Gobierno

‘No debemos ser alarmistas, pero tampoco ciegos’: Canciller

Analizó la situación en la frontera a días de que se elija la constituyente propuesta por Maduro.

María Ángela Holguín.

La canciller, María Ángela Holguín, afirmó que Colombia ha trabajado por la paz de la región y que por esta razón le ‘preocupa’ la situación que actualmente atraviesa Venezuela.

Foto:

EFE

28 de julio 2017 , 08:23 a.m.

La canciller María Ángela Holguín afirmó que Colombia ha venido hablando con otros países sobre una “solución política” a la crisis que atraviesa Venezuela y dejó claro que lo seguirá haciendo.

En diálogo con EL TIEMPO la ministra afirmó que aunque no hay que ser “alarmistas” frente a una posible crisis humanitaria en la frontera por lo que está pasando en Venezuela, tampoco se puede ser “ciego” ante una realidad en esta zona.

Agregó que Colombia no ha sido “intervencionista” ni “injerencista” con Venezuela y que no lo será en este momento.

Reveló que entre el 2015 y el 2016 el ingreso de venezolanos a Colombia aumentó en quince por ciento y que este año entre cien mil y ciento cuarenta mil personas lo han hecho a través de “pasos no autorizados” o por los llamados ‘agujeros negros’.

El pronunciamiento de la Ministra de Exteriores se da a dos días de la elección de una constituyente convocada por el presidente de ese país, Nicolás Maduro, y que para algunos críticos es un paso más hacia una dictadura.

Este hecho ha provocado protestas de un amplio sector de la opinión pública mundial.

¿Qué planes tiene el Gobierno colombiano para manejar el aumento de personas que llegan al país provenientes de Venezuela?

Primero es importante conocer la nacionalidad para saber si se trata de colombianos que están regresando, establecer las edades y los motivos para llegar al territorio nacional. Todo esto nos ha permitido diseñar una estrategia integral y con ella un plan de trabajo del Gobierno Nacional en el que varios sectores, por ejemplo, los de salud y educación, y las autoridades regionales, principalmente en la frontera, hacen un complemento importante para que la ejecución de medidas, muchas de ellas excepcionales, sean lo más efectivas posibles.

Contamos con un plan de monitoreo del flujo migratorio y de alistamiento interinstitucional para actuar en el evento de procesos migratorios masivos en el que, incluso, se ha articulado el sistema ONU para complementar con sus capacidades el plan que originalmente la UNGRD diseñó para atender oportunamente un evento de esta índole.

Nos preocupa la situación de Venezuela. Somos países que compartimos fronteras y cualquier situación de inestabilidad en uno de nuestros países afecta la seguridad del otro y de la región


¿De qué orden es el aumento de los migrantes que vienen de Venezuela?

Durante el año 2015 ingresaron al territorio colombiano cerca de 329.478 ciudadanos venezolanos, mientras que en 2016, la cifra de ingresos alcanzó los 378.965 registros, lo que representa un crecimiento del 15 por ciento.

Ahora bien, no podríamos afirmar que todos estos ingresos son de ciudadanos venezolanos que llegan a Colombia para quedarse, pues las cifras que maneja Migración Colombia dan cuenta que así como el número de entradas de ciudadanos venezolanos es alto, también lo es la salida de estos nacionales, bien sea hacia su país o hacia un tercer destino.

Por ejemplo, en este 2017 han ingresado al territorio colombiano 263.000 ciudadanos venezolanos y han salido más de 228.000. Lo que no quiere decir que la diferencia, cerca de 35.000, se haya quedado en Colombia, pues usted sabe que la normatividad migratoria les permite estar en el territorio nacional por un periodo de 90 días, prorrogables, otros 90 días, para un total de 180 días al año.

También es cierto que no podemos afirmar que ciudadanos venezolanos no se estén quedando en nuestro país. Si miramos las cifras que maneja Migración Colombia, en la actualidad hay, en el territorio nacional, un poco más de 343.000 ciudadanos venezolanos, de los cuales 50.000 son portadores de visa, 153.000 a quienes se les ha vencido el permiso de permanencia y entre 100 y 140.000 que han ingresado por pasos no autorizados.


¿Cuáles puntos fronterizos registran mayor ingreso de personas provenientes de Venezuela?

Con la reapertura de la frontera en agosto del 2016, por parte de Venezuela, el Gobierno Nacional, a través de Migración Colombia, habilitó dos nuevos pasos autorizados en la frontera entre Colombia y Venezuela, los cuales se sumaron a los cinco ya existentes. De estos siete pasos, en los cuales tenemos instalados igual número de Puestos de Control Migratorio, el que mayor movimiento de viajeros registra, tanto de entrada como de salida, es el ubicado en el Puente Internacional Simón Bolívar, en la población de Villa del Rosario, en Norte de Santander, con cerca del 90 por ciento de las entradas y salidas de personas provenientes de Venezuela. Diariamente, por este Puesto de Control ingresan y salen del país cerca de 50.000 personas.

¿Hay información de que la situación pueda empeorar?

Hemos realizado investigaciones y estudios con entidades expertas como la Organización Internacional para las Migraciones, (OIM), en las que vemos que la situación de la mayor parte de personas que ingresan hacia las zonas de frontera en nuestro territorio se hace con el objetivo de tener acceso a elementos de la canasta básica, medicamentos y servicios de salud. Esto refleja en alguna medida el estado de vulnerabilidad de muchas familias venezolanas y en ese sentido hemos querido ajustar una actuación de todas las autoridades que corresponda a apoyar a esta población. En la medida en que la situación en Venezuela se complique más, podemos pensar que puede aumentar el flujo hacia Colombia.

¿Hay riesgos de una crisis humanitaria?

No debemos ser alarmistas, pero tampoco ciegos ante una realidad que en muchas ocasiones puede ser mal leída o mal interpretada desde muchas posiciones e intereses también distantes. Por esa razón la objetividad y la claridad de unas cifras e indicadores son una obligación para todas las autoridades, tanto nacionales como regionales. Las estadísticas de Migración Colombia, las cifras de atención en los centros hospitalarios, el registro de niños en centros educativos o de atención a la infancia son informaciones que nos dan la temperatura de la situación y en eso hemos trabajado juiciosamente con todas las entidades.

Esta situación actual no es normal y todos esperamos que no empeore por el bien de los dos países. La situación ya es difícil, implica muchos riesgos como lo es hoy la presencia de focos de aftosa provenientes de Venezuela. Todo esto nos implica esfuerzos adicionales a todos.

¿Hay alguna autoridad venezolana con la que el Gobierno colombiano haya podido coordinar el manejo de la situación?

La comunicación con la Cancillería venezolana se mantiene para atender situaciones específicas y mediadas por su Ministerio de Fronteras. El Ministerio de Relaciones Exteriores ha establecido mecanismos de comunicación e intercambio de apreciaciones con autoridades militares y civiles de los estados fronterizos, especialmente del Táchira, para coordinaciones específicas alrededor de objetivos puntuales como el control del tráfico de carne en posta, que portan transeúntes de los pasos formales de frontera en sus equipajes. Los problemas en la frontera están de lado y lado; las soluciones y el manejo de la situación será siempre más fácil si hay voluntad y una cooperación efectiva entre las autoridades de ambos países.

La mayor parte de personas que ingresan hacia las zonas de frontera en nuestro territorio se hace con el objetivo de tener acceso a elementos de la canasta básica, medicamentos y servicios de salud


El Canciller venezolano ha denunciado que el Gobierno colombiano forma parte de una conspiración con México y la CIA para derrocar al presidente Maduro. ¿Qué respuesta tiene el Gobierno colombiano a esa afirmación?

Como lo manifestamos hace algunos días, nos sorprendieron y extrañaron las declaraciones entregadas por el canciller de Venezuela, Samuel Moncada, relacionadas con comentarios del Director de la CIA, en torno a su reciente visita a la región.

No hemos sido un país intervencionista ni injerencista y no lo seremos en esta crisis de Venezuela. Hemos conversado con varios países de la región sobre la crisis en Venezuela con el ánimo y el objetivo de que se dé una negociación política entre los venezolanos y lo seguiremos haciendo. La conversación que se tuvo con el director de la CIA no fue nada distinto a esto.

¿Hay algún plan regional para atender la situación generada por la desestabilización de Venezuela?

Nuestro país ha realizado una lectura integral de la situación, la frontera de Venezuela con Colombia es la más dinámica y poblada. Sabemos de un flujo menor de población indígena que sale por la frontera con Brasil. El Gobierno de dicho país ya está adoptando medidas para esa realidad. Ya estamos trabajando con ellos y si la situación se acentúa, lo haremos con otros países de la región.

Rusia ha hecho mostrar su amistad con Venezuela en este momento. ¿Eso le preocupa a Colombia?

Las amistades y relaciones de los países son decisiones soberanas, y no generan preocupación para este Gobierno siempre y cuando traigan desarrollo y bienestar para la región.

¿Le preocupa la paz en la región?

Hemos trabajado por la paz en Colombia que es la paz de la región y por esta misma razón nos preocupa la situación de Venezuela. Somos países que compartimos fronteras y cualquier situación de inestabilidad en uno de nuestros países afecta la seguridad del otro y de la región. Como lo hemos expresado anteriormente, reiteramos nuestra voluntad de contribuir en todo lo que ayude al pueblo venezolano a restablecer el orden democrático y a encontrar una salida a la crisis por la que atraviesa.

¿Qué valoración hace el Gobierno de la suspensión de vuelos de Avianca a Caracas?

Consideramos que las directivas de Avianca han analizado y evaluado los pros y contras de la suspensión de los vuelos que desde Colombia y Perú cubren las rutas hacia la República de Venezuela. Los argumentos expuestos por la aerolínea merecen nuestra mayor consideración y respeto, máxime cuando el principal de ellos es la eventual afectación en la seguridad aérea en sus vuelos. Es una decisión de una empresa, la cual respetamos y somos conscientes del inmenso inconveniente que genera.

POLÍTICA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA