Medio Ambiente

Bogotá y Medellín siguen siendo las ciudades con peor calidad del aire

Así lo informó el Ideam en su más reciente informe sobre el estado de calidad del aire en Colombia. 

Aire en Medellín

Imagen de la contaminación del aire en Medellín. 

Foto:

Jaiver Nieto

17 de julio 2018 , 04:39 p.m.

Por quinto año consecutivo, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) presentó el informe más actualizado que hay sobre la calidad de aire en Colombia, así como los cambios que se han evidenciado en algunas regiones del país y los retos que se tienen por delante.

En el aire se encuentra disuelta o en suspensión una mezcla bastante compleja de partículas líquidas y sólidas, o sustancias orgánicas e inorgánicas, que varían en tamaño, forma y composición. Este informe evalúa las partículas menores a 2.5 micras (PM 2.5), las menores a 10 micras (PM 10), el dióxido de nitrógeno, el ozono, el monóxido de carbono y el dióxido de azufre.

De acuerdo con los datos recopilados para el año 2017, dados por las Corporaciones Autónomas Regionales correspondientes, Bogotá y Medellín continúan siendo las ciudades más contaminadas del país; en otras palabras, los ciudadanos de estas capitales respiran la peor calidad del aire en Colombia. 

En ambas ciudades, las mayores concentraciones de PM10 se presentaron en las estaciones Carvajal - Sevillana en Bogotá; Las Américas en Yumbo; Tráfico Centro en Medellín; Molinos en Santa Marta y Éxito San Antonio en Medellín.

Para PM 2.5, las mayores concentraciones se presentaron en las estaciones Tráfico Sur en Sabaneta, Tráfico Centro en Medellín, Carvajal-Sevillana en Bogotá, Universidad Nacional Facultad de Minas en Medellín y Corporación Lasallista en el municipio de Caldas.

“Es importante señalar que existen algunas regiones del país que requieren de especial atención, debido a que presentan tendencias preocupantes en cuanto a las concentraciones de contaminantes. El reto consiste en fortalecer cada vez más el monitoreo, contar con datos de calidad y trabajar de manera conjunta con los sectores, para lograr el cumplimiento a futuro de los límites establecidos por la nueva norma”, advierte el director del Ideam, Ómar Franco.

El reto es diseñar e implementar los Sistemas de Vigilancia para municipios cuya población supera los 150.000 habitantes

La nueva norma a la que se refiere Franco es la Resolución 2254 de 2017, que plantea las acciones que se deben tomar desde el Gobierno Nacional para alcanzar niveles adecuados que permitan proteger la salud de los colombianos. Para ello se planteó avanzar hacia la medición de la calidad del aire en tiempo real, mantener informada a la población local, establecer los niveles para declarar los estados de prevención, alerta y emergencia, así como hacer una transición a energías más limpias.

Y es que el panorama adquiere mayor relevancia al saber que el 87 por ciento de la población colombiana vive en lugares donde los niveles de calidad del aire son perjudiciales para la salud. Según la Orgnización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provoca cada año 4,2 millones de defunciones prematuras; el 91 por ciento se producen en países de bajos y medianos ingresos; 8.000 muertes al año estarían relacionadas con la baja calidad del aire; y el costo para el país de este problema está cerca del 2 por ciento del PIB ($15,4 billones de pesos).

“El aire puede ser un bien público o un mal público. Aquí no podemos excluir a nadie de que lo respire, pero lo que sí es cierto es que hay mucha evidencia científica sobre la relación entre la contaminación del aire y la salud, los costos en la atención hospitalaria, la falta de productividad dentro de las empresas e incluso el ausentismo escolar. Todos contribuimos al problema pero no todos en la misma magnitud, y todos nos vemos afectados pero no de la misma manera”, asegura Jorge Bonilla, profesor de la facultad de Economía de la Universidad de Los Andes

Según el Instituto Nacional de Salud, en el año 2015, 15.749 personas murieron por causas relacionadas con la contaminación. De ellas, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), 10.527 estarían asociadas a la polución por material particulado y 4.427 a la quema de combustibles sólidos.

Los esfuerzos

Los esfuerzos, sin embargo, poco a poco van mostrando resultados. A diciembre de 2016 el país contaba con 163 estaciones de monitoreo, de las cuales 145 eran fijas y 18 indicativas; mientras que a diciembre de 2017 el total de estaciones de monitoreo ascendió a 204, de las cuales 166 son fijas y 38 indicativas, lo que representa un aumento del 25 por ciento en el total de estaciones para generar datos.

Sin embargo, no todos los datos funcionan. Hay algunas estaciones en las que los equipos han llegado a su vida útil, en las que ha habido acciones vandálicas, errores en los procesos de mantenimiento y calibración, entre otros que necesitan inversión del Estado y fortalecer capacidades técnicas.

En lo relacionado con el indicador general de cumplimiento de la norma de calidad del aire, en 2016 el 65.6 por ciento de las estaciones de monitoreo reportaron cumplimiento de la norma, cifra que aumentó en 2017 con un 88 por ciento de las estaciones cumpliendo.REDACCIÓN MEDIOAMBIENTETwitter: @ElTiempoVerde

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA