Congreso

En Punta Tigre llevan 8 meses esperando un visto bueno de la Aerocivil

En medio de la selva los indígenas construyeron una pista cargando bultos de gravilla durante horas.

Punta Tigre

En Punta Tigre llevan 8 meses esperando un visto bueno de la Aerocivil.

Foto:

Cortesía

Por: Política
31 de octubre 2018 , 11:29 a.m.

A Punta Tigre, un pequeño caserío de casas de madera con techo de hoja de palma, ubicado en medio de la selva del Guainía, es casi imposible llegar en otro medio que no sea un avión. Por eso allí, un galón de gasolina vale 40.000 pesos y una gaseosa de dos litros, 25.000. Claro, si se pueden conseguir.

Y enfermarse es un lujo que ninguno se pueda dar, pues el médico más cercano a está una hora en avión.

Esta situación fue la que llevó a los moradores del lugar, unas 300 personas, en su mayoría indígenas, a adecuar la pequeña pista que construyeron en la zona para que puedan aterrizar aviones DC-3 que tienen alguna capacidad de carga.

Punta Tigre

En Punta Tigre llevan 8 meses esperando un visto bueno de la Aerocivil.

Foto:

Cortesía

Punta Tigre

En Punta Tigre llevan 8 meses esperando un visto bueno de la Aerocivil.

Foto:

Cortesía

Punta Tigre

En Punta Tigre llevan 8 meses esperando un visto bueno de la Aerocivil.

Foto:

Cortesía

En la pista solo podían aterrizar pequeñas aeronaves, con muy poca carga y pocos pasajeros. Para despegar, máximo, podían hacerlo con tres ocupantes.

Por eso los habitantes del lugar le pidieron a la Aeronaútica Civil que les habilitara la pista para que pudieran aterrizar los DC-3, lo que les permitirá llevar más carga a menores costos, algo que les abarataría sustancialmente la vida.

Al hombro, en un recorrido de más de tres horas, la gente cargó desde un río la gravilla para adecuar la pista", contó el representante a la Cámara Carlos Cuenca.

Según su relato, incluso en una avioneta lograron llevar un compactador manual (una rana), con el cual los habitantes de Punta Tigre pudieron afirmar el piso de tierra.

De acuerdo con el congresista, la pista era utilizada para el aterrizaje de pequeñas
aeronaves, pero luego de que una avioneta quedó enterrada, a finales del año pasado, la autoridad aeronáutica ordenó su cierre.

Ante esto, los habitantes del lugar decidieron adecuarla para que pudieran aterrizar naves un poco más grandes. “Pero no ha sido posible la visita de un funcionario de la Aeronáutica para que certifique la pista”, dijo el representante Cuenca.

Actualmente para que alguien pueda llegar hasta Punta Tigre tiene que alquilar un vuelo desde Mitú hasta Camanaos, que cuesta unos 2,5 millones de pesos, y desde ahí tomar una lancha por el río Isana hasta el caserío, en un recorrido cercano a una hora.

Y hasta tanto la pista no sea reabierta, en Punta Tigre, cuando se consiga, una gaseosa costará 25.000 pesos y nadie podrá enfermarse.

REDACCIÓN POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA