Gobierno

100 días sin aplanadora de Duque en el Congreso

El Presidente ha impuesto un esquema político que le plantea retos a su gobierno

Duque radica proyecto anticorrupción

En el Senado fue radicado un proyecto de ley para la probidad y ética pública, con el que el presidente Iván Duque busca combatir la corrupción.

Foto:

César Carrión- Presidencia

Por: POLÍTICA
10 de noviembre 2018 , 11:27 p.m.

Si algo está claro tras los primeros 100 días de mandato del presidente Iván Duque es que su gobierno está marcando un estilo político nuevo, que se caracteriza por no tener una aplanadora para hacer aprobar sus proyectos en el Congreso, como había sido la historia en el país por décadas.

El primer examen a su ejercicio como mandatario de los colombianos deja ver, sin duda, un modelo distinto de gobernar que se apoya en dos pilares fundamentales: el primero es cero ‘mermelada’ para los políticos, especialmente para los congresistas, a cambio de su apoyo a la aprobación de leyes –es decir, nada de prebendas como puestos o contratos–, por considerar que esa práctica se convirtió en un foco de corrupción; y, segundo, ninguna representación de los partidos políticos en el gobierno.

Este esquema le plantea varios retos al presidente Duque, pues su gobierno va a necesitar del trámite de leyes y para su aprobación se va a tener que enfrentar con un Congreso, con unos partidos políticos y con unos congresistas acostumbrados a las contraprestaciones.

El modelo político del gobierno Duque difiere de los aplicados por casi todos sus antecesores, sobre todo en el otorgamiento de representación política a los partidos en el gabinete. Había sido una costumbre histórica.

Quienes hablan a diario con el Presidente lo ven absolutamente convencido de las bondades de su decisión y dispuesto a mantenerse en ella.

Para los presidentes, no solo en Colombia, sino en la mayoría de las democracias de Occidente, una de las prioridades es la conformación de una coalición de partidos políticos, sólida, que apoye sus propuestas de gobierno. Sobre todo en el Legislativo.

En los regímenes democráticos, los órganos legislativos tienen un papel clave, como es aprobar leyes y hacer control político al gobierno. Y el resultado de esos ejercicios depende mucho de la relación del Ejecutivo con los partidos políticos.

El modelo Duque no tiene muchos antecedentes en Colombia. Pero es una propuesta suya planteada desde la campaña y respaldada en las urnas.

Duque pudo hacer esta apuesta política porque, aunque su candidatura nació de un partido (el Centro Democrático) y de la decisión de su jefe, el expresidente Álvaro Uribe, su corta vida no ha transcurrido dentro de una refriega partidista que le haya generado tantos compromisos.

Pero, además, cuando Duque irrumpió como candidato presidencial el país se debatía en grandes escándalos de corrupción que tenían como protagonistas a líderes de diferentes partidos políticos.

Hoy la relación de Duque con el Congreso tiene otra dinámica. Su negativa a darles participación a los partidos en el gobierno lo ha blindado frente a sectores de opinión, ha dejado a los congresistas más libres para debatir y votar los proyectos del gobierno, pero también le ha comenzado a generar problemas para pasar sus iniciativas.

Este modelo también les exige a los ministros un trabajo más duro, pues tienen que aplicarse más a fondo con la argumentación para sacar adelante las iniciativas, lo cual no siempre es suficiente.

Tal dinámica ha llevado a que los proyectos del gobierno hayan avanzado en el Congreso a otro ritmo, ya que la discusión es mucho más amplia, y las votaciones no siempre salen como los ministros las esperan.

El gobierno tiene un estilo propio de relación con el Congreso: se presenta un proyecto y se genera una discusión abierta sin ninguna clase de presión

Uno de los temas en los que el gobierno Duque se pondrá a prueba en el Capitolio es el proyecto de ley de financiamiento –o reforma tributaria–, el cual ha sido rechazado por todos los partidos, especialmente en lo referido al cobro del IVA a la mayoría de la canasta familiar.

Los proyectos de la agenda legislativa oficial avanzan en el Capitolio, pero de manera lenta. Algunos sobre la lucha anticorrupción han comenzado a morir.

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, reveló esta semana un cronograma para la aprobación de la mayoría de estas normas.

Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior

Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

A ello se suma el hecho de que gran parte de los ministros de Duque tiene un perfil más técnico que político, una situación que hacía mucho tiempo no se veía en un gabinete ministerial.

Esta circunstancia, por ejemplo, llevó a la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, a amenazar con su renuncia ante los tropiezos con los que se ha topado la reforma de su sector.

“Uno de los aspectos por el que el Presidente me invitó a hacer parte de su gabinete es la reforma de la justicia, pero si esto no prospera, hablaré con él y le pondré el cargo a su disposición”, dijo la ministra Borrero en tono desconsolado tras ver el primer rechazo de sectores del Senado a las propuestas del gobierno sobre el tema.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, salió airoso de dos propuestas de moción de censura en Senado y Cámara, pero eso no quiere decir, como lo señala el senador Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal, que esos mismos sectores que le salvaron su cabeza van a aprobar su propuesta de reforma tributaria.

Carrasquilla se salvó porque los partidos independientes (liberales y Cambio Radical), por sus convicciones ideológicas, no quisieron servirles este trofeo en bandeja a los sectores de izquierda que eran los que querían su cabeza.

El gobierno podría quedar expuesto a sistemáticas propuestas de moción de censura más amenazantes contra sus ministros si estas provienen de los sectores de centro.
Los ministros pueden tener el conocimiento suficiente sobre los temas que se están tramitando en el Congreso, pero su comunicación con los congresistas no fluye lo suficiente.

Duque, quien estuvo 4 años en el Capitolio, reivindica el éxito de gobernar sin ‘mermelada’ y sin representación política de los partidos en el gobierno, y ha apelado a invitar a los congresistas a hacer un debate riguroso de los temas.

A la ministra de la política, Nancy Patricia Guitérrez, no parece preocuparle mucho el nuevo ambiente del Congreso: “El gobierno tiene un estilo propio de relación con el Congreso: se presenta un proyecto y se genera una discusión abierta sin ninguna clase de presión, y se llega a unas conclusiones, se respeta la autonomía del Congreso y al final hay unos temas que pasan y otros que no”.

Es decir, el gobierno tiene claro que algunas de sus propuestas van a ser aprobadas, pero otras serán negadas. Y que eso es lo normal en el nuevo esquema.
Algunos sectores políticos creen que Duque tendrá que ceder en su modelo, pero al presidente se lo ve firme.

Pero 100 días no son suficientes para hacer balances de gestión, apenas si acaso se pueden atisbar algunas tendencias del gobierno.

Algunos momentos de la presidencia Duque

Contra la dosis mínima

El primero de octubre, en medio de controversia, Duque expidió el decreto que faculta a la Policía para incautar la dosis mínima de estupefacientes. Críticos consideran que esto atenta contra el libre desarrollo de la personalidad, pero el Gobierno dice que busca combatir el microtráfico.

Cristo José

El 10 de octubre, el jefe de Estado hizo un paréntesis en sus labores para recibir en la Casa de Nariño a Cristo José Contreras, el niño liberado por presión de la Fuerza Pública, tras permanecer secuestrado siete días y ser dejado en libertad, en Norte de Santander.

Cita con el Papa

Durante 28 minutos, el pasado 22 de octubre, el papa Francisco se reunió en el Vaticano con el presidente Iván Duque. Los dos líderes hablaron de la necesidad de consolidar la paz en Colombia tras el desarme de las Farc. El pontífice lo invitó a unir a los colombianos.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA