Congreso

La historia del congresista y futbolista que jugó con Falcao

Ricardo Ferro recordó los años en los que compartió equipo con el cotizado delantero.

Ricardo Ferro

El representante a la Cámara Ricardo Ferro, junto a Carlos ‘Pibe’ Valderrama.

Foto:

Prensa Ricardo Ferro

Por: Juan Francisco Valbuena
04 de diciembre 2018 , 06:51 a.m.

“Hermano, yo del gol no me acuerdo bien. Me acuerdo de la montaña que hicimos encima del chino”.

Con estas palabras, el representante a la Cámara por el Centro Democrático Ricardo Ferro rememora el primer y único gol que Falcao hizo como profesional en Colombia, partido en el cual el hoy congresista jugó al lado del delantero colombiano, en el año 2000.

Ricardo Ferro
Ricardo Ferro

El representante Ricardo Ferro anda en el Congreso de corbata y tenis. / Recientemente, Ferro jugó un partido en compañía de Faustino ‘Tino’ Asprilla.

Ferro le contó a EL TIEMPO cómo fue la época en la que compartió con Falcao en Lanceros Fair Play, el equipo de Boyacá en el que debutó el cotizado jugador colombiano, quien hoy día milita en el Mónaco.

¿Cómo empezó su historia en el fútbol, que lo llevó a jugar con Falcao?

Cuando yo tenía 5 o 6 años, me acuerdo de que en mi casa teníamos un radio en forma de triángulo, del que se zafaba una parte para llevar al estadio. En esa época, yo vivía en Bogotá y oía los partidos de fútbol por radio, y cuando iba a empezar el cotejo y sonaban los himnos, yo me paraba, cantaba el himno y me ponía la mano en el corazón. Me imaginaba estando en el estadio porque mi sueño era jugar fútbol. A mis papás les sorprendía verme en eso.

¿El fútbol no fue un obstáculo para sus estudios?

Más adelante, este juego se volvió incompatible con el estudio porque a mis papás no les gustaba mucho el tema del fútbol, especialmente porque les daba miedo lo de las lesiones y lo consideraban un deporte peligroso y de una vida muy corta. Ellos me preguntaban qué haría después de los 30 años y me decían que tenía que terminar una carrera. Al final, ellos aceptaron que cuando terminara mi carrera me podía ir a jugar fútbol.

Pero ¿eso no era una condición que le tomaría tiempo cumplir?

Era una condición casi que para acabar con la carrera de futbolista. Ellos no contaban con que yo soy una persona muy perseverante y terminé mi carrera de abogado, como a mis 23 años, y cuando les mostré el cartón les dije que me iba a jugar fútbol. Obviamente, en la época que estaba estudiando no dejé de jugar, sino que en vacaciones entrenaba con el Girardot Fútbol Club, un equipo que está en la B, y hacía pretemporada con ellos.

¿Y cómo comenzó a girar su carrera para llegar a jugar con Falcao?

Yo tenía un amigo que se llama Silvano Spíndola, el exjugador de Millonarios. Él estaba conformando un equipo de fútbol que se llamaba Fair Play (juego limpio). Lanceros de Boyacá queda de subcampeón en el año 1998 y en 1999, Silvano compró la ficha de este equipo y pasó a ser Lanceros Fair Play. Yo comencé a entrenar con ellos y Silvano me envió a entrenar con los pelaos, los de la C, y ahí conocí a Radamel García, el padre de Falcao, y a Falcaíto García, es decir, a Falcao. Radamel era el técnico de la C y Falcao ya estaba entrenando ahí.

¿Usted y Falcao eran más o menos contemporáneos?

No, yo le llevaba muchos años. Yo tenía en ese momento como unos 25 años y él tendría 13 años. Cuando él debutó, lo hizo con 13 o 14 años. Nosotros jugábamos los dos, y ambos como delanteros.

¿Y cómo recuerda esa época?

Cuando estábamos jugando con Lanceros el torneo de la Liga de Fútbol de Bogotá, a él se lo llevaron a debutar en un partido en el año 1999. Ahí lo metieron en el segundo tiempo. En ese momento había unas reglas que obligaban a tener sub-20 y sub-17 inscritos entre los 16 del equipo. Un día se lesionó un jugador y el técnico llevó a Falcao y en el segundo tiempo lo metió a jugar unos minutos en el partido. Este fue el debut de Falcao como profesional.

¿En qué ciudad jugaba el equipo Lanceros Fair Play?

Nosotros jugábamos en Sogamoso. El problema de nosotros era que jugábamos siempre de visitantes porque éramos Lanceros de Boyacá, pero entrenábamos en Bogotá. Íbamos y jugábamos el partido, pero regresábamos a entrenar aquí, a la capital del país. Y cuando jugábamos en otro lado, también estábamos de visitantes.

¿Y cuándo fue el primer gol de Falcao como profesional, en el partido en el que usted estaba jugando con él?

Ese partido lo jugamos contra El Cóndor, de Bogotá, en el estadio del Sol, en Sogamoso. Ahí debuté yo. Ese día, Lanceros le quitó el invicto a El Cóndor, que no había perdido en todo ese año, y es el primer partido que perdieron contra nosotros, que les ganamos 2 a 1. Falcao hizo un gol y Édgar Irusta o Sammy Ariza, el otro.

¿Ese fue el primer gol de Falcao como profesional?

Sí, y terminó siendo el único como profesional que hizo Falcao en Colombia, porque al año siguiente, en el 2001, se lo llevaron para River Plate de Argentina. A él primero lo pidió Millonarios para jugar en ese equipo y Silvano Spíndola les dijo que no, que él lo mandaría a Argentina. Falcao se fue para ese país y hace un salto hacia abajo, para algunos, pero vea donde está hoy día. Le digo que un salto para abajo porque él se fue para la quinta división de River Plate. Actualmente, mucha gente dice que hizo lo adecuado, pero en ese momento fue una apuesta dura.

¿Y cómo fue ese primer gol de Falcao como profesional en Colombia?

Hermano, yo del gol no me acuerdo bien. Me acuerdo de la montaña que hicimos encima del chino. La celebración fue una emoción muy grande. Yo en ese momento era un niño en un cuerpo de grande, porque todo eso lo había soñado desde chiquito y yo no la creía aun estando en el estadio, cantando el himno y después celebrando un gol. Uno no la cree y hace parte de un sueño muy grande.

En esos años, ¿cómo era su relación con Falcao?

Nosotros éramos compañeros. Con él no compartíamos habitación generalmente. Lo que pasa es que Lanceros era un equipo muy pobre. A veces nos quedábamos cinco jugadores en una habitación. Por ejemplo, cuando jugábamos en Sogamoso, nos llevaban por la mañana para jugar por la tarde y nos devolvían a la una de la mañana. Parábamos ahí en Ventaquemada a comer arepita con agua de panela.

¿Cómo describiría usted a Falcao en esos años?

Para el Mundial de Fútbol me llamó un periodista francés que estaba haciendo un informe sobre Falcao, antes del partido contra Inglaterra, y me preguntó qué era lo más raro de Falcao, y le respondí que lo más raro de Falcao es que era normal.

Imagínese usted un pelao de 13 o 14 años jugando con gente de 20 o 30 años y que jugara de igual a igual. Él era un niño, pero usted lo veía en el campo de juego y le echaba codo, lo empujaba, iba, venía. En la cancha, usted no lo veía como un niño. Era un delantero que chocaba, era cansón de marcar para los rivales, les metía el brazo.

En la cancha era como cualquier otro, no era un niño. Y al técnico le gustaba eso, que él encaraba, que no se arrugaba. Para ser un niño, Falcao era un jugador valiente.

¿Y con quién se la pasaba Falcao en esos años, cuando jugaban en el mismo equipo?

Él tenía unos pelaos con los que se la pasaba más cuando no estaba jugando. En la cancha se integraba con nosotros, pero ya cuando salía, él se la pasaba con los de su edad. Radamel García, el papá, dejaba mucho a Falcao ser él.

¿Cuánto hace que no se habla con Falcao?

Me hablo bastante con Radamel, el papá. Con Falcao hace rato no hablo. Perdimos el contacto.

Una vida entre el fútbol y la política
Ricardo Ferro

Falcao con Ricardo Ferro cuando jugaban en Lanceros Fair Play.

Foto:

Prensa Ricardo Ferro

El representante a la Cámara Ricardo Ferro ha hecho carrera no solo como futbolista. A los 18 años fue concejal de Carmen de Apicalá, Tolima, donde presidió el concejo. Cursó Derecho en la Universidad Sergio Arboleda. Luego estudió Urbanismo en España y se ganó una beca para cursar Ciencia Política.

A su regreso a Colombia acompañó al exsenador Juan Lozano como su secretario privado cuando fue candidato a la alcaldía de Bogotá, en 2003. Luego, Lozano lo llevó a trabajar en la Casa de Nariño, en los años en que fue presidente Álvaro Uribe, y en 2010 buscó por primera vez la Cámara de Representantes por el Tolima, pero sin éxito. Pasó un tiempo en el que trabajó en ese departamento y volvió a intentar una curul en el Congreso: obtuvo más de 33.000 votos y llegó.

JUAN FRANCISCO VALBUENA
Twitter: @juanfvalbuena

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA