Opinión

¿Cómo va la reincorporación de la Farc?

Si la Farc es una comunidad, ¿por qué insistir en una política de reincorporación individual?

29 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

En febrero de este año asistimos con asombro a la “última marcha” de las Farc. Las imágenes de los guerrilleros que desde los lugares más recónditos del país se trasladaban a las zonas veredales en lanchas, buses o camiones, le dieron la vuelta al mundo marcando así un punto de inflexión en el proceso de paz. Su irreversibilidad se hizo tangible. Concentrándose en las 26 zonas, las Farc dejaban de ser una guerrilla móvil e iniciaban su tránsito a la vida civil.

Ese mismo mes, Jean Arnault, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas y jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, dirigió una carta a los miembros de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final (Csivi) manifestando su preocupación en relación con el cese del fuego, la dejación de armas y la reincorporación de la Farc. Arnault, de manera muy justa y sensata, transmitió el clima de preocupación entre los miembros de la Farc en relación con su seguridad jurídica (amnistía y futura Jurisdicción Especial para la Paz, JEP), socioeconómica (proyectos productivos) y física. Y alertó sobre el desafío que implicaba para el país que las Farc entregaran las armas sin avances tangibles. La respuesta del Gobierno no se hizo esperar. En una carta, la canciller María Ángela Holguín y el entonces alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, se mostraron en desacuerdo con Arnault y acto seguido le transmitieron, muy secamente, los avances en la materia.

Los hechos presenciados en estos últimos nueve meses han demostrado que las preocupaciones de la Farc transmitidas por Arnault eran legítimas y oportunas. Muchos excombatientes todavía esperan su amnistía; algunos sectores del Gobierno, del Congreso y de la Corte Constitucional quieren que de la JEP acordada en La Habana no quede sino el nombre; los proyectos productivos todavía no alcanzan a satisfacer las necesidades de la Farc y, desde la firma del Acuerdo del Teatro Colón, ya han sido asesinados 25 excombatientes y ocho familiares de exguerrilleros. Eso sin contar los asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Sectores del Gobierno todavía no entienden que la reincorporación de las Farc es la oportunidad para integrar los territorios en donde se generó el conflicto, justamente por haber sido apartados.

Jean Arnault volvió a lanzar la voz de alerta en el reciente Encuentro Nacional Colombia 2020. Allí, ya con cifras en la mano y hechos palpables, reiteró las principales preocupaciones en relación con la reincorporación. “Es la ausencia todavía de perspectivas certeras de reintegración productiva a largo plazo lo que más afecta la confianza de los exguerrilleros en la reincorporación”, afirmó Arnault. Y a renglón seguido enumeró lo que él considera son los principales desafíos: no existe todavía un plan global de reincorporación; solo el 45 % de los miembros de la Farc permanece en los espacios territoriales; no ha sido posible que la Farc tenga acceso a la tierra. Esto último, en un partido en donde el 66 % de sus miembros es de origen rural y el 60 % tiene interés en actividades agropecuarias en granjas integrales –según datos del primer censo socioeconómico–, no deja de ser sorprendente.

Esta vez, también, la reacción del Gobierno fue inmediata. El recién nombrado alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, afirmó que estas observaciones habían sido “injustas” y que las reservas debieron haberse planteado por los canales diplomáticos. Pero cabría preguntarse si las Naciones Unidas, como verificadoras de la reincorporación, no pueden dar a conocer un balance sobre el tema, entonces ¿cómo saber lo que realmente está pasando?

Ahora, que no haya un plan global de reincorporación quedó evidenciado en el discurso de Joshua Mitrotti, director de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, en ese mismo encuentro. En su intervención, Mitrotti dijo: “Hay una suposición que me parece que es incorrecta y es pensar que la reincorporación solo ocurre en los espacios territoriales. Eso sería condenar, primero, a la Farc a ser un gueto, a estar completamente aislados de los mercados nacionales y a vivir en pobreza”.

Es evidente que en este proceso se quieren calcar experiencias previas en materia de reincorporación. Sabiendo que la Farc es en efecto una comunidad, como lo expresó el mismo Mitrotti, ¿por qué seguir insistiendo en una política de reincorporación individual? Es un craso error creer que un conflicto armado tan largo como el colombiano pueda ser resuelto de esa manera.

Sectores del Gobierno todavía no entienden que la reincorporación de las Farc es la oportunidad para integrar los territorios en donde se generó el conflicto, justamente por haber sido apartados, aislados, periféricos, marginados, “tierras de nadie”, territorios salvajes, entre otras denominaciones. La idea no es que la Farc se vaya de esos espacios porque está aislada, la idea es que estos territorios dejen de ser aislados. ¿Que integrarlos toma tiempo? Pues es la mejor oportunidad que ha tenido Colombia para comenzar a hacerlo.

El debate no puede ser si los excombatientes pueden abandonar o no los espacios territoriales. ¿Cómo negarle a un exguerrillero que visite a su familia o que viva en otro lugar? El meollo del asunto es que la Farc se quiere reincorporar de forma colectiva en sus territorios, porque en 50 años acabó creando una subcultura y porque muchos de sus integrantes son de origen campesino, y lo que saben y quieren hacer es cultivar la tierra. Es su derecho.

SARA TUFANO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA