Ciencia

Llega la moda de las casas-tubo apilables

Las grandes tuberías de hormigón reacondicionadas son una propuesta arquitectónica innovadora.

Casas-tubo apilables

Jonathan Kong, quien fue uno de los directores del proyecto hasta hace un tiempo, muestra cómo es por dentro una de las construcciones de James Law Cybertecture.

Foto:

Jerome Favre / EFE

04 de febrero 2018 , 12:25 a.m.

En Hong Kong, considerada una de las ciudades más caras del mundo y donde muchos de sus más de siete millones de habitantes viven en pisos de muy poca superficie, escasea el suelo disponible para edificar y los apartamentos son cada vez más caros.

Este escenario, que se repite en diversos grados en otras ciudades del mundo, agudizó la inventiva de los estudios de arquitectura, que proyectan soluciones innovadoras, como las denominadas casas-tubo.

Las Opod Tube House (casa-tubo Opod), concebidas por el estudio James Law Cybertecture (JLC), de esta capital china, son unidades experimentales de vivienda de bajo costo construidas a partir de una tubería de agua de hormigón de 2,5 metros de diámetro, informan sus diseñadores. Su diseño se basa en la utilización de una sólida estructura tubular de concreto para albergar un apartamento para una o dos personas con salón, cocina y baño, dentro de una superficie de 9,29 metros cuadrados, explican desde JLC.

Cada casa-tubo está equipada con cerraduras a las que se puede acceder en línea mediante un teléfono inteligente y muebles especialmente diseñados para ahorrar espacio, según este proyecto, presentado durante la feria internacional de diseños innovadores y creativos Design Inspire, celebrada hace unas semanas en esta ciudad de la República Popular China. Cada casa-tubo está formada por dos tuberías de hormigón de gran diámetro –de las que habitualmente se emplean para conducir el agua por el subsuelo de la ciudad– conectadas entre sí, asentadas sobre unos soportes que impiden que rueden y acondicionadas para alojar personas con seguridad.

Ventajas para el usuario

Las viviendas tubulares tienen cinco metros de largo y dos metros de ancho y de alto, disponen de un cuarto de baño con ducha, una cocina, un salón con sofá cama, un área de almacenamiento y dos puertas de cristal en cada extremo por las que se accede a la vivienda y que permiten la llegada de luz natural a su interior, según sus diseñadores.

También se pueden apilar unas sobre otras en muy poco tiempo, dando origen a un edificio modular de baja altura, y se pueden ubicar y reubicar en diferentes lugares, “ofreciendo las ventajas de crear espacios residenciales con rapidez, a bajo costo y fáciles de adaptarse a los distintos entornos”, expresan desde JLC.

“Las viviendas Opod Tube tienen beneficios para el medioambiente, las personas y las ciudades”, señala el arquitecto y diseñador James Law, fundador y director ejecutivo del estudio James Law Cybertecture.

“Además de ser seguras, tienen un costo extremadamente bajo y son asequibles para la mayoría de la población como alternativa a las viviendas de baja calidad”, explica Law a la agencia 'Efe' desde Hong Kong.

“En segundo lugar, en las Opod Tube se utiliza el exceso de producción de tuberías de agua de hormigón, las cuales están disponibles con facilidad y se producen en grandes cantidades para las industrias de la construcción y la infraestructura, lo que permite construir nuevas viviendas con una mayor rapidez que con los procesos de construcción convencionales”, agrega Law.

“En tercer lugar, se pueden trasladar y volver a desplegar y también se pueden agregar o quitar unidades de un edificio formado por Opod Tubes apiladas, a medida que cambian las condiciones y necesidades de la ciudad y sus habitantes”, añade.

“Esto permite disponer de un tipo de construcción más sostenible en términos medioambientales que otras que necesitan ser demolidas para construir un nuevo edificio”, destaca Law a 'Efe'.

Edificios sorprendentes

El estudio James Law Cybertecture presentó en Design Inspire un prototipo físico de un edificio de cuatro plantas, cada una de ellas conformadas por una hilera de casas-tubo contiguas: diez unidades a nivel del suelo, nueve unidades en la primera planta, ocho en la segunda y siete en la planta superior.

Con esta propuesta, JLC busca aportar una opción para maximizar el área residencial en una ciudad donde el alto coste de la vivienda restringe su acceso a una minoría.

Cada unidad tiene un costo de fabricación calculado en unos 15.300 dólares y puede construirse en menos de dos semanas.

RICARDO SEGURA
EFE Reportajes

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA