Editorial

El ‘atentado’ a Maduro

El incidente es una perfecta cortina de humo para poner a hablar a los venezolanos de otra cosa.

07 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Muchas son las dudas que quedan sobre lo sucedido el sábado en Caracas durante la parada por los 81 años de la Guardia Nacional. Según la versión oficial, dos drones explotaron en un atentado contra el presidente Maduro, los autores materiales fueron detenidos en “flagrancia” y los autores intelectuales hay que buscarlos en “la ultraderecha” de Bogotá y Miami.

Sin embargo, un desconocido grupo, autodenominado Soldados de Franelas, se atribuyó el supuesto ataque, y autoridades no descartan que tenga relación con Óscar Pérez, el policía rebelde ejecutado en enero, no obstante su rendición.

No había pasado mucho tiempo desde que fue evacuado de la tarima y la investigación apenas si arrancaba, y ya un Maduro desorientado culpaba al saliente presidente Santos en una delirante alocución en la que dejó clara su obsesión por responsabilizar a Colombia de todo lo malo que ocurre en su país. Santos le respondió que estaba haciendo cosas mucho más importantes: bautizar a su nieta.

La salida de la pavorosa crisis venezolana no implica soluciones violentas, ni intervenciones militares ni mucho menos magnicidios.

Los efectivos que salieron despavoridos corriendo de la parada militar en lugar de proteger al líder de la revolución ya deben de ir llegando a Cúcuta, se burlaban ayer en un famoso portal satírico venezolano.

Más allá de que se compruebe si fue un atentado o no –de lo cual quizás jamás nos enteraremos, pues la fecha ya empezará a formar parte del relato épico de la revolución–, desde estas páginas hemos insistido en que la salida de la pavorosa crisis venezolana no implica soluciones violentas, ni intervenciones militares ni mucho menos magnicidios. La democracia tiene sus herramientas, y a través de un diálogo honesto se podría maniobrar en una situación que el mismo Maduro ha calificado de “fracaso de todos los modelos productivos propuestos”.

Por ahora, el incidente es una perfecta cortina de humo para poner a hablar a los venezolanos de otra cosa y no de la inflación de un millón por ciento ni de lo inútil de quitarle cinco ceros al bolívar. Como si eso calmara el hambre o paliara la miseria de uno de los países más ‘ricos’ del mundo.

editorial@eltiempo.com

Nicolás Maduro

Este es el momento en el que es interrumpido el discurso de Maduro, en un acto militar en Caracas, luego de unas fuertes explosiones.

Foto:

Foto tomada de la tv venezolana

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA