Medio Ambiente

La casa ‘cero’ emisiones de carbono que diseñó Harvard

La universidad le dio vida a un ambicioso proyecto arquitectónico amigable con el medioambiente.

Proyecto HouseZero

La construcción tiene 285 sensores que generan cerca de 17 millones de datos diarios.

Foto:

EFE

Por: EFE
08 de enero 2019 , 08:15 a.m.

Por fuera tiene el aspecto de una casa convencional y apenas se distingue de las que la rodean, pero por dentro, este edificio construido antes de la década de 1940 está dotado con los sistemas de eficiencia energética más avanzados del momento. Ahora es el prototipo de la nueva generación de ‘casas verdes’, porque su consumo energético y emisiones contaminantes son casi nulos.

Por eso la han llamado la Casa cero (HouseZero). Cuenta con tres plantas y está construida con un entramado de madera, revestimiento de cedro y techo inclinado, y reacondicionado y reequipado con los últimos adelantos tecnológicos, por lo que se ha convertido en el laboratorio más ambicioso creado hasta ahora para diseñar las casas amigables con el medioambiente.

El edificio se rehabilitó para tener un consumo reducido de energía para calefacción y refrigeración y ‘cero’ iluminación eléctrica durante el día, que produce ‘cero’ emisiones de carbono y con una ventilación 100 por ciento natural, según informa la firma noruega Snøhetta, principal arquitecto del proyecto.

Se prevé que producirá más energía a lo largo de su vida útil de la que se utilizó para construirla, renovarla y hacerla funcionar.

HouseZero se sitúa en una calle residencial en Cambridge, Massachusetts (EE. UU.) y es la sede reacondicionada del Centro Harvard para Edificios y Ciudades Verdes (CGBC, por sus siglas en inglés), que lo utilizará con un triple propósito: prototipo de vivienda sostenible de última generación, lugar de trabajo y herramienta de investigación.

Este proyecto también es una infraestructura de recolección de información, un ‘cerebro’ que contiene varios kilómetros de cables y 285 sensores que generan casi 17 millones de datos al día. Según el CGBC, esta información permite que el edificio se ajuste automáticamente a variables internas y externas, como la temperatura del aire o los niveles de lluvia y CO2.

“Los datos recogidos ayudarán a diseñar la próxima generación de edificios ultraeficientes, que promuevan la eficiencia energética, la salud y la sostenibilidad, en casas nuevas o reacondicionadas”, afirma Ali Malkawi, director fundador del CGBC y creador y líder del proyecto.

Los datos recogidos ayudarán a diseñar la próxima generación de edificios ultraeficientes, que promuevan la eficiencia energética, la salud y la sostenibilidad

Datos y curiosidades

Estas son algunas de las características de la Harvard HouseZero que la convierten en una casa verde única en su tipo:

- La ventilación natural la opera un sistema controlado mediante ‘software’ y sensores que miden la temperatura, humedad y calidad del aire interior y exterior, y que abre y cierra las ventanas automáticamente y mantiene un ambiente saludable todo el año.

La ventilación cruzada se usa para ajustar las necesidades de calefacción y refrigeración en toda la casa.

- En lugar de ser una ‘caja sellada’, la envoltura constructiva y los materiales del edificio interactúan con las estaciones del año y el ambiente exterior de una manera natural, lo que permite que la casa se adapte constantemente –a veces a diario– al entorno, para garantizar el confort térmico de sus ocupantes.

- La casa necesita muy poca energía para funcionar y su techo incorpora paneles fotovoltaicos (solares) para proporcionar electricidad renovable, para su climatización y para el funcionamiento de los equipos.

- Su cubierta está acristalada, con esto se aprovecha la luz y el calor solar para iluminar el interior de la casa y ayudar a ventilarla.

- El tejado, los tragaluces y las ventanas permiten una máxima entrada de luz solar durante el invierno, y limitan la entrada de luz natural directa en verano, eliminando la necesidad de iluminación artificial durante las horas diurnas cuando el cielo no está nublado.

- La hermeticidad del aire, impermeabilidad y aislamiento han sido aumentados mediante mejoras en las paredes y tejados. Algunos materiales ayudan a absorber y liberar naturalmente la humedad en el aire.

- Las necesidades eléctricas son mínimas y se abastecen mediante las tejas fotovoltaicas situadas en el tejado, en tanto que la electricidad generada por la energía solar se almacena en baterías situadas en la casa, devolviendo a la red eléctrica el excedente de corriente renovable y limpia, no utilizado en la casa.

- Al cabo de 60 años de vida útil prevista, el excedente de electricidad producido por la casa y devuelto a la red eléctrica, compensará las emisiones de carbono producidas al generar la energía que se ha utilizado en todos los procesos constructivos de la casa, como su construcción, la fabricación y transporte de sus materiales, mantenimiento y desmantelamiento final.

- Un sistema de energía geotérmica conectado a una bomba aprovecha el calor natural de la tierra y lo reutiliza para calentar o enfriar el agua, dependiendo de la estación del año.

- Un panel solar-térmico, situado en el tejado, proporciona el agua caliente de uso doméstico.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA