Opinión

¡Hombre Antioquia, qué vergüenza!

El gobernador de Antioquia y el alcalde de Medellín, enfrentados por Hidroituango.

11 de octubre 2018 , 11:53 p.m.

Yo te demando, tú me demandas, nosotros nos demandamos… ante los ojos de un país con tantos problemas, ante la mirada de algunos que no quieren a los paisas y encuentran buenos motivos para decir “véalos, ahí están pintados”. El gobernador de Antioquia y el alcalde de Medellín están enfrentados por Hidroituango. ¿Por Hidroituango? El doctor Luis Pérez dijo en su informe a la Asamblea Departamental sobre los supuestos errores constructivos de esta mega obra: “mala tos se le siente al perro”… Y yo repito: sí, señores, este perro “tiene mala tos”, está afectado por los malos vientos del orgullo, del deseo del protagonismo, de las verdades a medias, de los ¿rencores?, de los ¿agravios no sanados en los fragores de las campañas electorales?

En una de las primeras declaraciones del gobernador Luis Pérez cuando estalló el problema de Hidroituango, este dijo ante las cámaras: “Cómo es que EPM no ha dicho cuánto va a durar esta situación” (palabras más palabras menos), yo me dije: “¿cómo así?, aquí qué pasa, si esas afirmaciones no sirven sino para echar leña al fuego en un momento tan crítico, se le fueron las luces al gobernador, lástima porque ha venido haciendo una excelente gestión y esta actitud no es la que le corresponde…”. No me imaginé que las cosas siguieran el mismo curso –gobiernos de Medellín y Antioquia enfrentados hasta llegar a una demanda mutua–. Y todo en torno a la empresa pública que ha sido orgullo de Colombia a lo largo de 63 años.

Esta semana el gobernador dio a conocer los resultados de una investigación contratada por él a la Universidad Nacional, donde se señalan 8 errores constructivos en el desarrollo de este proyecto que suministrará el 17 por ciento de la energía de Colombia. El gerente de EPM de inmediato citó a los periodistas una vez más y nos dijo “no conozco el informe; no nos ha llegado (¡!) y en noviembre tenemos los resultados de la investigación contratada por nosotros a la empresa chilena Skava Consulting para que realice un análisis causa raíz de lo que ocurrió y que nos permitirá debatir con argumentos técnicos. No estamos evadiendo nada, pero sí pedimos que la discusión se dé sin calumnias y con cordura”.

El gerente de EPM llegó a la rueda de prensa acompañado de altos funcionarios de Integral –firma diseñadora–y dieron a la prensa nacional explicaciones, aparentemente convincentes, frente a los errores señalados por la Universidad Nacional. Por ejemplo, sobre el tercer túnel, el que se taponó y ocasionó toda esta tragedia, el informe del gobernador dice que este túnel fue hecho sin los suficientes estudios técnicos y con materiales inadecuados. EPM y su equipo reiteran que tiene las mismas calidades que los otros dos túneles que funcionaron muy bien por 4 años y “que el estado de ellos es impecable”. Luis Fernando Restrepo, ejecutivo de Intregral me dijo: “Los diseños se hicieron acorde con las prácticas internacionales. Tenemos la frente en alto. EPM jamás ha fallado en sus altos estándares técnicos”.

Ante la pregunta ¿hubo serios errores constructivos y en el manejo de las contingencias?, hay que esperar y cotejar estudios técnicos. Es posible que se encuentren errores, pero me parece triste y grave que se esté lapidando a EPM, tratándola como si fuera una empresa corrupta cualquiera y dañando una imagen que ha construido con calidad y compromiso, hasta el punto que acaba de obtener, entre 80 empresas de América Latina, el premio al Mejor índice de satisfacción del cliente Cocier Asocodis.

Creo, sin embargo, que fue un error de la empresa haber aceptado que, así fuera por decisión propia, algunos funcionarios se sometieran a pruebas del polígrafo para encontrar culpables de filtraciones de informes que, entre otras cosas, no tienen nada que ver con Hidroituango. En un ambiente de confrontación con su socia –la Gobernación de Antioquia– dieron papaya. También pienso que es un error vender la participación en ISA porque todo lo que tenga que ver con privatización de servicios relacionados con agua y energía es nefasto hacia el futuro y me parece que esta es una decisión facilista como lo fue la venta imperdonable de Isagén, con la bendición de la Alcaldía de Medellín, que ahora también hecha el cuento a los concejales para vender las acciones de ISA.

Pero, como lo dije alguna vez en esta columna, sigo creyendo que EPM es una empresa motivo de orgullo para los colombianos y que debemos proteger como un gran patrimonio de todos.

SONIA GÓMEZ

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA