Ciencia

Así es el supercomputador más potente e inteligente del mundo

La máquina Summit puede efectuar 200.000 billones de cálculos por segundo.

Summit

Con más de 340 toneladas, los gabinetes, el sistema de archivos y la infraestructura aérea de Summit pesan más que un gran avión comercial y ocupan una superficie de 520 m².

Foto:

Efe

06 de agosto 2018 , 02:27 a.m.

Es extremadamente veloz y potente, tiene una estética futurista y reluce; pero no se trata del último modelo de un carro de alta gama, sino de la nueva máquina de un laboratorio de física que revolucionará las investigaciones y que ha sido presentada como la supercomputadora científica más rápida e inteligente del mundo.
La supercomputadora Summit fue creada desde el Laboratorio Nacional de Energía Oak Ridge (ORNL), del Departamento de Energía de Estados Unidos, en Tennessee, tiene un rendimiento máximo de 200.000 billones de cálculos por segundo o 200 petaflops, según este laboratorio.biólogo del ORNL Dan Jacobson.

Summit, cuyo proceso de aceptación de proyectos se está efectuando en 2018 y a la que los equipos de investigadores seleccionados tendrán acceso a partir del 2019, será ocho veces más potente que Titan, el anterior sistema de alto rango del ORNL.
Con más de 340 toneladas, los gabinetes, el sistema de archivos y la infraestructura aérea de Summit pesan más que un gran avión comercial y, dado que ocupa una superficie de unos 520 metros cuadrados, podría cubrir el mismo espacio de dos canchas de tenis.

Asimismo, este aparato está conectado por unos 298 kilómetros de cables de fibra óptica, utiliza un sistema de archivos capaz de almacenar 250 petabytes de datos, equivalentes a 74 años de video de alta definición, y su sistema de enfriamiento bombea más de 4.000 galones de agua cada minuto, según el laboratorio de Tennessee.

El 25 junio del 2018, el sitio web TOP500, que publica un ranquin mundial de supercomputadores, informó que Summit ocupa el primer puesto en la lista de las máquinas más potentes de este tipo, con un rendimiento de 122,3 petaflops, en High Performance Linpack (HPL), punto de referencia usado para esta clasificación.
El segundo puesto lo ocupa el superordenador Sunway TaihuLight, un sistema desarrollado por el Centro Nacional de Investigación de Ingeniería y Tecnología de Computación en Paralelo (NRCPC) de China, e instalado en el Centro Nacional de Supercomputación de Wuxi, con una marca de 93 petaflops, en HPL.

Una potencia sin precedentes

Summit proporcionará una potencia de cálculo sin precedentes para la investigación en energía, materiales avanzados e inteligencia artificial (IA), entre otros campos, permitiendo conseguir descubrimientos científicos que antes eran impracticables o imposibles”, informa Morgan McCorkle, gerente de relaciones con los medios del ORNL.

El sistema IBM AC922 que lo compone consta de 4.608 servidores de cálculo, cada uno de los cuales contiene dos procesadores IBM Power9 de 22 núcleos y seis aceleradores de la unidad de procesamiento gráfico NVIDIA Tesla V100, interconectados con InfiniBand de 100 Gb/s Mellanox EDR de doble carril, y también posee más de 10 petabytes de memoria.

Además de la modelización (búsqueda de patrones en el mundo real) y de la simulación científica (reproducción de una realidad o experimentos mediante ordenadores), Summit ofrece oportunidades para la integración de la inteligencia artificial (IA) y los descubrimientos científicos, y para aplicar el aprendizaje automático (técnicas que permiten a la máquina aprender), según el ORNL.

“Con más potencia de computación y memoria, un enorme sistema de archivos de alto rendimiento y rutas de datos rápidas para unirlo todo, la computación acelerada de Summit permitirá a los investigadores obtener resultados más precisos con mayor rapidez”, señala Jeff Nichols, director asociado del laboratorio ORNL para ciencias computacionales.

Está conectado por unos 298 kilómetros de cables de fibra óptica, utiliza un sistema de archivos capaz de almacenar 250 petabytes de datos, equivalentes a 74 años de video de alta definición

Añade que el hardware optimizado para IA de Summit “ofrece una plataforma increíble para analizar conjuntos de datos masivos y crear programas informáticos inteligentes para acelerar el ritmo de descubrimiento”.

“Este sistema no solo es el más rápido del mundo, sino que además está optimizado para la IA en un mundo con una gran cantidad de datos, y con esta potencia de cálculo se pueden empujar los límites de la innovación y la tecnología para resolver lo que antes era irresoluble”, según el doctor John E. Kelly III, vicepresidente sénior de soluciones cognitivas e investigación de IBM.

“Podremos hacer conexiones y predicciones que nos ayudarán a avanzar en la investigación del cáncer, comprender los factores genéticos que contribuyen a la adicción a los opiáceos, simular interacciones atómicas para desarrollar materiales más fuertes y eficientes energéticamente, y comprender mejor las supernovas para explorar los orígenes del universo”, recalca Kelly III.

Cuatro áreas de investigación

“Entre los primeros proyectos programados para efectuarse en Summit, figuran las simulaciones más largas y profundas de las supernovas y de las características de sus elementos como el hierro y el oro, con una capacidad de computación al menos cien veces mayor que la disponible hasta ahora”, según el astrofísico Bronson Messer, de ORNL.

“Esta supercomputadora también contribuirá a desarrollar la próxima generación de materiales compuestos para almacenar, convertir y producir energía, al permitir ampliar y aumentar la complejidad de las simulaciones de sus fenómenos físicos y de sus comportamientos e interacciones subatómicas”, según el científico Paul Kent, de este mismo laboratorio.

Por su parte, la investigadora Gina Tourassi agregó que los sistemas de IA y aprendizaje automático de Summit también leerán, analizarán y clasificarán grandes volúmenes de textos, imágenes y datos médicos, “proporcionando una visión integral de la población con cáncer en EE. UU. y permitiendo descubrir relaciones ocultas entre factores como genes, sustancias corporales que indican un proceso anormal y el medioambiente”.

“La inteligencia artificial y capacidad de aprender de esta máquina también acelerarán la comprensión de la salud humana y enfermedades como el alzhéimer, la enfermedad cardíaca o las adicciones, al permitir analizar y relacionar grandes conjuntos de datos biomédicos y clínicos sobre los genes, proteínas y sistemas celulares humanos”, concluye el biólogo del ORNL Dan Jacobson.

Omar R. Goncebat
EFE REPORTAJES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA