Educación
ANÁLISIS UNIVERSIDAD DE LA SABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Más ideas con menos palabras / En defensa del idioma

Poca claridad sobre las ideas que se transmiten lleva a la gente a recurrir a palabras poco útiles.

Diccionario

Además, si “pudimos observar”, pues es evidente que “observamos”. Y si las personas “estaban presentes allí”, nadie supondrá que estaban en Saturno.

Foto:

123rf.com

22 de febrero 2018 , 08:59 a.m.

La falta de claridad acerca de las ideas que se quieren transmitir lleva a mucha a gente a recurrir a una infinidad de palabras innecesarias. En el campo de la redacción, con frecuencia se cita la palabra “concisión” para indicar que una idea debe exponerse (escribiendo o hablando) con la cantidad suficiente de términos; la intención consiste en que no falten ni sobren.

No obstante, como 'el estilo es el hombre' (Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon), algunas maneras expresivas son tan redundantes y reiteradas que reflejan un discurso inacabable. Parlanchines hay por montones; escribientes desenfrenados, incontables. En el lenguaje oral, este recurso se renueva debido a la espontaneidad que lo caracteriza; pero en los escritos, por otro lado, la misma práctica tiende a configurar un texto denso, y a veces fastidioso.

Por eso, en esta oportunidad citaremos algunos casos para aumentar la concisión, y agilizar los procesos de la comunicación ganando tiempo y espacio. La recomendación (solo es eso) consiste en relegar la palabrería barata y obvia. Veamos:

1. “Es por eso que el sentido crítico es determinante en el desarrollo del pensamiento”. Suprimimos algunas palabras y notaremos que el significado es más claro y preciso: “Por eso, el sentido crítico es determinante…”.

2. “Puede decirse también que la historia está llena de inexactitudes”. Si también puede decirse, y se dijo, para qué decir “puede decirse”. Solo se dice y ya (porque puede decirse sin decir “puede decirse”): “La historia está llena de inexactitudes”.

3. “Las conferencias que se realizaron el sábado pasado en el auditorio causaron interés entre los asistentes”. Aquí dos asuntos: “realizar” sigue siendo el verbo comodín, y casi nunca aporta nada. Mejor: “Las conferencias del sábado pasado en el auditorio…”. Créanme: Si hubo conferencias, obvio, ¡se realizaron!

4. “Carlos revisó los documentos, y luego de hacerlo se dirigió al parqueadero”. Este “hacerlo” (¡qué curiosidad!) sigue haciendo de las suyas. ¿Es incompresible por qué tanto escribiente y hablante se contagia con este? No aporta nada a oraciones como esta. Es fácil el arreglo: “Carlos revisó los documentos y luego se dirigió al parqueadero”. ¿Cambió en algo el sentido?

5. “Los acuerdos que tienen los empresarios con los proveedores facilitan las importaciones”. El otro verbo machacado es “tener”. Casi siempre se usa aludiendo a la pertenencia. Por eso, acudir a las preposiciones “con” o “de” ayuda a fijar mejor la idea: “Los acuerdos de los empresarios con los proveedores facilitan las importaciones”.

Parlanchines hay por montones; escribientes desenfrenados, incontables

6. “Al llegar a la ceremonia, nosotros pudimos observar a las personas presentes allí”. Aquí, creo que ya la redundancia se nota, pero hay más para decir. Es difícil (muchísimo) observar a las personas ausentes (sin los pretextos de los dispositivos móviles); estas deben estar presentes. Además, si “pudimos observar”, pues es evidente que “observamos”. Y si las personas “estaban presentes allí”, nadie supondrá que estaban presentes en Saturno, sino allí, ¡en la ceremonia! Solo pido detenerse en cómo se reduce en extensión esta oración y al mismo tiempo gana en concisión: “Al llegar a la ceremonia, observamos a las personas”.

7. “Estos cuerpos extraños no presentan ningún tipo de movimiento durante 24 horas y permanecen totalmente quietos durante ese tiempo en medio de la plena oscuridad y sin un asomo de luminosidad” (extraído del informe científico de un astrónomo). A pesar de que alguien imagine que la oración no requiere de comentario alguno, me permito proponer una opción: “Estos cuerpos extraños permanecen absolutamente quietos durante 24 horas y en total oscuridad”.

8. “A medida que pasa el tiempo, las incesantes propuestas humanas acerca de la tecnología impiden pronosticar la forma como se vivirá en el futuro”. Este ejemplo de falta de concisión es campeón. Algunas preguntas: ¿Qué clase de acciones no suceden con el tiempo?, ¿los animales irracionales han propuesto cambios en la tecnología?, ¿es posible pronosticar el pasado?, ¿una “forma” acaso no es un “cómo”?, ¿“vivirá” está conjugado en futuro?, ¿en la oración nos referimos al ser humano o a otras criaturas?, ¿nos referimos a la vida del ser humano o a otra vida? Si saben las respuestas, la siguiente es una posibilidad de concisión: “Las incesantes propuestas en la tecnología impiden pronosticar la forma de vida”.

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
UNIVERSIDAD DE LA SABANA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA