Proceso de Paz

Llegó la hora del llamado a cuentas en la JEP / Análisis

Hasta ahora la JEP ha sido noticia principalmente por su papel frente a la extradición de Santrich.

Néstor Humberto Martíne y Julieta Lemaitre

El fiscal Néstor Humberto Martínez entregó a la presidenta de la JEP, Patricia Linares, los primeros expedientes para comenzar juicios. Con ellos, la magistrada Julieta Lemaitre.

Foto:

Cortesía Fiscalía General

02 de junio 2018 , 11:30 p.m.

La entrega de los tres primeros informes de la Fiscalía a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que contienen evidencia sobre los secuestros cometidos por las Farc y los crímenes contra integrantes de la Unión Patriótica ejecutados por miembros de la Fuerza Pública, marca el esperado arranque de los juicios a los máximos responsables de estos delitos en el tribunal para la paz.

La información de la Fiscalía es, como ha reconocido la JEP, su principal insumo para comenzar a juzgar y condenar a quienes cometieron crímenes atroces en medio del conflicto armado.

En los hechos, esto significa cumplir con la expectativa de justicia que abrió el acuerdo de paz de La Habana para las víctimas.

Entre los expedientes entregados a la JEP hay, según le dijo a EL TIEMPO la presidenta de la Sala de Reconocimiento de Verdad, Julieta Lemaitre, unas 320 sentencias contra miembros de las Farc. Y varias son contra la cúpula del entonces grupo armado.

Estos veredictos, que incluyen condenas contra 614 exguerrilleros, serán el punto de partida de esa sala para reconstruir los hechos y llamar a los máximos responsables de esos delitos para que cuenten la verdad. Si así lo hacen, pasarán al tribunal de paz para ser juzgados y sentenciados con una sanción restaurativa y una pena de entre 5 y 8 años de restricción de libertad.

En el informe sobre el exterminio de la Unión Patriótica, la Fiscalía habla de 1.620 víctimas entre 1984 y 2015, y relaciona con esos hechos a 267 miembros del Estado.

Particularmente en los casos que atañen a las Farc, es importante que los llamados a juicio en la JEP ocurran pronto. Esto, para comenzar a despejar las dudas que hoy existen entre amplios sectores de la sociedad colombiana sobre el alcance del modelo de justicia transicional acordado con esa exguerrilla, transformada en partido político legal.

También, porque el mes próximo deben posesionarse los 10 senadores y representantes designados por la Farc para ir al Congreso por este partido.

No hay que perder de vista que el candidato a la presidencia Iván Duque ha reiterado en los últimos días que uno de los cambios que promoverá en los acuerdos de paz es que si alguno de los congresistas de la Farc resulta condenado en la JEP por un delito de lesa humanidad, debe salir del Legislativo y dar su curul a alguien de ese partido que no tenga delitos graves.

En principio, los juicios contra miembros de la Farc serán por secuestro, un delito atroz. Según la información entregada por la Fiscalía a la JEP, la exguerrilla cometió al menos 8.163 secuestros desde 1977. Un caso emblemático incluido en el informe es el secuestro de Íngrid Betancourt, cuyas sentencias están en juzgados de Florencia, Caquetá.

Para empezar, la Sala de Reconocimiento de Verdad tiene que ir a buscar las sentencias a la capital del Caquetá, reconstruir los hechos y entonces sí llamar a los miembros del partido Farc que para la época del secuestro hacían parte de la cúpula de la exguerrilla.

En este sentido, hay que tener en cuenta que la cúpula de las Farc cambió durante los años de la guerra.

El secuestro de Íngrid Betancourt ocurrió el 23 de febrero del 2002 y después de eso murieron cinco integrantes del secretariado: ‘Manuel Marulanda’, ‘Raúl Reyes’, el ‘Mono Jojoy’, ‘Iván Ríos’ y ‘Alfonso Cano’. Dos sobrevivientes de la cúpula de las Farc de esa época son Iván Márquez y Pablo Catatumbo.

Pero incluso si la JEP quisiera dedicarse solo a juzgar los casos de secuestros de las Farc para responder a las expectativas del país, no podría hacerlo. Esto, porque el acuerdo de paz es explícito en establecer que debe haber una simetría en el avance de los juicios a exguerrilleros y a miembros de la Fuerza Pública involucrados en delitos relacionados con el conflicto armado.

Hasta el momento, 1.792 militares y policías han firmado actas de compromiso para someterse a la JEP, mientras que por la Farc lo han hecho 4.653 personas.

Con esta diferencia de cifras, el criterio de la simetría deberá ser determinado por la Sala de Reconocimiento de Verdad.

Adicionalmente, los procesos en los casos de miembros de la Fuerza Pública involucrados en el exterminio de la Unión Patriótica serán más complejos porque predominan las denuncias sin autores identificados.

Hasta ahora, la JEP ha sido noticia, principalmente, por controversias como su papel frente a la extradición de Jesús Santrich. Pero los informes que le entregó la Fiscalía le dan la largada para que comience su tarea más esperada: los juicios a los máximos responsables de los crímenes más graves de medio siglo de guerra.

Entendemos la coyuntura y estamos trabajando duramente con los informes que recibimos para cumplirle al país”, afirma la magistrada Julieta Lemaitre.

Se espera que los primeros responsables sean llamados a declarar en el transcurso de un mes.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
En Twitter: @MarisolGmezG

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA