Editorial

Liberación en Venezuela

El fiscal Saab anunció que esta semana vendrán más liberaciones. Ojalá. Es lo natural y lo justo.

04 de junio 2018 , 12:07 a.m.

Lo que parecía otra de esas promesas para calmar las aguas, como fue la liberación de presos políticos, hecha por Nicolás Maduro apenas pasada la polémica elección del 20 de mayo, esta vez está resultando realidad, aunque con división de opiniones.

El hecho es que entre viernes y sábado de la semana pasada, ante la presidenta de la Comisión de la Verdad y, a su vez, de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez; del fiscal general, Tareck Saab; y dos de los garantes de las liberaciones, el gobernador del estado de Anzoátegui, Antonio Barreto Siria, y de Pedro Pablo Fernández, dirigente del partido Copei, en tandas de 40 personas el régimen liberó a 80 presos, con el propósito de ofrecer la mano a la oposición en busca de un diálogo, y tal vez para enviar un mensaje hacia el exterior, pues Venezuela está cada vez más sola.

Entre quienes han tenido la suerte de cobrar la libertad, que jamás debieron perder, están el exalcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, los diputados Gilber Caro, Renzo Prieto y Wílmer Azuaje, y el general retirado Ángel Vivas.

El fiscal Saab anunció que esta semana vendrán más liberaciones. Ojalá. Es lo natural y lo justo. Puede ser un buen paso, si Maduro quiere en realidad tender puentes y buscar aliviar un poco la difícil e insostenible situación política y social a la que ha llevado a su país. Es una buena noticia, sobre todo allá donde escasean. Por eso, Henrique Capriles afirmó: “La libertad debe ser un motivo de alegría para todo el país. (…) Venezuela anhela la libertad de todos aquellos que luchan por ella”.

La ONG venezolana Foro Penal, sin embargo, dice que varios de los liberados no son opositores y que son unos 350 los detenidos como presos políticos.

Delcy Rodríguez le decía al grupo del sábado, mientras eran liberados: “Hay que apartarse del odio y la intolerancia, hay que buscar las vías democráticas y pacíficas”. Bonitas palabras, pero deben ser dirigidas a su propio jefe. Esa debe ser la política que impere en el régimen.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA