Novedades Tecnología

'Una era de armas descargables, tan fáciles de obtener como la música'

Juez en EE. UU. bloqueó temporalmente la publicación de planos de pistolas, que se imprimen en 3D.

‘Imprima su propia arma de fuego: instrucciones aquí’

En la figura rectilínea de color blanco de The Liberator está planteada la promesa de un mundo en el que cualquiera pueda fabricar sus armas, sin permisos ni regulaciones.

Foto:

kamenev CC

01 de agosto 2018 , 12:12 p.m.

Su creador, que la presentó en 2013, la llamó The Liberator. Cody Wilson, por entonces estudiante de Derecho en una universidad de Texas, la diseñó como una pistola pequeña, con especificaciones rudimentarias, y la fabricó usando una impresora 3D convencional.

Pero, más allá de la pistola, la revolución que persigue Wilson está plasmada en la plataforma que creó, Defense Distributed, en la que espera poner a disposición de cualquier persona los planos para la impresión de armas de fuego a voluntad. Eso no era posible hasta ahora, en virtud de la oposición del Departamento de Estado de Estados Unidos Para esta entidad, dependiente de la Presidencia, subir a la red archivos CAD que pueden ser descargados en cualquier lugar del mundo para fabricar armas equivaldría a exportarlas sin cumplir los requisitos de ley.

Pero, a partir del primero de agosto, eso va cambiar.

Bajo la administración Trump, los abogados de la Casa Blanca firmaron un acuerdo con Defense Distributed, con lo que, en la práctica, aceptan como legal la posesión y distribución libre de modelos 3D para la impresión de los componentes de un arma de fuego. En términos sencillos, pueden tenerse y distribuirse los planos y pueden fabricarse y almacenarse las armas, solamente está prohibido venderlas.

Así que, aunque en rigor no se trate de la primera arma de fuego fabricada mediante impresión 3D, en la figura rectilínea de color blanco de The Liberator está planteada la promesa de un mundo en el que cualquiera pueda fabricar sus armas, sin permisos ni regulaciones. Es algo que para Wilson y sus seguidores es un sueño anarquista hecho realidad, pero para otros, una pesadilla de armas sin control.

* Actualización: 
El juez de distrito Robert Lasnik, en Seattle (Estados Unidos) bloqueó la publicación de planos para fabricar armas en impresoras 3D horas antes de que salieran a Internet. La distribución de los documentos estaba prevista para este miércoles luego de un acuerdo que el Gobierno del presidente Donald Trump había alcanzado con una empresa con sede en Texas. Sin embargo, varios estados presentaron demandas para frenar la distribución de los diseños que permitirían elaborar armamento que no sería detectado en revisiones de seguridad.

Esta victoria legal es el comienzo de la era del arma descargable, tan fácil de    descargar como la música. Habrá servicios  de ‘streaming’ para semiautomáticas

¿Fusiles de asalto?

Hoy, The Liberator es apenas una en un catálogo de armas que se pueden imprimir en casa y que incluye pistolas, rifles y hasta fusiles de asalto como el AR-15. La primera versión de la pistola podía dispararse un máximo de seis veces. El año pasado, un fusil impreso en 3D disparó más de 600 balas en una prueba.

Se estima que los planos de The Liberator fueron descargados más de cien mil veces antes de que el Departamento de Estado de EE. UU. ordenó suspender esa función, considerando que violaba la normativa sobre la distribución de armas de fuego. A pesar de que fueron desmontados en ese sitio, rápidamente pasaron como archivos descargables en sitios como bit.torrent. Allí, junto con el más reciente episodio de Game of Thrones, los ‘piratas’ ofrecían los planos para imprimir su pistola.

Pero, ahora que el acuerdo puso fin a la prohibición, no hay razones por las cuales un inter-nauta cualquiera no pueda hallarlos legalmente, con una simple búsqueda, y, tras descargarlos, proceder a construir su propia arma. Esta sería imposible de rastrear, pues no contaría con un serial y no mediarían en la transacción estudios de antecedentes o periodos de espera.

Es más, en armas como The Liberator, hechas prácticamente de plástico en su totalidad, tuvo que incorporarse un tubo de acero que, a la vez que aumenta su resistencia, hiciera posible su detección en sistemas como los empleados en los aeropuertos.

Armas fantasmas

Lo cierto es que, incluso antes de su victoria judicial, Wilson hacía uso de la tecnología para eludir los controles vigentes para las armas en EE. UU.

Su principal fuente de ingresos, ha declarado, es la venta de Ghost Gunners, que básicamente son máquinas fresadoras multipropósito que hacen uso de software libre para ‘terminar’ piezas incompletas para armas como las pistolas Glock y el AR-15.

Bajo la legislación estadounidense, las piezas incompletas pueden venderse libremente, por lo que alguien con una de estas máquinas puede completar en su casa armas que de otro modo estarían controladas.

WILSON VEGA
@WilsonVega

*Actualización del 1 de agosto de 2018. 

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA