Opinión

Posesión

Duque siempre dice lo que hay que decir. El Centro Democrático asiente pero no lo escucha.

10 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Es, en efecto, una posesión: un intento de posesión. Porque una entidad desencarnada, que se hace llamar “el Centro Democrático” como haciéndonos un guiño, está tratando de tomarse el mapa entero de una vez. Y no parece interesado en ahondar la democracia, sino en ganarse un juego lleno de reglas estorbosas –y de cortes y de mamertos– que desde el 26 de febrero de 2010 han estado impidiéndoles el predominio. Yo no recuerdo una oposición tan irracional como la que hizo el Centro Democrático en estos años. Yo no recuerdo, ni en las peores páginas de nuestra historia ni en las memorias de la violencia bipartidista, un partido de gobierno capaz de publicar un aviso contra el gobierno pasado, aquí en EL TIEMPO, el 7 de agosto feliz en el que el presidente de su entraña va a tomar juramento.

Yo no recuerdo otro discurso tan burdo, tan contraproducente, tan violento –el expresidente Uribe, jefe del Centro Democrático, lo llamó “necesario” en un corrillo grabado por Noticias Uno–, como el discurso que leyó el martes el presidente del Senado luego de tomarle juramento al presidente Duque. Era su momento para hablarle al mundo, pues acá estamos, pero el senador Macías, que hasta hace poco propagó la idea de que en el 2018 Santos entregaría el gobierno a las Farc, prefirió conseguir las ovaciones de su país, de su barra: “¡Uribe, Uribe!”. Y lo hizo a modo de panegírico uribista, como explicándonos que el bien del Estado es la gloria de su expresidente, pero sobre todo a manera de ajuste de cuentas, de desquite, plagado de cifras sueltas y condenas borrosas: “¡Apártate, Santos!”.

Presidente Duque, no es a los que no votamos por usted a quienes tiene que convencer de firmar un pacto por Colombia: es a su propia bancada.

¿Y después qué pasó? Hoy pocos lo recuerdan, pero el presidente Duque dio un discurso como un empate a ceros en el que insistió en gobernar sin espejos retrovisores, en superar los odios, en buscar una nación más allá de la violencia. Duque siempre dice lo que hay que decir, pero como que no se le oye, como que solo nos lo tomamos en serio los que asumimos que no existen clanes ni políticos por encima de la democracia. El Centro Democrático asiente pero no lo escucha. El Centro Democrático vive en la oposición. Ya ha aclarado la vicepresidenta Ramírez, que también habla la lengua del Estado, que no es lo mismo el Gobierno que el partido del uribismo. Pero, en el video de Noticias Uno, la senadora Valencia, risueña, se toma la frase como una licencia para seguir jugando al policía bueno y el policía malo y oponiéndose a lo que pasó.

Yo no recuerdo –quizás me falten un par de gobiernos para ser un viejo– un 7 de agosto como este. Yo no recuerdo una posesión entre un vendaval más efectivo y más diciente que cualquier marcha por la paz. No parecía un primer día de nada, sino una lánguida reunión de exalumnos: “¡Bienvenida, Promoción 2006!”. Parecía una fiesta de cumpleaños, con magos, payasos y colados, en la que pocos celebraban al que estaba cumpliendo. Y sí, a toda hinchada le cuesta creer que el mundo sea más que su equipo: “¡Equidad, Equidad!”. Y a todo necio le sirven los likes de las redes para morir engañado en su ley. Pero aquí no está en juego ningún juego, sino una sociedad mucho más grande que el uribismo: solo uno de los países del país, por ejemplo, se empeña en negar el conflicto.

Dicho de otro modo, presidente Duque, no es a los que no votamos por usted, pero que respetamos su figura porque creemos en el Estado de derecho, a quienes tiene que convencer de firmar un pacto por Colombia: es a su propia bancada, que ha tenido todas las garantías para ser mezquina y que sin reparar en las cámaras de Noticias Uno se ríe de la consulta anticorrupción que dice apoyar, a la que hay que persuadir para que se una a esta lucha por lo mínimo que el diccionario llama democracia.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA