Gobierno

Los acontecimientos que marcaron la presidencia de Belisario Betancur

El terremoto de Popayán y la toma del Palacio de Justicia, entre los eventos que tuvo que enfrentar.

Toma del Palacio de Justicia, 1985

Toma del Palacio de Justicia, en 1985.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de diciembre 2018 , 04:57 p.m.

La presidencia de Belisario Betancur es recordada, entre otras cosas, por tres hechos que sacudieron al país:

El terremoto de Popayán

El 31 de marzo de 1983, justo en el marco de la tradicional celebración de la Semana Santa en Popayán, un sismo que se registró sobre las 8:15 de la mañana, con una magnitud de 5,5 en la escala de Richter, causó serios estragos en la ciudad.

Fueron más de 380 los muertos y unos 5.000 los heridos. A esta cifra hay que agregar que más de 500 edificaciones resultaron averiadas.


“La tragedia de Popayán es lo más grave de lo que el país puede imaginar”, dijo en su momento Belisario Bentancur tras una visita a esa ciudad.

Muchas edificaciones y gran parte de las iglesias, construidas en los tiempos de la Colonia, terminaron averiadas de manera seria por el terremoto.

Fue un momento de mucha solidaridad en el país, no solo con los afectados por el sismo, sino que el presidente Betancur recibió el apoyo de los diversos sectores políticos para atender la emergencia e iniciar cuanto antes la reconstrucción de la capital del Cauca.

“Yo tengo que rendir un testimonio de admiración a esa reciedumbre y a ese temple de los espíritus en Popayán”, manifestó en ese momento el Presidente.

Yo tengo que rendir un testimonio de admiración a esa reciedumbre y a ese temple de los espíritus en Popayán

Betancur destinó recursos del erario para atender la emergencia suscitada e iniciar la reconstrucción de la ciudad en la que en su momento se invirtieron unos 40 millones de dólares.

Toma del Palacio de la Justicia

El 6 de noviembre de 1985, unos 35 guerrilleros del M-19 se tomaron el Palacio de Justicia, en pleno centro de Bogotá, y secuestraron a más de 200 personas, entre ellas a un importante número de magistrados de las altas cortes.

Esto fue algo que Belisario Betancur, según observadores, no pudo superar, que lo persiguió hasta su muerte.

Tras la toma, el Ejército, con el apoyo de la Policía, inició el proceso de recuperación de la sede de la justicia, incluso respaldados con vehículos de asalto blindados.

De nada sirvieron los llamados del presidente de la Corte Suprema, Alfonso Reyes Echandía, quien era uno de los rehenes, en el sentido de que se suspendiera la operación militar en plena Plaza de Bolívar de Bogotá. “Nos van a matar”, dijo en una comunicación telefónica que se logró con el sitio del secuestro.
Luego de 28 horas de intensos combates, la retoma concluyó. Según la Comisión de la Verdad, fueron cerca de 100 muertos.

Pero no fueron solo los muertos, sino que ese oscuro episodio de la historia nacional también tuvo su amplio componente de torturas y desapariciones a manos de militares que todavía hoy no se han esclarecido.

El propio expresidente Belisario Betancur en 2006, al conocer el informe de la Comisión de la Verdad, dijo que ese reporte se suma al de “la comisión formada por los juristas Jaime Serrano Rueda y Carlos Upegui Zapata que nombrara la Corte Suprema de Justicia de entonces y cuyo dictamen fue diferente. Y se suma a los informes absolutorios de dos comisiones de acusaciones de la Cámara de Representantes”.

Si bien este fue un tema del que él poco quiso hablar, en los últimos años pidió perdón en varias ocasiones por lo ocurrido, sin admitir ninguna responsabilidad.
“Si cometí errores, pido perdón a mis compatriotas por esos errores que nunca fueron nada distinto de mi búsqueda de la paz”, dijo en una ocasión.

La tragedia de Armero

En la noche del 13 de noviembre de 1985 la ciudad tolimense de Armero fue arrasada por una avalancha de agua y lodo que dejó unos 25.000 muertos.

Aunque las probabilidades de que ocurriera eran altas, en su momento se cuestionó que las autoridades prácticamente no hicieron nada para impedirla. Hubo un intenso debate sobre la responsabilidad que pudo tener el Gobierno en la prevención de este hecho. Nunca se dio la evacuación a pesar de que el riesgo era evidente.

“Esta es un nueva y muy dura prueba para nuestra patria”, dijo Betancur.

A pesar de que muchos de los afectados acudieron a las instancias judiciales para responsabilizar al Gobierno por lo ocurrido, en prácticamente todos los fallos se ha dicho que los actos de la naturaleza son imposibles de prevenir y que por ende no se puede responsabilizar de estos a los funcionarios.

La erupción del Ruíz ocurrió justo una semana después de la toma del Palacio de Justicia, lo que en su momento políticamente apagó el debate abierto por la retoma de la sede judicial a manos de los militares. Como era apenas obvio los partidos políticos rodearon a Betancur para atender la tragedia y a las víctimas que dejó la avalancha.

Las noticias sobre la acción guerrillera contra el Palacio de Justicia y la acción militar para recuperarla, casi desaparecieron para dar paso a lo que ocurría en Armero.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA