Proceso de Paz

A Derian lo mataron cuando trabajaba para comprar un celular

Se lo llevaron de una finca donde deshojaba plátanos. Tenía 15 años.

Derián

Derian (derecha) fue asesinado por las Farc en mayo del 2012, cuando tenía 15 años.

Foto:

Archivo Particular

Por: Liz Dayana Rojas Losada
04 de diciembre 2018 , 01:24 a.m.

Han pasado seis años desde que Derian murió. En casa, sus padres lo recuerdan como el jovencito sonriente y soñador que fue algún día, su madre aún dobla las camisetas que quedaron en el armario. Con llanto recuerda lo tormentosa que fue la pérdida de su hijo de 15 años.

A finales de abril del 2012, Derian le pidió permiso a su papá para ir a trabajar a un pueblo cercano, quería comprarse un celular, con cámara frontal, que había visto en la televisión. 

Partió un domingo, en la chiva de las cinco de la mañana. Consiguió un trabajo como lechero con un amigo de la familia, en Zabaleta, Caquetá. 

Estuvo 15 días en ese lugar, pero decidió buscar algo más por diferencias con sus jefes. Se fue entonces hacia Piamonte, Cauca, donde trabajaba su papá recogiendo café y donde ya había vivido cuando estaba más niño, en la vereda El Morro. 

Derian buscó a su papá en la finca donde trabajaba en las cosechas. Le explicó porqué no trabajó más en Zabaleta y le dijo que quería aprovechar la temporada de café para aprovechar y recoger lo que le faltaba para el celular.

Pero la cosecha ya se estaba terminando y Luis, su papá, ya se devolvía para Florencia. Derian insistió en quedarse, entonces su papá habló con el dueño de la finca, quien le ofreció trabajo limpiando huertas y deshojando plátanos.

El papá intentó convencerlo de que se fuera con él, pero Derian se mantuvo en que le faltaba muy poquito para conseguir lo que valía el celular. 

En esa finca solo estuvo tres días. Se fue para otra, también a deshojar plátanos. Pero no llevaba ni una semana en el nuevo trabajo cuando un grupo armado se lo llevó junto a los dueños de la casa.

Derián

Derián en compañía de sus papás. 

Foto:

Archivo Particular

El 12 de mayo por la tarde fue obligado, bajo amenazas, a salir de la casa y caminar en compañía del señor Luis Ortiz y su esposa Consuelo con dirección al río. Pero cuando llevaban muy poco, Consuelo intentó presionar a los hombres, diciendo que no daba un paso más, para que soltaran a Derian. En su lugar, decidieron dispararle a ella. 

Dejando atrás el cuerpo de doña Consuelo, siguieron caminando hasta llegar al río donde los esperaban lanchas para llevarlos al corregimiento del Remanso. Eran poco más de las seis de la tarde, los amarraron de pies y manos en el polideportivo de la escuela, esperando nuevas órdenes. Pasadas las siete de la noche, llegaron muchos más guerrilleros.

En este grupo venía un comandante, quien dijo que debían separarlos. Pasadas las ocho de la noche, don Luis aprovechó un descuido y se tiró al río Cauca. 

Mientras tanto a Derian lo llevaron kilómetros arriba, otra vez, hasta la vereda donde habían dejado el cuerpo de doña Consuelo. Él, según contaron algunas personas, intentó convencerlos de que no era un infiltrado de nadie y que en la vereda lo conocían, también insistió en que llamaran a sus padres. 

Derián

Dorian, con su mamá y sus hermanos. 

Foto:

Archivo Particular

A doscientos metros de la caseta comunal, frente a la escuela, le dispararon. Los cuerpos de Derian y doña Consuelo solo pudieron ser rescatados con intervención de la Cruz Roja. 

Los guerrilleros que acabaron con la vida de Derian y doña Consuelo hacen parte, hoy, de una disidencia, pues no quisieron dejar las armas con el acuerdo de paz que firmaron las Farc con el Gobierno.

Sus restos descansan bajo la sombra de un árbol en el cementerio municipal de Florencia.

En mi memoria guardo los mejores recuerdos de nuestra infancia, y si he de perdonar, lo haré por ti, por las tardes, por los caminos, por las sonrisas y la infancia que compartimos juntos. Por cada detalle que tengo de ti, por el amor que te tuve y porque no quiero que se vuelva a repetir, diré una y otra vez sí a la paz y a el perdón en Colombia.

LIZ DAYANA ROJAS LOSADA
UNIVERSIDAD CENTRAL 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA