Novedades Tecnología

‘Blockchain’, la idea detrás del bitcóin, promete una revolución

La arquitectura de programación es el desarrollo más importante desde la masificación de internet. 

‘Blockchain’

Esta tecnología demanda mucha energía. En Reikiavik, por ejemplo, el ‘minado’ de criptomonedas consume más luz que todos los hogares.

Foto:

AFP

21 de julio 2018 , 09:52 p.m.

Hay granjeros que se dedican a la cría de animales o a producir leche y huevos que luego venden en el mercado. Néstor di Bello, un técnico en sistemas que trabajó toda su vida en empresas del sector tecnológico, decidió poner su propia finca en Buenos Aires, pero de un producto algo menos tradicional: criptomonedas.

Su proyecto, financiado por un fondo estadounidense, contempló la instalación de decenas de computadores en el barrio de Villa Ballester para ‘minar’ distintas monedas virtuales (la más conocida es el bitcóin) y obtener una ganancia en este proceso.

El empresario viajó por Islandia, Canadá y otras mecas de este rubro para armar su negocio. En el camino, estudió el potencial del blockchain, la arquitectura de programación que está por detrás de las criptomonedas más conocidas y cuyo potencial excede al mundo financiero.

Creada hace apenas diez años, esta tecnología de moda apunta a revolucionar para siempre los negocios que se basan en la provisión de confianza (notarios, abogados, contadores e instituciones en general), pero también el entretenimiento, la política, el sistema financiero y el comercio internacional, entre otras áreas. Los más entusiastas aseguran que no hubo una tecnología con un potencial disruptivo tan elevado desde la masificación de internet, hace ya 20 años.

Blockchain es una red global descentralizada, similar a un libro contable abierto, donde se asientan todas las transacciones de bitcoines del mundo. Pero los activos que se pueden certificar en esta arquitectura de software van más allá de esta moneda virtual: pueden ser bienes, servicios, contratos legales y hasta identidades de personas que se asocian a un bloque de código que luego se encadena con otros (de allí su nombre: ‘cadena de bloques’). Cada nodo (punto de la red) puede validar cada transacción, y el sistema se considera imposible de hackear (los costos de hacerlo son astronómicos y no se justifican).

Su proyecto contempló la instalación de decenas de computadores en el barrio de Villa Ballester para ‘minar’ distintas monedas virtuales y obtener una ganancia en este proceso

Esta es una de las denominadas tecnologías exponenciales (de altísimo crecimiento) que generan más entusiasmo y cuyos partidarios no se intimidan con la caída dramática que ha tenido el bitcóin en el 2018, al perder más de la mitad de su valor máximo en pocos meses.

En la literatura sobre innovación se suele hablar del fenómeno de ‘creatividad de supervivencia’ que se da en aquellos países que tuvieron procesos de crecimiento desde un punto de partida muy desfavorable, como Israel y Corea del Sur.

Sergio Lerner, programador contratado por Gavin Andresen, jefe científico de la Fundación Bitcóin, como auditor del código de seguridad de la criptomoneda, explica: “La revolución del blockchain tiene cinco motores: los pagos digitales más eficientes, las monedas no gubernamentales con emisión programada, los contratos inteligentes, la eliminación de las barreras de entrada a financiamiento para pequeñas empresas y el crecimiento del uso del celular como billetera electrónica”.

Lerner saltó a la fama diez años atrás por haber ‘descubierto’, en una suerte de trabajo arqueológico criptográfico, las unidades originales de bitcoines de Satoshi Nakamoto, el misterioso creador de la criptomoneda, que fue también su primer minero. Según sus reglas de base, los bitcoines se pueden obtener por transacción o ‘minándolos’ (como hace Di Bello en su granja) con poder computacional. Nakamoto posee alrededor de un millón de bitcoines que nunca se vendieron.

Aunque se suele enfatizar que esta nueva ‘máquina de confianza’ llegó para revolucionar los negocios basados en proveer algún tipo de validación externa entre partes (notarios, contadores, abogados, colegios profesionales, oficinas estatales, etcétera), lo cierto es que la onda expansiva de este meteorito excede a los jugadores tradicionales de la economía: empresas tan en la cresta de la ola de la innovación como Airbnb y Uber también aparecen con su modelo de negocios amenazado.
Al existir un proveedor de confianza descentralizado, cualquiera de nosotros podría intercambiar directamente un vehículo o un apartamento en forma temporal, sin tener que pagarle una comisión a una plataforma digital.

Para el tecnólogo y científico de datos Marcelo Rinesi, “blockchain no es principalmente una tecnología financiera, como se cree. Es una tecnología política y su campo de aplicación es el de los países en vías de desarrollo”, sostiene el profesor del Instituto Baikal.

Rinesi explica que “el principal problema que ataca blockchain es la confianza en un tercero. Hoy hay millones de personas en todo el mundo que no pueden confiar en el sistema financiero ni en las funciones más básicas del Estado. La confianza tarda décadas en construirse, y su escasez tiende a perpetuarse en contextos de incentivos viciados”.

En estas circunstancias, blockchain podría significar un ‘salto de rana’ en términos de desarrollo para naciones con baja o nula confianza en las instituciones. En su libro Down The Rabbit Hole, el emprendedor y evangelizador de blockchain Tim Lea plantea que esta tecnología puede ayudar a reducir de manera drástica la corrupción. “En teoría, ya puede hacerlo: sus capas son transparentes y auditables; el mayor desafío es su implementación, porque hay muchos intermediarios que viven de esta opacidad”, explica.

¿Un ejemplo concreto? La ONU ya está enviando a campos de refugiados en África la ayuda en ethereum (la segunda criptomoneda más conocida). Mediante contratos inteligentes se aseguran de que la plata llegue a los necesitados (cuya identidad se valida con reconocimiento del iris), que solo pueden gastarla en comida, educación y remedios.

Ban Ki-Moon, exsecretario general de la ONU, estimó en su momento que el 30% de la ayuda humanitaria se pierde en el camino hasta los destinatarios finales debido a los costos de intermediación financiera o administrativos, la corrupción, etc.

Según sus reglas de base, los bitcoines se pueden obtener por transacción o ‘minándolos’ (como hace Di Bello en su granja) con poder computacional

Lo que viene

“Lo más interesante no es blockchain a solas, sino lo que empieza a suceder cuando se combina con otras tecnologías exponenciales”, dice Pablo de Gregorio, quien desde Ernst & Young está trabajando en varias iniciativas que involucran a la red detrás del bitcóin con empresas grandes y pequeñas.

Para el comercio exterior, donde llevar una carga de un país a otro requiere en promedio 30 operaciones, esta tecnología se anticipa tan revolucionaria como lo fue la masificación de los contenedores de acero en las décadas del 60 y el 70. Según un informe del Foro Económico Mundial de este año, blockchain tiene el potencial de agregar un billón de dólares al comercio internacional.

“Si uno quiere saber por dónde viene la ola tecnológica, nada mejor que observar al sector defensa, los videojuegos y el entretenimiento para adultos”, recomienda Manuel Beaudroit, fundador del proveedor de servicios financieros Bitex. Estas tres áreas suelen ser pioneras en la adopción de nuevas tecnologías, y las tres están ensayando modelos de negocios apalancados en criptoalternativas.

Blockchain puede además revolucionar los consumos culturales masificando los micropagos. Hasta ahora, estos han sido antieconómicos en muchos casos porque el costo de transacción que imponen los bancos para adquirir una canción, por ejemplo, es mayor que el de la compra en sí.

En una producción cinematográfica, un contrato inteligente podría establecer a priori el pago para todas las partes involucradas y ejecutarlo automáticamente una vez la película esté estrenada y generando ingresos. Una banda de música con pocos –pero muy fieles– seguidores podría saltarse todo el laberinto de abogados, discográficas y regulaciones de derechos de autor y vender directamente 2.000 o 3.000 copias inhackeables de una canción.

La masificación de blockchain viene más lenta de lo previsto. Para empezar, se trata de una tecnología que necesita reescribirse constantemente millones de veces para no perder la consistencia, lo que la hace muy intensiva en el uso de energía. Pero como sostuvo Bill Gates, el dueño de Microsoft: “Tendemos a sobreestimar el cambio a dos años y a subestimarlo de aquí a diez años. No te dejes arrullar por la inacción”.

Criptoglosario

- Blockchain: Libro de contabilidad digital en el que las transacciones realizadas en bitcóin u otra criptomoneda se registran cronológica y públicamente. También se pueden inscribir allí otros bienes y servicios.

- Bitcóin: Unidad de moneda digital descentralizada que puede ser intercambiada por bienes y servicios.

- Criptomoneda: Moneda digital que utiliza técnicas de cifrado para regular la generación de unidades de moneda y verificar la transferencia de fondos, que operan por fuera de los bancos.

- Initial Coin Offering (ICO, oferta inicial de criptomonedas): Ocurre cuando alguien ofrece a los inversores unidades de una nueva criptomoneda a cambio de criptomonedas como bitcóin o ethereum.

- Nodo: Es esencialmente una computadora conectada a la red de criptomonedas.

- Ether (Éter): Token nativo de la cadena de bloques de ethereum, la segunda más popular luego de bitcóin, que se utiliza para pagar tarifas de transacción, recompensas de mineros y otros servicios en la red.

SEBASTIÁN CAMPANARIO 
LA NACIÓN (ARGENTINA)

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA