Proceso de Paz

Eln insiste en diálogo mientras mata a tres ex-Farc

Ese grupo guerrillero señala al Gobierno de no tener coherencia por no volver a la mesa de diálogo.

comandantes del Eln

(De izq. a der.) Alias Pablito, alias Antonio García, alias Gabino y alias Pablo Beltrán, jefes del Eln.

Foto:

Eln

31 de enero 2018 , 10:25 p.m.

Mientras la delegación de paz del Eln esperaba reunirse este miércoles, en Quito, con el jefe negociador del Gobierno, Gustavo Bell, encuentro que no se produjo debido a la decisión del presidente Juan Manuel Santos de suspender los diálogos de paz, tras los ataques que cometió esa guerrilla el fin de semana contra la Policía en la costa Caribe, se conoció un nuevo hecho violento de ese grupo, esta vez contra miembros del partido político Farc.

La denuncia la hizo el capítulo de Nariño del partido de la exguerrilla. Su dirigencia en ese departamento aseguró que el jueves pasado, personas que se identificaron como miembros del Eln retuvieron y posteriormente, el martes 30 de enero, asesinaron a William Rivera, Jhojan Silva y José Luis Cortés, integrantes de la Farc que estaban realizando tareas en una finca del municipio nariñense Santa Cruz de Guachavez.

Asimismo, denunció que Álex Santacruz, quien también fue retenido en el mismo hecho, todavía está en manos del grupo armado. Una comisión de la Policía y la Fiscalía, que ya está investigando los hechos, fue instaurada tras un consejo de seguridad realizado en Pasto, con motivo de esta denuncia.

El secretario de Gobierno de Nariño, Édgar Insandará, al concluir el consejo, dijo que “la Fiscalía confirmó la desaparición forzada de tres miembros del grupo político de las Farc” y que “lamentablemente aún no se sabe su paradero”.

La Fiscalía confirmó la desaparición forzada de tres miembros del grupo político de las Farc

Precisamente, el Comando Central (Coce) del Eln, máxima instancia de esa guerrilla, reiteró que a partir del 9 de enero, cuando terminó el cese bilateral de fuego y de hostilidades, sus estructuras “quedaron en libertad para continuar realizando operaciones militares que venían en curso desde los días previos” a la tregua, el primero de octubre.

Con esto, el Eln parece continuar su postura de no amainar la violencia, pese a la crisis que atraviesan los diálogos de paz.

Para Jairo Estrada, miembro de Voces de Paz y quien monitoreó la implementación de los acuerdos con las Farc en la legislatura pasada del Congreso, “lo sucedido en Nariño no tiene absolutamente nada de ‘revolucionario’”, y pidió al Eln “asumir seriamente el compromiso que dice tener con la paz”.

El Coce también señaló que estas dificultades solo se deben tratar en la mesa formal, por lo que insistió en el inicio de la quinta ronda de diálogo.

La guerrilla de ‘Gabino’ –máximo jefe de los elenos– tampoco parece entender la condición que puso el presidente Santos para iniciar el quinto ciclo de diálogo, consistente en que lo que dice la delegación guerrillera en Ecuador corresponda a las acciones que realiza en el país, es decir, que reduzca la intensidad del conflicto. Para el Coce, la coherencia más bien consiste en no desconocer la agenda de negociación que se pactó y continuar con su discusión.

El Gobierno pide coherencia para continuar los diálogos, estamos de acuerdo; actuar con coherencia significa respetar lo acordado frente a los testigos internacionales, implica cumplir los compromisos adquiridos; por tanto, lo procedente es instalar el ciclo quinto”, enfatizó.

Y, aunque es evidente que el accionar de sus estructuras no es comunicado a la dirigencia, como en el caso de los asesinatos de miembros de la Farc o los mismos ataques contra la Fuerza Pública en Barranquilla, el Eln insiste en que su mando es centralizado y que su delegación de paz ha dado el mandato a toda esa guerrilla de seguir negociando, “así como también –afirmó el Coce– para establecer un nuevo acuerdo de cese bilateral de fuego, en sus diversas modalidades, o de continuar las conversaciones en medio del conflicto, como ha sido el interés del Gobierno”.

Por lo pronto, no se vislumbra un cambio de posición del Eln que permita sacar del lodo los diálogos de paz. Esta crisis, de hecho, venía desde el 9 de enero, cuando terminó la tregua y el Eln decidió desatar una ola de violencia contra la Fuerza Pública y la infraestructura petrolera.

Tras el encuentro que sostuvieron la semana pasada, antes de que el Eln desatara aún más violencia, el jefe negociador del Gobierno, Gustavo Bell, y ‘Pablo Beltrán’, de la guerrilla, acordaron seguir buscando alternativas. Pero, ahora, una nueva cita es difícil sin hechos de paz.

Guerrilla estaría reclutando venezolanos

El comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto José Mejía, confirmó que la guerrilla del Eln sigue incorporando en sus filas no solo menores de edad en Chocó, Nariño, Arauca y la región del Catatumbo, sino también a migrantes venezolanos, “vulnerables por la condiciones en que llegan” al país. En palabras de Mejía, es preocupante esta nueva forma de reclutamiento porque son “gente sin convicción, sin entrenamiento, sin capacidad, y que se van a enfrentar a unas fuerzas militares capaces y entrenadas”.

REDACCIÓN PAZ
@pazELTIEMPO
redaccionpaz@eltiempo.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA