Congreso

Un semestre legislativo poco favorable para el Gobierno

Iniciativas claves fueron profundamente modificadas y otras quedaron aplazadas para 2019.

Ley de financiamiento

El Gobierno logró sacar adelante las reformas tributaria y política, aunque con recortes.

Foto:

Foto: Cortesía de Minhacienda

Por: Política
19 de diciembre 2018 , 07:40 p.m.

Si bien a última hora el Gobierno logró sacar adelante algunos proyectos claves en el Congreso, el primer periodo de la legislatura no fue favorable para el Ejecutivo ni para sus relaciones con el Legislativo. Esta situación plantea un panorama crítico, que tiene al presidente Iván Duque analizando salidas.

Tan pronto llegó a la Casa de Nariño, Duque planteó una nueva y prácticamente inédita relación con el Congreso, al no aceptar participación de los partidos dentro de su equipo de Gobierno, por considerar que esto podría ser leído por la opinión pública como la entrega de ‘mermelada’ (dádivas) a cambio de apoyo.

Este fue para muchos el principal obstáculo que llevó al Gobierno a un pobre desempeño legislativo.

En un sistema democrático es imposible desarrollar bien un Gobierno si no hay unos acuerdos mínimos entre Legislativo y Ejecutivo”, aseguró el senador liberal Luis Fernando Velasco.

Las críticas también llegaron desde los partidos afines a la Casa de Nariño, que argumentan no sentirse representados. “Somos un partido de gobierno al que no le impulsan sus proyectos, al que no le avalan sus propuestas y tenemos muy poca interlocución con los ministros”, dijo el senador conservador Efraín Cepeda.

Uno de los hechos más protuberantes de esa crisis ocurrió con la reforma tributaria. Esta iniciativa no solo quedó reducida a la mitad y con muy pocos de los puntos que llevaba el Ejecutivo, sino que castigó duramente la aprobación y la favorabilidad del presidente Duque, llevándolo a niveles de desaprobación superiores al 60 por ciento.

Luego vino el hundimiento de la reforma de la justicia, hecho al que el Gobierno asistió con resignación, como lo dejó ver el jefe de Estado al afirmar días antes del hundimiento que “si la reforma pierde su esencia (...) le pediré al Congreso que no siga con su trámite”.

El siguiente golpe vino la semana pasada, cuando la reforma política perdió su columna vertebral: las listas cerradas, que era la carta con la que se buscaba acabar con muchas de las prácticas de corrupción que se dan en la política.

Y el debate del proyecto que reforma el sector TIC, al que el Gobierno le había puesto mensaje de urgencia y lo había incluido dentro de las sesiones extras, quedó aplazado para el 2019, al no encontrar consenso en el Congreso.

Anticorrupción

De los siete puntos que hicieron parte de la consulta anticorrupción y que luego se convirtieron en proyectos y reformas, tres ya se hundieron; dos están cerca de ser realidad y el resto están a medio camino.

Aunque Duque dijo en septiembre pasado que esperaba que los proyectos estuvieran aprobados “en diciembre”, la realidad fue otra. No prosperaron la propuesta de congelar el salario de los altos funcionarios del Estado, el proyecto que establecía mayor rigurosidad en la rendición de cuentas de los congresistas y el que proponía que los presupuestos públicos se discutieran en audiencias públicas.

Las únicas iniciativas de este paquete que han tenido avances significativos son la que quita los privilegios de cárcel especial a los condenados por actos contra la administración pública y la que permite que los delitos de corrupción no prescriban, las cuales fueron incluidas en otro proyecto de la Fiscalía al que solo le falta un debate.

Y proyectos claves como la prórroga a la ley de orden público, que le da herramientas al presidente para hacer diálogos de paz; la ley de financiamiento y la reforma política, en ello el Gobierno tuvo que emplearse a fondo para que fueran aprobadas en el Congreso, las dos últimas terminaron maltrechas.

De las iniciativas de los partidos se avaló la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, la norma que establece el tejo como patrimonio cultural y la llamada ley de regiones, que fue impulsada por los gobernadores.

El semestre también fue prolífico en debates de control político. Los más sonados fueron el que puso en el tablero los sobornos de Odebrecht en Colombia, al que estuvo invitado el fiscal Néstor Humberto Martínez, y el debate de moción de censura al Minhacienda, Alberto Carrasquilla, por los llamados bonos de agua, que finalmente no prosperó.

Para recomponer el camino, el Gobierno anunció que en enero hará una cumbre con los partidos, en la que espera trazar el derrotero del siguiente periodo legislativo.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA