Proceso de Paz

Militares, guerrilleros y ‘paras’ aceptan entregar archivos reservados

Francisco de Roux, presidente de Comisión de la Verdad, habló de la solicitud de esta información.

Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad

De Roux fundó el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio.

Foto:

Rodrigo Sepulveda / EL TIEMPO

Por: Yamid Amat
15 de julio 2018 , 05:08 p.m.

Gobierno, Fuerzas Militares, guerrilla, paramilitares, empresarios, víctimas, campesinos e indígenas aceptaron entregar a la Comisión de la Verdad, que preside el sacerdote Francisco de Roux, todos los documentos e informaciones que posean sobre el conflicto que vivió Colombia desde el año 1953, incluyendo aquellos escritos y comprobantes que se mantienen bajo estricta reserva.

Así lo revela el propio presidente de la comisión, el padre Francisco de Roux, en entrevista para EL TIEMPO.

¿Qué tipo de mecanismos acordaron con el ministro de Defensa?

Mecanismos de análisis de las solicitudes de la comisión y de trabajo entre las dos instituciones, en un proceso de diálogo y colaboración.

¿Y cuál es la hoja de ruta que seguirán?

La agenda de intercambios y procedimientos para acceder a la información que la comisión necesita para el cumplimiento de su misión.

El comunicado dice que se dará cumplimiento cabal al mandato de la comisión. ¿Eso supone que el Ministerio de Defensa aceptó entregar todos los documentos e información que esta requiera para su misión?

Sí. Dentro de un trabajo que tenga en cuenta las misiones de ambas instituciones.

¿Cómo recibieron a la comisión el ministro de Defensa y los mandos militares?

La reunión del viernes se desarrolló en un ambiente de confianza, seriedad, sinceridad y claridad, y en el propósito de contribuir juntos a la paz.

¿Y está satisfecha la comisión con el proceso?

Las conversaciones han sido con altura y el mayor respeto. No solo con el ministro, sino también con el general Mejía, comandante general de las Fuerzas Armadas. Ellos han entendido la responsabilidad que tenemos. Quiero decirlo con mucha fuerza: nosotros no somos una ONG de derechos humanos, no somos oposición política, no estamos en contra de ningún partido, ni de ninguna institución ni de los personajes que están en la política; no estamos, por supuesto, en contra del Ejército ni estamos en contra de las Farc. Somos una entidad autónoma e independiente.

Nosotros no somos una ONG de derechos humanos, no somos oposición política, no estamos en contra de ningún partido

¿Todo eso qué garantiza?

Que somos conscientes de nuestra responsabilidad como una institución del Estado en contra de la mentira, en contra del miedo, en contra de los silencios que hemos guardado. Y nuestro propósito único es conocer la verdad. Iván Duque dice: “Pasemos la página”. Nosotros quisiéramos decirle: “Pasemos BIEN la página”, pasémosla sustentada en la verdad, no tengamos miedo a la verdad de lo que pasó.

No se puede llegar a una paz estable y duradera si no se conoce la verdad. También las víctimas traen sus verdades.

¿Y ya en eso están ustedes?

En eso estamos. Por todos los lados. Tenemos ocho millones de víctimas en este país. Esto ha sido muy bárbaro. Hemos escuchado a más de 2.000 personas en todas las regiones. Hemos estado con los movimientos de mujeres, con el dolor de los sindicatos, con las poblaciones indígenas y afros; hemos escuchado a las víctimas de las Fuerzas Militares y a grupos de empresarios.

¿Qué fue lo que lo condujo a usted a pedir toda la documentación y la información sobre el conflicto que posee el Ministerio de Defensa?

Solicitamos al ministro de Defensa la información sobre todos los antecedentes del conflicto, desde el año de 1953 en adelante, porque es la facultad y el mandato que tiene la comisión: el esclarecimiento de la verdad. Pedimos la documentación necesaria, incluso la reservada, que permita a la comisión llegar a una comprensión de lo que nos pasó durante el conflicto armado interno.

¿Por qué dice usted que es el mandato que tiene la comisión?

Es el mandato que tiene de allegar información. Textualmente, el artículo 15 del decreto 588 del año 2017, que creó la comisión, dice: “Todas las entidades del Estado presentarán su colaboración a la comisión para el cumplimiento de sus objetivos, mandatos y funciones, le brindarán toda la información que tengan a su disposición”. Más adelante dice: “La comisión podrá requerir de las instituciones públicas la información necesaria para el ejercicio de sus funciones, sin que pueda oponérsele reserva alguna”. Esto es de una fuerza supremamente honda y rotunda.

Hay sectores militares que se oponen a que su petición sea aceptada…

El artículo 17 de la ley que le menciono dice: “La negativa o negligencia de un funcionario o servidor público que impida o dificulte el desarrollo de las funciones de la comisión constituirá causa de mala conducta”.

Pedimos la documentación necesaria, incluso la reservada, que permita a la comisión llegar a una comprensión de lo que nos pasó durante el conflicto

¿Únicamente han solicitado la información y documentación que tiene Mindefensa?

No. Un solicitud análoga hemos hecho al Centro Nacional de Memoria Histórica, a la Unidad de Víctimas, a la Agencia Nacional de Tierras, a otras instituciones del Estado, a organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Y la vamos hacer a la Fiscalía y a la Procuraduría.

¿Y no la van a solicitar también a las Farc?

Por supuesto. Le dirigimos una carta.

¿Qué les piden ustedes a las Farc?

El conjunto de documentos, de información, de testimonios que requerimos para poder entender lo que nos pasó en el conflicto. Es muy importante entender que la responsabilidad nuestra es llegar a una visión comprensiva que incorpore puntos de vista de todos los lados y la participación de todas las partes. Necesitamos la información que nos permita encontrarnos en nuestras diferencias, incluso llegar a la compasión de nosotros mismos en la dura realidad de más de ocho millones de víctimas, más 80.000 desaparecidos, más de 30.000 secuestrados, posiblemente 3.000 o 4.000 falsos positivos; de las minas antipersonas, indígenas y afrocolombianos asesinados, soldados desaparecidos y políticos ultimados.

Concretamente, ¿qué es lo que buscan? ¿Qué es lo que piden?

Buscamos llegar a la verdad. Llegar a los archivos del Ejército, de la Policía, de las instituciones y de las organizaciones privadas. No para señalar responsabilidad individual, ni para judicializar a nadie. Queremos contribuir a que Colombia no le tenga miedo a la verdad y que el país encuentre una explicación de sí mismo para poder comprenderse. Nuestro mandato nos invita a crear escenarios en que se encuentren víctimas y responsables.

¿Ninguno de los documentos e información que ustedes recibirán del Ministerio de Defensa, de la guerrilla y de los paramilitares será revelado?

No, de ninguna manera. El mandato en eso es el de mantener la reserva más absoluta. Nada se puede decir ni filtrar al mundo judicial. A la JEP le corresponde establecer la verdad jurídica; nosotros establecemos la verdad histórica y la verdad humana; la información a la que nosotros accederemos no puede, ni debe ni será utilizada en procesos jurídicos contra personas o instituciones.

¿Ustedes no van a aceptar que haya nada reservado?

La respuesta está en el decreto que le he mencionado. Dice: “La comisión podrá requerir de las instituciones públicas la información necesaria para el ejercicio de sus funciones sin que pueda oponérseles reserva alguna”.

La paz busca verdad, justicia, reparación y no repetición. ¿Ninguna se puede cumplir si no se conocen los documentos o la historia que usted ha solicitado?

Ninguna. El proceso de paz está basado sobre dos cosas: el respeto a las víctimas –de todo lado, campesinos, empresarios, indígenas, mujeres, niños– y la verdad.

¿Para qué conclusión final necesitan documentos del Ministerio de Defensa, documentos de los guerrilleros, documentos de los militares?

¿Usted cree que uno puede llegar a una interpretación de lo que nos aconteció sin tener toda la información de los hechos, sin tener la información desde diversos puntos de vista? No pedimos la información para quedarnos en ella, sino para hacer la interpretación y poder dar la explicación de lo que nos pasó.

Buscamos llegar a la verdad. Llegar a los archivos no para señalar responsabilidad individual, ni para judicializar a nadie

.Entonces, claro, ¿habrá un documento final?

Claro. Esa es nuestra obligación. Es muy difícil y muy compleja. Luego de tres años de trabajo, estudio y análisis debemos entregarlo. Nosotros fuimos nombrados para tres años y estamos en la etapa de alistamiento.

Que termina, ¿cuándo?

La etapa de alistamiento termina a finales de noviembre. Ahí empiezan nuestros tres años de trabajo a fondo, de conversación con las instituciones. Trabajaremos en las regiones del país, en el territorio, escuchando las víctimas en todas partes.

¿Ese documento final revelará las pruebas que ustedes están recogiendo?

No vamos a revelar documentos como pruebas. El documento final estará basado en esos archivos y en los testimonios de las víctimas. Y serán conceptos y conclusiones de la comisión.

¿Y el documento final para qué servirá?

Para que todos los colombianos conozcan y comprendan lo que nos pasó. Y para invitarnos a todos a reconstruir un país donde, aceptando nuestras diferencias y comprendiendo la barbarie por la que hemos pasado, podamos levantarnos en paz y con gran determinación. Ese es el documento para la no repetición de lo que nos aconteció, para un ‘nunca más’. Es lo que hicieron y hacen las comisiones de la verdad en el mundo…

¿Las conclusiones supondrán acusaciones?

No haremos acusaciones de tipo legal, pero como muy bien lo dice el decreto que nos crea, tenemos el mandato de “esclarecer y promover el reconocimiento de prácticas y hechos que constituyen graves violaciones a los derechos humanos y graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario”. Y la obligación de “esclarecer las responsabilidades colectivas del Estado, incluyendo las del Gobierno y los demás poderes públicos, de las Farc Ep, de los paramilitares, así como de cualquier otro grupo, organización o institución nacional o internacional que haya tenido alguna participación en el conflicto”. Y, como llamada positiva, nos manda reconocer y valorar y mostrar el aprendizaje de multitud de procesos por la paz y los derechos humanos que se dieron durante el conflicto armado.

¿Las Farc qué respondieron?

Respondieron positivamente. Estamos en pleno diálogo. Están en la tarea de recoger la información y documentación que tienen como parte del conflicto.

¿Con quién dialogan?

Con todo el grupo que negoció la paz. Rodrigo Londoño ‘Timochenko’ y sus compañeros. Y hemos hablado con los más duros jefes de los paramilitares. Han manifestado su voluntad de contribuir con la verdad.

¿Por qué la comisión genera tantas dudas sobre su tendencia política? Militares en retiro dicen que ustedes no son imparciales…

Porque no conocen al grupo de los 11 miembros de la comisión. No somos parte de la oposición, no estamos en contra de ninguna persona ni de ninguna institución. Estamos en contra de la mentira, y solo queremos que se conozca la verdad.

¿Ustedes no tienen un prejuzgamiento en contra de los militares?

No, en absoluto.

¿Ni contra guerrillas o fuerzas paramilitares?

No, señor.

En la guerra, ¿tanta razón tenían unos como otros, o tanta sinrazón?

Pues, eso es lo que queremos investigar, esos juicios los daremos al final. Entre tanto, la única realidad que estaremos presentando es la verdad brutal del sufrimiento de las víctimas: la mamá del soldado que la guerrilla retuvo como prisionero y que sigue llorando y esperando que su muchacho vuelva; la comunidad del Chocó que fue arrasada por los paramilitares; las familias de los diputados del Valle del Cauca en su sufrimiento, dolor y en el llanto de sus niños; el drama de los indígenas.

Transmitiremos ese dolor para que el país lo sienta, para que los colombianos compartamos el impacto de los vulnerados, para que nos mueva a compasión, porque solamente de la compasión surge el sentimiento de responsabilidad. Lo que vivimos no puede volver a ocurrir.

Somos conscientes de nuestra responsabilidad como una institución del Estado en contra de la mentira, en contra del miedo, en contra de los silencios que hemos guardado. Y nuestro propósito único es conocer la verdad.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA