Salud

‘Si se hace bien, la venta de Medimás será una buena noticia’

Supersalud aseguró que se necesitan todos los ojos del Estado para seguir el proceso de venta.

Medimás

La Contraloría detectó que en 5 meses, el 40 por ciento de la contratación de Medimás se dio con las firmas con las que tiene vínculos, como las antiguas empresas del grupo Saludcoop.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Por: Salud
21 de diciembre 2018 , 11:37 p.m.

Un nuevo capítulo en la convulsionada historia de Medimás EPS y sus cuatro millones de afiliados se dio a conocer este viernes. Tal como reveló este diario, la aseguradora será comprada por un grupo de inversionistas norteamericanos cuya identidad permanece en reserva, así como el monto pactado.

La confirmación de la noticia se dio en el momento en que Ángela María Echeverri, agente liquidadora de Saludcoop, y los socios dueños de Medimás, Prestmed y Prestnewco, que se hicieron en el 2017 con las acciones de Cafesalud y Esimed (operadores de las clínicas de Saludcoop), aceptaron la oferta oficial vinculante que presentó el fondo de inversiones.

El negocio, según trascendió, no solo incluye a Medimás, sino a la operadora de Esimed, a sus sedes físicas de las clínicas y demás centros hospitalarios, así como a la EPS Cruz Blanca, todos activos propiedad de Saludcoop en liquidación.

Y es que, en esencia, los inversionistas adquieren todo el proceso de compraventa que asumió Medimás, con todos los compromisos y demás responsabilidades, incluidas las sanciones acumuladas en 16 meses que lleva de operación.

En cualquier caso, la minucia será resuelta en los próximos dos meses, cuando debe finalizar el proceso de venta.

Mensaje de tranquilidad

El superintendente de Salud, Fabio Aristizábal, fue una de las pocas voces del sector que se pronunció sobre la transacción. El funcionario destacó que, si la venta se puede hacer de una manera transparente y los fondos de los inversionistas son “legales, sanos y de buenos orígenes, la venta de Medimás será una buena noticia para el país”.

“Es una compra entre privados y por eso hay que trasladarle cualquier inquietud a la Superintendencia de Sociedades y a la de Industria y Comercio para que todos los ojos del Estado estén atentos a cómo se va a hacer la compra, de dónde vienen los recursos y cómo van a llegar. No soy yo quien aprueba ni voy a intervenir en la venta, pero sí voy a vigilar que a los usuarios los atiendan con calidad y oportunidad”, dijo.

Insistió en que la venta puede solucionar problemas urgentes como los pagos a trabajadores, proveedores, a la red pública y privada y las deudas de las clínicas de Esimed.

Igualmente, aseveró que el proceso no debe representar ninguna falla en el servicio para los afiliados.

Por otra parte, Aristizábal aclaró que la venta no influye en cualquier decisión que pueda tomar la Superintendencia más adelante contra Medimás, si se siguen presentando fallas en la atención.

El comienzo de esta empresa se fija el 24 de mayo del 2017, cuando el consorcio Prestasalud, conformado por ocho grupos de empresas que representaban a 192 hospitales y centros de atención (IPS) del país, selló la compra de Cafesalud y de la red de Esimed, los principales activos de Saludcoop en liquidación, con una oferta que al final resultó siendo el doble (1,45 billones de pesos) del precio base establecido por una firma evaluadora (430.000 millones por el contributivo, 120.000 millones por el subsidiado y 200.000 millones por Esimed).

Eso valió para que Echeverri, agente liquidadora de Saludcoop, lo calificara como un negocio favorable.

Pero solo una semana después, el senador Jorge Robledo interpuso una acción popular contra la venta, con el argumento de que la misma no había contado con múltiples oferentes y como consecuencia una medida cautelar –levantada el 28 de junio– que detuvo el empalme entre compradores y vendedores por más de un mes.

Mientras se firmaba la compraventa, se conformaba la nueva EPS y se conseguían las habilitaciones técnicas y financieras, Medimás perdió más de 700.000 afiliados antes de entrar en operación el primero de agosto del 2017.

En el último año, la Superintendencia de Salud adoptó medida preventiva de vigilancia especial a Medimás, la sancionó dos veces por 1.700 millones de pesos en total y restringió nuevas afiliaciones.

Además, la EPS recibió múltiples cuestionamientos de la Procuraduría General y en octubre, para rematar, la agente liquidadora anunció que revocaba el proceso inicial de venta.

SALUD

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA