Proceso de Paz

Solo faltan 3 de los 16 planes para las zonas afectadas por la guerra

11 de esos planes de desarrollo se han hecho en el gobierno Duque. 235.000 personas han participado.

PDET del sur de Bolívar

Hubo delegados para cada uno de los ocho puntos del plan. Aquí, una de las mesas de discusión.

Foto:

Juan Camilo Pedraza. EL TIEMPO

Por: Juan Camilo Pedraza
07 de enero 2019 , 10:55 a.m.

De los 16 planes de desarrollo para los territorios (PDET) que fueron los más golpeados por el conflicto, previstos en el acuerdo de paz con el fin de que no se repitiera allí la violencia ante el abandono estatal, ya solo faltan tres por terminarse: el de la sub-región de La Macarena y Guaviare; el del Pacífico medio y el de la cuenca del Caguán y el piedemonte caqueteño. Se espera que sean suscritos en este primer trimestre del año.

Esos planes tienen la novedad de ser construidos por los habitantes de esas zonas, de acuerdo con lo que realmente necesitan, en discusiones primero a nivel veredal, luego municipal y después como subregión. En los 13 planes que ya están listos, de los 16 que corresponden a igual número de subregiones, participaron más de 235.000 personas.

Las zonas que ya cuentan con una de estas hojas de ruta para los próximos 10 años, cuyo objetivo central es que puedan superar la pobreza, son la del Pacífico y frontera nariñense, Montes de María, Catatumbo, alto Patía y Norte del Cauca, Putumayo, sur de Bolívar, Arauca, sur de Córdoba, Chocó, Urabá antioqueño, sur del Tolima, el bajo Cauca y el nordeste antioqueño, Sierra Nevada y serranía del Perijá.

Si bien el proceso de construcción de esos programas ha durado en promedio entre 12 y 14 meses, y casi que responde a una dinámica propia, llama la atención que 11 se han terminado de construir en los primeros meses del gobierno del presidente Iván Duque, quien tuvo serias reservas sobre el acuerdo con las Farc. El expresidente Juan Manuel Santos solo dejó consolidados dos.

El actual consejero presidencial para el Posconflicto, Emilio Archila, tiene presente que estos PDET tienen que ver con ese “norte claro de la política de estabilidad” que lanzó el presidente Duque. “Es una visión de largo plazo, con acciones concretas en los territorios y focalizada en los derechos de las víctimas, que articulará la presencia del Estado en 16 subregiones”, sostiene.

El reto de la puesta en marcha de los PDET es muy grande porque ahora de lo que se trata es ver qué podemos hacer de eso que salió en el territorio y poder decir cómo se puede financiar

En total, esos planes tienen como propósito abarcar las prioridades para la gente de 11.000 veredas de los 170 municipios priorizados durante el posconflicto por sus históricos índices de violencia y de pobreza. De hecho, en estos habitan unos 2,5 millones de víctimas del conflicto y está ubicado el 57 por ciento de la población rural más pobre del país, según los índices de pobreza multidimensional, que mide el nivel de vida comparando los ingresos y la falta de acceso a derechos como la educación y la sanidad, entre otros.

Javier Rodríguez, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Las Vegas de Agustín Codazzi, dice que con este proceso se les ha "dado la oportunidad a las comunidades de decir cuáles son sus dificultades". Este cesarense que participó en las discusiones del plan de desarrollo para la serranía del Perijá -uno de los últimos en suscribirse- agrega: "todos los municipios coincidimos en que el principal problema son las vías terciarias”.

De los 170 municipios priorizados, que equivalen al 24 por ciento de la población rural, 120 ya tienen un plan para cubrir sus necesidades básicas.
Sin embargo, quizás lo más difícil no es la construcción de estos planes –si bien no fue fácil en algunas zonas por las deudas históricas del Estado con ellas, cuenta el director encargado de la Agencia de Renovación del Territorio, Juan Carlos Zambrano–, sino transformar las realidades del día a día en las comunidades.

Del total de las más de 23.000 acciones e iniciativas que contemplan esos planes territoriales, y que se tienen que articular con el Plan Nacional de Desarrollo de Duque, cuya discusión el Congreso prevé iniciar en febrero, la mayoría tiene que ver con educación. Le siguen aquellas relacionadas con reactivación económica y producción agropecuaria, e infraestructura como vías, puentes, etc. (Ver gráfico).

“El reto de la puesta en marcha de los PDET es muy grande porque ahora de lo que se trata es ver qué podemos hacer de eso que salió en el territorio y poder decir cómo se puede financiar. Pero no solo es un tema de obras, sino lo que se genera alrededor, la construcción del tejido social”, afirma Zambrano.

El Conpes 3932, que fijó los lineamientos para la implementación de la paz, aprobado el año pasado, garantiza la puesta en marcha de los 16 PDET, con un presupuesto total de 79,7 billones de pesos. Aunque es una política a largo plazo, para personas como Consuelo Corredor, que hace parte de la secretaría técnica de la verificación internacional de la implementación, “hay una preocupación muy grande porque ningún PDET ha iniciado su implementación”.

JUAN CAMILO PEDRAZA
REDACCIÓN PAZ Y JUSTICIA
EL TIEMPO
En Twitter: @JCamiloPedrazaM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA