Opinión

Un ‘poquito’ de infidelidad

 La gente tiene diferentes opiniones sobre qué es ser infiel, según distintas culturas y religiones.

22 de julio 2018 , 11:29 p.m.

Uno de los secretos mejor guardados alrededor del mito de los cisnes como símbolos de amor y fidelidad para toda la vida ha salido finalmente del clóset: entre esas aves hay adúlteros crónicos cuyas actividades, por razones misteriosas, se habían mantenido en silencio hasta ahora.

¿Quizás para no destruir el mito? ¿O para no darles razón a los mujeriegos que defienden la idea de que el género humano es naturalmente polígamo? O, como parte natural de la infidelidad, los cisnes son maestros del engaño. ¿De otra manera, como pudieron mantener el secreto por tanto tiempo?

Aunque todavía quedan un par de especies que se pueden usar como precedentes del experimento humano en monogamia, como los buitres negros, un par de especies de ratones y una de simios, el descubrimiento de que los cisnes no son todos amantes constantes hace más difícil presentar la fidelidad como condición natural de las uniones humanas.

La vida nos enseña que los humanos no son buenos en la práctica de ser fieles. Aunque no es fácil compilar datos confiable sobre cuanta gente les pone los cuernos a sus parejas, precisamente porque infidelidad y mentiras van juntas, hay estadísticas que varían entre el 30 % y el 70 %. La gente, además, tiene diferentes opiniones sobre qué es ser infiel, según distintas culturas, religiones, costumbres y conveniencia personal. Hoy en día, las oportunidades de sexo ilícito se han multiplicado con sitios como Tinder y muchos otros para hacer citas y organizar encuentros que facilitan la posibilidad de sexo extramarital.

En esta época de redes sociales y comunicación digital es más difícil apuntar a lo que constituye engaño. En un artículo que escribí no hace mucho para Portafolio sobre ‘Infidelidad por internet’, incluí, entre otras, las siguientes preguntas:

¿Enviar mensajes sexis en el internet o sexting es infidelidad? ¿Mirar pornografía? ¿Mantener contacto con antiguos exnovios o examantes? ¿Usar aplicaciones para hacer citas? ¿Chatear y desarrollar una relación platónica con alguien que no es la pareja? ¿O es solo cuando involucra actos sexuales explícitos y personales con alguien que no es la pareja?

Cada cual responde a su manera. Lo que puedo decir con certeza es que la incidencia de infidelidad ha ido creciendo durante las últimas décadas, al igual que las tasas de divorcios donde la infidelidad es la causa. Los hombres siguen siendo los más infieles, pero la prevalencia ha aumentado entre las mujeres en un 40 % y hay más y más uniones destruidas por el uso subrepticio de pornografía, por una relación digital puramente emocional sin contacto sexual, o por coqueteos virtuales con alguien más.

Lo que puedo decir con certeza es que la incidencia de infidelidad ha ido creciendo durante las últimas décadas, al igual que las tasas de divorcios, en las cuales la infidelidad es la causa

Lo curioso es que a pesar de que, como dice la autora del libro Reconsiderando infidelidad, estamos “comiendo las manzanas prohibidas con más hambre que nunca”, y de que la actitud pública es más tolerante respecto a asuntos como sexo antes del matrimonio u homosexualidad, la desaprobación general contra el adulterio se mantiene y sigue siendo ilegal y pecado en muchos países.

Esta no es una defensa a la infidelidad, ni mas faltaba. Es un reconocimiento al hecho de que la definición se está complicando porque la era digital ha expandido las posibilidades de interacción entre la gente y la gama de encuentros fuera de la norma. Es lo que ahora llaman “microengaño”, en el que la explicación de quienes participan en esas relaciones es: “pero solo ocurrió en internet”. Los especialistas, sin embargo, están encontrando que esa excusa no disminuyen la rabia, el shock y la desilusión que acompañan la duplicidad.

Con o sin el potencial de adulterio que ofrece internet, hay consejos que no cambian: una buena manera para manejar el asunto es que ambos miembros de la pareja decidan qué significa infidelidad para ellos, establezcan las reglas y luego respeten esos límites.

CECILIA RODRÍGUEZ

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA