Proceso de Paz

Las prioridades del sur de Bolívar por primera vez las define su gente

Comunidades entregaron a Santos el primer plan de desarrollo. Esperan que nuevo gobierno lo respete.

Juan Manuel Santos

El presidente Santos, en la ceremonia en la que los habitantes de siete municipios del sur de Bolívar le entregaron su plan de desarrollo para la región.

Foto:

Renovación del Territorio

02 de agosto 2018 , 04:51 p.m.

Para la gente del sur de Bolívar como Jorge Otálora, presidente de la junta de acción comunal del corregimiento Cañabraval Bajo, del municipio de San Pablo, el hecho de que el Estado voltee su mirada y escuche por primera vez las necesidades de esa región, que sufrió en carne viva el conflicto, era solo una esperanza del acuerdo con las Farc.

Hoy, 21 meses después de haberse suscrito ese pacto de paz, eso ya es una realidad, y que llegue inversión pública para atender las prioridades de los habitantes de siete municipios de esa zona del magdalena medio es algo asombrosamente palpable.

Otálora es uno de los 6.300 delegados que participaron en la construcción del Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) que definió esas prioridades y busca cambiarles la cara a Arenal, Cantagallo, Morales, San Pablo, Santa Rosa del Sur y Simití, en Bolívar, y Yondó, en Antioquia. Para él, en ese plan están los “sueños” de sus habitantes.

Los pobladores de esa región, por intermedio de sus representantes reunidos en 54 asambleas, tradujeron esos sueños en 671 iniciativas que deberá impulsar el Estado en los próximos 10 años. Fueron acordadas en un diálogo inédito en Colombia para un plan de desarrollo liderado por la Agencia de Renovación del Territorio, primero a nivel veredal (en al menos 442 veredas), luego a nivel municipal y luego como subregión.

La gente lo que más pide son
vías para tener acceso a mercados
que permitan desarrollarnos. Pero también educación, hay veredas que no tienen profesor

Vías, vías y vías. “La gente lo que más pide son vías para tener acceso a mercados que permitan desarrollarnos”, dice Otálora, sin duda un líder social respetado en San Pablo, un municipio que aunque ya no están las Farc, aún tiene factores de zozobra. De ahí fue expulsada hace poco la profesora Deyanira Ballestas, por amenazas del ‘clan del Golfo’, y la semana pasada fue abatido por la Fuerza Pública Jacob David Acuña, alias Samuel o Samuelito, miembro de la dirección nacional del Eln y mano derecha de ‘Gabino’, máximo jefe de esa guerrilla.

Esa región, no obstante contar con el río Magdalena como vía de acceso, está apartada, desconectada. De hecho, para llegar a la capital del departamento, Cartagena, por la falta de carreteras, una persona puede tardar hasta 12 horas. Se necesitan al menos 580 kilómetros de vías, que incluyen puentes, cunetas y alcantarillado.

Las vías son urgentes también para que el plan de sustitución de cultivos ilícitos tenga éxito. Sin ellas –agrega Otálora–, las nuevas siembras legales no podrán ser comercializadas y se desestimulará a las cerca de 1.000 familias que han entrado en esa onda. De hecho, en la zona hay organizaciones como Asocalima o Asocafé, que han apostado por la sustitución con fríjol, cacao o café, y hoy, con el plan de desarrollo, esperan contar con un nuevo aire.

Asimismo, en este PDET el sur de Bolívar clama por oportunidades de educación. Así lo dice Ánderson Moreno, coordinador de la Escuela de Liderazgo Juvenil de Santa Rosa, quien afirma que en las veredas escasean los profesores y cuenta que la universidad más cercana para la región puede estar a al menos cinco horas.

Los PDET son las hojas de ruta que contempló el acuerdo de La Habana para guiar la inversión pública en las zonas más golpeadas por el conflicto. Es parte del punto uno de lo pactado con la hoy exguerrilla, la Reforma Rural Integral, y un instrumento clave para superar una de las causas estructurales de la violencia: la inequidad. En total son 16, y el del sur de Bolívar es el primero que está listo en todo el país.

El primero del país

Esta semana, el presidente Juan Manuel Santos lo recibió de manos de sus habitantes en un acto emotivo en Santa Rosa del Sur. “Nunca en Colombia, y en pocas partes del mundo, se ha hecho un ejercicio de consulta con las comunidades para que ellas sean las dueñas de sus planes”, dijo el mandatario saliente. Y agregó que la puesta en marcha de estos PDET “era una obligación del Estado colombiano” por tratarse de unas zonas históricamente abandonadas.

Santos anunció que para este plan, como los otros que se prevé culminar máximo en noviembre, ya está definida la financiación. Esos recursos ya fueron avalados en el Conpes 3932, del 29 de junio pasado, y, de acuerdo con este documento de política pública, son 2,14 billones de pesos.

PDET del sur de Bolívar

Hubo delegados para cada uno de los ocho puntos del plan. Aquí, una de las mesas de discusión.

Foto:

Juan Camilo Pedraza. EL TIEMPO

Los ocho pilares fundamentales de las discusiones de este plan, y sobre los cuales se deberán invertir esos recursos, se surtieron en torno al ordenamiento social de la propiedad rural y uso del suelo, la infraestructura y la adecuación de tierras; la salud rural, la educación rural y la primera infancia; la vivienda, el agua potable y saneamiento básico; la reactivación económica y la producción agropecuaria, más que todo con un modelo campesino; la garantía progresiva del derecho a la alimentación y la reconciliación, convivencia y construcción de paz.

Este Conpes, que fijó los lineamientos para la implementación del acuerdo de paz y el seguimiento a estas políticas públicas que lo desarrollan, garantiza la puesta en marcha de los 16 PDET, con un presupuesto total de 79,7 billones de pesos para un periodo de 15 años, entre los que están la visión a 10 años de los territorios y 5 más de seguimiento.


El sur de Bolívar es una de las regiones que demandan menos presupuesto. Las zonas que más inversión tendrán en los próximos años son la subregión del alto Patía y norte del Cauca, con 12,41 billones, y la del Pacífico y frontera nariñense, con 6,24.

Sin duda, uno de los retos que deberá afrontar esta política pública es la continuidad de los proyectos que las comunidades han priorizado. Aunque el presidente electo, Iván Duque, como es lógico, tendrá facultades para cambiar el Conpes de los recursos asignados, se supone que estos PDET, como desarrollo de lo pactado en La Habana, deben ser respetados por su gobierno y los siguientes dos mandatarios, conforme a lo señalado por la Corte Constitucional.

Así como el Papa dijo: ‘No se dejen robar la esperanza’, hoy les digo: no se dejen robar estos planes porque son la esperanza y son sagrados

La gente de la región no oculta los temores propios de saber que Duque llegó a la Presidencia siendo un contradictor del acuerdo de paz, pero, aun así, tienen esperanza de que llegue a impulsar estos planes, que son hijos de lo acordado. “En cualquier modelo de desarrollo se necesita inversión del Estado”, dice Otálora, quien además le pide a Duque que refuerce la seguridad en la zona, sobre todo para atender los problemas de delincuencia común que se desataron tras el desarme de las Farc.

Otro reto que tiene este plan para el Sur de Bolívar es que sus metas queden incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo, con los recursos y la institucionalidad suficientes para cumplir lo proyectado; entre las fuentes de financiación para viabilizarlo están el presupuesto general de la Nación, el sistema general de participación y las regalías. Pero otro desafío es que el presupuesto llegue de verdad a las iniciativas y no se quede en el camino. Para eso, el sur de Bolívar tendrá un grupo de veeduría que, a petición de la líder Luz Enith Quintero Suárez, el presidente Santos acordó que fuera liderado por mujeres.​

El Conpes 3932 fijó 2,14 billones de pesos de inversión para el desarrollo de los siete municipios del Magdalena medio

“Así como el papa Francisco vino a Colombia a decirnos: ‘No se dejen robar la esperanza’, hoy les digo: no se dejen robar estos planes, porque los acuerdos son sagrados y son del pueblo colombiano”, les dijo Santos a las comunidades de esta región del Magdalena medio.

Con los PDET para las antiguas zonas donde más se vivió la guerra, unos 170 municipios priorizados por el acuerdo de paz, el Gobierno calcula que se verán favorecidos uno 6,6 millones de habitantes, de los cuales 2,5 millones son víctimas.

Mariana Escobar, directora de la Agencia de Renovación del Territorio, contó que ya se han identificado 13.000 iniciativas luego de un proceso de depuración. Se calcula que unas 220.000 personas han participado en este proceso de diálogo que piensa abarcar unas 11.000 veredas del país. En estos días se espera la entrega del segundo PDET, en Arauca.

JUAN CAMILO PEDRAZA
REDACCIÓN PAZ
Santa Rosa (Bolívar)
@JCamiloPedrazaM
juaped@eltiempo.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA