4 por ciento.

Para el sedentarismo, las cifras son mucho más preocupantes, pues, de acuerdo con la Encuesta de Situación Nutricional (Ensin 2015), solo el 51,1 por ciento de los colombianos mayores de edad (61 por ciento hombres y 42 por ciento mujeres) cumplen las recomendaciones de actividad física, mínimo 150 minutos semanales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cuando se revisan los números en menores de edad, el tema se complica. En adolescentes, solo cumple la recomendación el 13 por ciento, y en niños de 5 a 12 años el porcentaje se ubica en 30 por ciento.

RONNY SUÁREZ
EL TIEMPO
@RonnySuarez_

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA