Educación

¿Están preparadas las aulas para las nuevas tecnologías?

Estudios aseguran que computadores, tabletas y otras herramientas no se utilizan con eficacia.

Tecnología para educar niños

Según el Ministerio de Educación, en Colombia hay un promedio de siete alumnos por dispositivo electrónico.

Foto:

123rf

22 de julio 2018 , 05:47 p.m.

Aunque nadie niega el potencial educativo que tienen tecnologías como la inteligencia artificial, el big data, la internet de las cosas y la realidad virtual, diversos estudios muestran que las aulas de clase no están completamente listas para incorporarlas.

Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), herramientas “tradicionales” como el computador y las tabletas electrónicas no han sido “costo-efectivas” porque son caras y no se ha evidenciado que generen mejoras en lectura, matemáticas o ciencias en los países que invirtieron en ellas.
“Se pensó que si se le daba un computador y una tableta a cada estudiante, iban a aprender mágicamente, pero el proceso enseñanza-aprendizaje es más complejo”, dice Emiliana Vegas, jefa de la División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En todo caso, aclara, no se trata de darle la espalda a la tecnología. “Esta puede ser costo-efectiva si se usa en un proceso pedagógico guiado”, admite.

Si se mira el caso colombiano, hay siete estudiantes por cada dispositivo tecnológico (computador o tableta), en promedio, según las cifras del año pasado que maneja el Ministerio de Educación (MEN).

Sin embargo, los expertos coinciden en que, más que la cantidad de aparatos por aula, el problema radica en el uso que se les da. “Es necesario que los sistemas escolares encuentren formas más eficaces de integrar la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje, de manera que los docentes dispongan de entornos que apoyen las pedagogías del siglo XXI y preparen a los niños con las habilidades necesarias para triunfar en el mundo del mañana”, señala Andreas Schleicher, director de Educación y Habilidades de la Ocde.

En las facultades de medicina ya se enseña anatomía con realidad virtual; en algunos colegios se utilizan el big data y la inteligencia artificial para prever las debilidades que tendrá un estudiante y empezar a solucionarlas desde una edad temprana, y hay dispositivos que analizan constantemente la temperatura del salón de clases para mantener un ambiente ideal.

Es necesario que los sistemas escolares encuentren formas más eficaces de integrar la tecnología en el aprendizaje, de manera que los docentes dispongan de entornos que apoyen las pedagogías

No obstante, se trata de casos muy puntuales. En realidad, el uso de estas nuevas tecnologías no es una tendencia en la educación. Alberto Bustamante, director de Educación de Microsoft para América Latina, dice estar preocupado porque no hay un país que se destaque por su adaptación al uso de estas nuevas tecnologías en el ámbito educativo, aunque reconoce que hay instituciones que lo están haciendo muy bien.

Un ejemplo de buenas prácticas pedagógicas con tecnología es el de Katerine Franco, de la Institución Educativa José Asunción Silva, en Medellín, quien quedó entre los 50 mejores profesores del mundo en el Global Teacher Prize del 2016. Con su proyecto enfocado en el uso de las tecnologías, logró que sus estudiantes mejoraran significativamente sus resultados en las pruebas Saber.

Ella cuenta que sus alumnos utilizan la tecnología para indagar, confrontar sus saberes previos mediante actividades colaborativas e intercambiar ideas con sus pares, todo fundamentado en el juego y asumir roles y retos. “Algunas de las acciones más llamativas para ellos son la creación de cuentos digitales con la herramienta croma, la de audiocuentos y reportajes, las pruebas con códigos QR y, sobre todo, los intercambios culturales cuando uso Skype para conectar mis clases con otras fuera del país”, explica Franco.

En su opinión, estas videollamadas generan habilidades fundamentales para la vida de los estudiantes, como aprender a respetar la diferencia.

“Las mediaciones tecnológicas no se deben enfocar en el uso instrumental del artefacto (laptop, dispositivo móvil, app, etc.), sino que se deben centrar en la construcción de habilidades en los educandos”, subraya la maestra. En pocas palabras, el medio no es el mensaje.

Sus alumnos utilizan la tecnología para indagar, confrontar sus saberes previos mediante actividades colaborativas e intercambiar ideas con sus pares, fundamentado en el juego y asumir roles y retos

Hacia el futuro

Alberto Bustamante, de Microsoft, señala que es necesario que la educación se enmarque en lo que está pasando en el mundo en términos tecnológicos. “Es importante adaptarse, porque la tecnología nos fuerza a tener nuevas habilidades –advierte–. Lo que se está viendo es que todos estos cambios tecnológicos están llevando a nuevos modelos de automatización y a la potencial eliminación de muchos tipos de empleo, así como a la creación de otros que ni siquiera existen y para los cuales mucha gente no está preparada”.

Emiliana Vegas, del BID, está convencida de que las nuevas tecnologías ofrecen un gran potencial para el sistema educativo, pero plantea que también pueden ser un factor que aumente las brechas en la educación. “Que solo las personas con recursos puedan acceder a estas nuevas tecnologías aumentaría las diferencias económicas y sociales”, advierte.

SIMÓN GRANJA MATIAS
EL TIEMPO@simongrma

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA