Salud

¿Por qué millones de mamás no amamantan a sus hijos?

En la Semana de la Lactancia Materna se recuerdan los retos que persisten en Colombia y el mundo.

Mamá

Los recién nacidos deben recibir leche materna, de manera exclusiva, durante sus primeros seis meses. 

Foto:

123RF

Por: CATALINA GALLO
01 de agosto 2018 , 11:26 p.m.

La Semana Mundial de la Lactancia de este año, que comenzó este miércoles y se extenderá hasta el próximo 7 de agosto, se celebra una vez más para recordarle al mundo que la leche materna es fundamento de vida.

Y para recordar que es el mejor alimento que deben recibir los recién nacidos durante sus primeros seis meses de manera exclusiva (y prolongada hasta los dos años) para que su cerebro se desarrolle en forma adecuada, y también para fortalecer los vínculos entre madre e hijo. Pero, lamentablemente, son millones de mujeres las que, por diversas razones, no amamantan a sus hijos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo el 40 por ciento de los bebés lactantes reciben leche materna como alimento exclusivo durante sus primeros seis meses de vida.

En Colombia, la situación es preocupante. Según Elisa María Cadena Gaona, subdirectora de salud nutricional, alimentos y bebidas del Ministerio de Salud y Protección Social, la más reciente Encuesta de Situación Nutricional de Colombia (Ensin), realizada en el 2015 (y presentada a finales del 2017), demuestra que la tasa de lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses ha bajado en Colombia.

En el 2005, el país contaba con un indicador del 46 por ciento, y en el 2010 este bajó al 42 por ciento. Y en la encuesta del 2015 bajó al 36 por ciento; es decir, tan solo uno de cada tres niños menores de 6 meses consume leche materna de manera exclusiva en Colombia.

Julieta Castro, pediatra, vocal de la junta directiva de la Sociedad Colombiana de Pediatría, informa que en el mundo, los países desarrollados tienen tasas de lactancia exclusiva más baja que en aquellos en vías de desarrollo.

En los primeros, este porcentaje es del 20 por ciento y en algunos, como, por ejemplo, el Reino Unido, puede llegar a ser del 1 por ciento.

Falta apoyo

Cadena Gaona explica que este descenso en las cifras de Colombia se ha dado por varias causas, una de ellas es el patrocinio y la promoción que hacen las empresas de fórmulas lácteas.

“No es un secreto que estas patrocinan al personal de salud en congresos y viajes y que finalmente lo que buscan es que estos profesionales prescriban la fórmula láctea.
Sí hay casos en los que no se puede lactar, pero son mínimos, no pasan del 5 por ciento, y los ingresos de estas industrias en el mundo superan ese 5 por ciento”.

La meta, explica la funcionaria, es llegar al 2025 a que uno de cada dos niños del país reciba lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. En su criterio, esto no depende solo del Ministerio de Salud: debe ser una política de Estado y un tema de la sociedad civil, de los médicos y de lo que pasa en consulta.

“Que cuando una mamá tiene problemas con la lactancia, la primera solución no sea formularle sucedáneos de leche materna, sino hacerle todo el acompañamiento para que supere las dificultades”, añade.

De hecho, Julieta Castro explica que otra de las razones por las cuales las mujeres dejan de lactar es porque tienen dificultades para hacerlo y no cuentan con redes de apoyo suficientes que les ayuden a continuar con la práctica ni tienen la información necesaria para hacerlo. “Debemos aprende a aconsejar más a esas mamás”, afirma.

La pediatra agrega que otros hechos que influyen en la disminución de las tasas de lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses en Colombia tienen que ver con la corta licencia de maternidad y la situación de la madre trabajadora informal, la cual debe regresar inmediatamente después del parto a trabajar y no cuenta con los recursos necesarios para continuar alimentando a su hijo con leche materna.

Fundamento de vida

Con este panorama, la Semana Mundial de la Lactancia –que en el caso de Colombia se celebrará con diversos eventos en todo el país– cobra este año mucho más sentido.

Nació como una iniciativa para promover en el mundo la nutrición de los niños con leche materna por beneficios nutricionales y emocionales para el bebé, los beneficios en la salud de la madre y el vínculo que se crea entre madre e hijo (vea recuadro).

Con la Semana Mundial se conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por altos cargos de la OMS y la Unicef en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna. La OMS, Unicef y la Waba (Alianza Mundial pro Lactancia Materna) definen cada año el lema que va a llevar, y para el 2018 es: ‘Leche materna, fundamento de vida’.

Este concepto tiene que ver con lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Las entidades que la organizan plantean que uno de los objetivos de este año es informar a la gente sobre la relación entre la lactancia y la nutrición, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza.

La lactancia materna previene el hambre, la malnutrición y garantiza la seguridad alimentaria para bebés, incluso en momentos de crisis. Es una manera económica de alimentar a los bebés y favorece la reducción de la pobreza, de allí el lema ‘Fundamento de vida’.

Una poción mágica

La leche materna es el mejor alimento para el bebé porque posee todos los nutrientes que necesita en las cantidades adecuadas. Los niños que son lactados tienen menos probabilidades de sufrir de gripas y diarreas, porque la leche materna es la primera vacuna que recibe un ser humano.

Fortalece el sistema inmunológico del bebé y es el alimento adecuado para el sistema digestivo del recién nacido, que todavía se encuentra inmaduro.

En cuanto a los beneficios para la madre, las mujeres que lactan tienen menos probabilidades de sufrir cáncer de mama y cáncer de ovario. Además, lactar las ayuda a bajar más pronto de peso y genera en su cerebro sustancias químicas que producen bienestar.

En cuanto a la relación entre madre y bebé, la lactancia fortalece el vínculo, y varios estudios han encontrado que ese primer contacto entre los dos, así como la relación que se crea al lactar, ayuda al bebé a ser más empático y a ser más considerado con los demás.

Como afirma Carmen Carrillo Solano, pediatra de la clínica La Colina, el bebé lo que más necesita al nacer es amor, comida y calor, y las tres cosas las recibe de su madre durante la lactancia.

CATALINA GALLO
PARA EL TIEMPO@cgallo09

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA