Editorial

Basuras y vandalismo

Con el mismo ímpetu con que hoy se reclama la recogida de basuras debería evidenciarse el civismo.

08 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

El Gobierno de Bogotá completa ocho días de rifirrafe con la empresa estatal de aseo Aguas de Bogotá, que, antes de desaparecer definitivamente –fruto de la entrada de nuevos operadores la próxima semana–, sumió a media ciudad en una emergencia sanitaria por no recolectar las basuras en 12 localidades, afectando con ello a por lo menos 3 millones de personas.

Aunque la situación se ha ido superando, las razones que la originaron quedaron relegadas a un segundo plano: los argumentos de los sindicalistas para promover la huelga y las explicaciones de la Administración para evitarla se refundieron en medio de señalamientos mutuos, candidatos que han aprovechado la coyuntura para hacer proselitismo y acciones vandálicas que, lejos de contribuir a superar el conflicto, derivaron en indignación colectiva.

No hay que llamarse a engaños: lo que sucede es fruto de una confrontación que comenzó antes de la posesión del alcalde Peñalosa. Sectores de la izquierda radical, encabezados por el progresismo, el Polo Democrático –de ingrata recordación tras el saqueo del que fue víctima la capital– y otros, han ejercido una oposición sin cuartel al Gobierno. Lo cual no tendría nada de extraño en el juego de la política, siempre y cuando no se apele a vías de hecho. Y Aguas de Bogotá fue el detonante: 3.000 trabajadores con un futuro laboral incierto, 19 sindicatos aupándolos a protestar y una acción criminal (sabotear los camiones) le pusieron presión a un alcalde que, hay que decirlo, debió prever que algo así podría pasar. ¿No vio las señales?

La emergencia por el cúmulo de desechos en Bogotá fue reemplazada por la indignación
que generan las acciones vandálicas recientes.

Y no es que los trabajadores no tengan derecho a reclamar, lo condenable es que lo hagan por la vía de dejar a los ciudadanos sin un servicio que, como su nombre lo indica, constituye un bien imprescindible y no puede convertirse en caballito de batalla de nadie. Harían bien los movimientos que, según la Administración, están patrocinando las manifestaciones violentas en aclarar si respaldan tales acciones como medio de protesta.

Lo deseable a estas alturas es que la situación se normalice, los ánimos se calmen y la gente contribuya con paciencia y responsabilidad a no agravar el problema.

Pero, como de toda crisis hay que sacar lecciones, vale la pena señalar que una de ellas ha sido la confirmación de que Bogotá y el país en general carecen de una verdadera política de reciclaje. No es una novedad. La inundación de desperdicios en varios puntos de la ciudad confirma que ni la gente colabora ni son claros los mecanismos para que lo haga. Las campañas han tenido poco impacto, y la indiferencia frente al tema es preocupante. Si con el mismo ímpetu con que se reclama la recogida de desperdicios se evidenciaran la voluntad y el civismo para disponer del material aprovechable, emergencias como esta serían más manejables.

De ahí la expectativa ante lo que se espera del nuevo modelo de aseo, que bien podría representar una apuesta definitiva en este sentido. Está previsto que los operadores solo podrán disponer del material no aprovechable, mientras que las bolsas blancas deben quedar para el reciclador. De todos depende garantizarles a ellos su sustento diario y el de sus familias. ¿Seremos capaces?

editorial@eltiempo.com

Fuertes protestas en Álamos por acumulación de basuras en las calles

En los últimos seis días 3,2 millones de bogotanos han tenido que vivir en medio de basura acumulada en las calles.

Foto:

Cortesía Marco Antonio Alfonso Ortiz

Fuertes protestas en Álamos por acumulación de basuras en las calles

Las localidades de Engativá y Barrios Unidos son las más afectadas en toda la ciudad.

Foto:

Cortesía de Marco Antonio Alfonso Ortiz.

Fuertes protestas en Álamos por acumulación de basuras en las calles

Adicionalmente, muchas personas se quejan por los malos olores y los peligros a los que, especialmente, los niños están expuestos con esta acumulación de desechos en las calles.

Foto:

Cortesía de Marco Antonio Alfonso Ortiz.

Fuertes protestas en Álamos por acumulación de basuras en las calles

Durante toda la madrugada, varios camiones de basura recogieron los desechos de la comunidad y limpiaron la avenida Mutis luego de la conflagración.

Foto:

Cortesía de Marco Antonio Alfonso Ortiz.

Fuertes protestas en Álamos por acumulación de basuras en las calles

Tras las manifestaciones no hubo personas heridas. Por su parte,TransMilenio ya se manifestó y rechazó la quema del bus del SITP.

Foto:

Cortesía de Marco Antonio Alfonso Ortiz

Fuertes protestas en Álamos por acumulación de basuras en las calles

Según las autoridades, el estado de emergencia sanitaria estará activo hasta el próximo lunes 12 de febrero.

Foto:

Cortesía de Marco Antonio Alfonso Ortiz.

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA