Educación

Luego de 53 días de paro, Gobierno y estudiantes siguen en discordia

Según líderes universitarios, 2 puntos tienen estancada la negociación. El lunes siguen los diálogos

Marchas estudiantiles

Los estudiantes planean nuevas movilizaciones para diciembre.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Por: Camilo Peña Castañeda
01 de diciembre 2018 , 11:28 p.m.

Todavía no hay humo blanco entre el Ministerio de Educación y estudiantes de universidades públicas. Las partes se han sentado a negociar en nueve ocasiones y aún no han encontrado una solución para poner fin a un paro nacional que ya completa 53 días.

El cuello de botella que tiene estancada la negociación entre las partes radica en los recursos financieros para la educación superior pública.

Jennifer Pedraza, estudiante de economía en la Universidad Nacional de Bogotá y vocera de los universitarios en las negociaciones, explicó que el Gobierno todavía no ha presentado una propuesta que logre solucionar el déficit financiero de las instituciones para el 2018, que según los universitarios se estima en 500.000 millones de pesos.

Hay dos discusiones en las que todavía no tenemos un acuerdo claro. La primera son los recursos para este año, es decir, las universidades que no tienen hoy cómo pagar a las profesores o de qué manera pagar los servicios públicos. Y el segundo punto son los recusos de la base presupuestal, es decir, la plata con la que cuentan fijo las universidades cada año y que crecen mínimo con el índice de precios al consumidor (IPC)”, señaló Pedraza.

Según dice la joven, los estudiantes han presentado varias propuestas sobre esos requerimientos, pero “el Gobierno aún no cede”.

Alejandro Palacio, presidente de la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles (Acrees) y también vocero estudiantil en los diálogos, explicó las propuestas que plantearon para lograr liberar recursos.

Nosotros hemos demostrado que el Gobierno sí tiene dineros que aún no se han ejecutado y que para el 31 de octubre sumaban alrededor de 51 billones de pesos

“Nosotros hemos demostrado que el Gobierno sí tiene dineros que aún no se han ejecutado y que para el 31 de octubre sumaban alrededor de 51 billones de pesos. Solo con usar el 1 por ciento de ese dinero podríamos subsanar el déficit de la educación pública. También planteamos que se pueden liberar las utilidades desde el Icetex, que hoy suman alrededor de 600.000 millones de pesos”, señaló Palacio.

Pero, para los jóvenes, la propuesta más “interesante” es la de destinar dinero a partir de la actual reforma tributaria.

“Con la Ley 1819 de 2016 se plantean recursos adicionales para las instituciones públicas, específicamente para funcionamiento. Nuestras proyecciones indican que si eso se cumpliera, las universidades recibirían alrededor de 5,3 billones en los próximos cuatro años. Lo lamentable es que el Gobierno ya comprometió ese dinero con otras cosas”, dijo Palacio.

La propuesta financiera más contundente que ha presentado el Ministerio de Educación y de Hacienda en las negociaciones es la de adicionar un punto porcentual en el Plan Nacional de Desarrollo. Es decir, se planteó el equivalente al índice de precios al consumidor (IPC) más 3,5 por ciento para el 2019, el IPC más 4 por ciento para los años 2020 y 2021, y en el año 2022, 4,5 por ciento por encima de la base del IPC.

Esto implica el aumento de un punto porcentual adicional a lo que se había fijado con los rectores. En plata blanca, esto significa cerca de 36.000 millones de pesos más (descontando la inflación para la base presupuestal).

Todo recurso adicional es valioso, pero siguen siendo insuficientes. Ese 1 por ciento no solucionará el déficit histérico de 3,2 billones de pesos en funcionamiento”, afirmó Palacio.

Entre tanto, los universitarios informaron que planean nuevas movilizaciones el 6 y el 13 de diciembre.

No todo es plata

Superar el paro con recursos, y nada más, sería un muy mal negocio para el país, evidencia Carlos Mario Lopera, director del Observatorio de la Universidad Colombiana.

Lo que realmente se espera, de forma positiva, de toda esta situación debe ser la aparición del anhelado escenario de concertación nacional sobre los protagonistas, roles, responsabilidades y fines de la educación superior”.

Para el experto, el mes y medio de marchas y suspensión de actividades en la mayoría de las universidades públicas “no tiene en jaque al gobierno Duque sino a la institucionalidad y a la estructura del Estado”.

Por eso se reafirma en la necesidad de preguntarse ‘¿hacia dónde se dirige nuestra universidad y cuál es el proyecto de país que debe ayudar a construir o, incluso, cuestionar?’.

CAMILO PEÑA CASTAÑEDA
Redacción Educación
@penacamilo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA