Partidos Políticos

'La oposición no es una posición ciega': Aída Avella

La senadora de la Unión Patriótica dijo que para estar en oposición se deben proponer alternativas. 

Aida Avella

Aída Avella, senadora por la Unión Patriótica.

Foto:

Senado

Por: Política
14 de enero 2019 , 11:43 p.m.

La senadora Aída Avella, una de las principales cabezas de la oposición, habló de la importancia de que el Gobierno se relacione con el Congreso, pues, a su juicio, no existió una interlocución entre el ejecutivo y el legislativo, o por lo menos con la oposición.

En diálogo con EL TIEMPO, Avella comentó la necesidad de realizar cambios en el gabinete y se presentar una verdadera reforma política que contemple la transformación electoral para evitar que se presentan alteraciones a los resultados.

Durante los primeros días del año, EL TIEMPO publicará una serie de entrevistas con los principales líderes de cada partido, quienes hablan sobre el 2018 y lo que se viene en el 2019, como la relación entre el Gobierno y el Congreso para sacar adelante la agenda legislativa y las elecciones locales. Aquí la novena de ellas.

¿Cómo le fue a la Unión Patriótica en el 2018?

En términos generales nos fue bien, primero porque recuperamos, por lo menos, una silla en el Congreso. Segundo porque la personería jurídica nos la dejaron después de una pela dura, porque a nosotros siempre nos tratan de quitar todo.

También tenemos un avance organizativo en todo el país, la gente se ha venido reorganizando mucho más, y creo que, en términos generales, ha sido muy positiva la alianza que hemos hecho con la Lista de los Decentes, una lista buena, la gente ha trabajado, con excepción del lunar que apareció ahí que fue el señor Tamayo, que resultó ser uribista.

Para hacer ministro se necesita también un récord en la administración, y a mí lo que no me gusta es que los parlamentarios puedan ser ministros

¿Qué opina del esquema que propuso el Gobierno para su relación con el Congreso? ¿Triunfó o fracasó?

A mí me parece que no hubo relación. Primero porque sus proyecto de ley los presentan, punto, miren a ver, debátanlos, y yo creo que no hay ninguna interacción con ningún partido político. Por lo menos con la Lista de la Decencia no hubo.

No hay una interacción, excepto del proyecto de financiamiento. Ese proyecto fue ampliamente debatido por las inconsistencias en su presentación. Es que presentarle al Congreso un proyecto en el cual se grava la canasta familiar, eso no se le ocurre a nadie sino al doctor Carrasquilla. Eso no se podía de ninguna manera aceptar. Hubo casi una unanimidad al decir: nosotros no vamos a aprobar esto. Y es lo que ve uno en la inconsistencia del Gobierno, ellos saben que es una medida que va a ser rechazada, que políticamente no cabe en ningún país del mundo y que la presentan para tantear, pero eso no es correcto.

¿Para que haya gobernabilidad debe haber ‘mermelada’?

Yo no creo, pero sí debe haber otro tipo de relación. Los partidos también tienen sus planteamientos, tienen sus criterios, también tienen sus propuestas.

Hay quienes piensan que la participación de los partidos en el Ejecutivo necesariamente es sinónimo de corrupción. ¿Usted qué opina?

Me parece que en todos los partidos hay gente muy capacitada que podrían ser ministros, pero son personas que nunca serán ministros porque no tienen el referente político, y eso es una pérdida para el país. A mí me parece que en la carrera administrativa los presidentes nombran a la gente de su confianza, pero no basta eso, también hay necesidad de que en los sectores haya gente que realmente conozca.

Entonces claro, uno dice que se nombró el abogado porque es el ministro de Justicia, yo creo que cada sector debe tener realmente un ministro que sea de su competencia, pero que además acepte que en el Congreso también hay gente que conoce de los temas.

Creo que hay muy buenos ministros en este momento, otros regulares y otros que no tienen ni idea dónde están parados. Para hacer ministro se necesita también un récord en la administración, y a mí lo que no me gusta es que los parlamentarios puedan ser ministros.

Si los ciudadanos votan, pero los resultados son otros, es supremamente contradictorio que una democracia acepte eso

A su juicio, ¿debe haber cambio de ministros? ¿Cuándo?

Claro, el de Defensa, por ejemplo, debe salir. Es un ministro que no tiene ni idea dónde lo pusieron. Él viene de otro sector, yo no sé si él sabrá de comercio, no tengo ni idea, pero me parece que el que menos clase de ministro tiene es el de Defensa. El Presidente tiene que darse cuenta de que cometió errores en las asignaciones de los ministros.

¿Cree usted que debe hacer una nueva relación entre el Gobierno y el Congreso? ¿Cómo deber ser?

Tiene que haber una serie de consultas también con los propios partidos, no porque seamos gobierno, nosotros somos oposición, y estamos en la oposición pero la oposición no es una posición ciega. La oposición es para decir “no estamos de acuerdo con esto”, pero proponemos esto.

¿Cómo le ha ido a su partido siendo de oposición, de acuerdo al Estatuto de la Oposición?


A nosotros nos ha ido bien. Desafortunadamente hay cosas que no toleran quienes dirigen el Congreso que se hablen. En el debate de Odebrecht el país estaba pidiendo el pronunciamiento del Congreso y truncan el debate más importante, y lo truncan con toda clase de artimañas. Terrible que no solamente de la mesa directiva, sino que con una planificación exacta destruyan uno de los debates más importantes que se tenía que dar en el Congreso.

¿Cómo está preparando su partido la campaña para las elecciones locales de este año?

Todavía no se ha empezado la campaña, pero por supuesto que todo el mundo en las regiones está diciendo que ya tenemos que empezar.

Nosotros hacemos parte de una alianza que tiene votos de opinión y que debe organizarse muy concienzudamente en cada una de las regiones del país para poder avanzar.

¿Cómo analizan en su partido que haya nuevas reglas electorales, como las listas cerradas, por ejemplo, en las elecciones locales del próximo año?

Francamente en esa reforma política no creo mucho. Si no se hace una verdadera reforma electoral en este país van a seguir habiendo toda clase de alteración a los resultados electorales. Si los ciudadanos votan, pero los resultados son otros, es supremamente contradictorio que una democracia acepte eso.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA