Opinión

Fuerzas de honor

El prestigio es banalidad y engaño; el honor es ética.

28 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

“El soldado que estudia los elementos del arte de la guerra; que se penetra de las leyes militares, y lo que vale más, que las observa en público y en privado; que del mismo modo obra con testigos que en soledad; que es fiel, sumiso, activo, celoso, obediente, infatigable, ese es el soldado de honor” (Caldas, 1814)”.

Nadie mejor que el Sabio Francisco José de Caldas para expresar la profundidad del honor militar, el más grande de todos los honores. El Libertador Simón Bolívar dijo al respecto también: “Dichosísimo aquel que corriendo por entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto”.

Suele confundirse el prestigio con el honor; el primero es un imaginario, consiste en lo que piensan los demás de otro, es la reputación y la fama. El segundo es transparencia, es actuar correctamente, es aplicar en la vida diaria quizás la más importante de las reglas del Código de Honor del Soldado Colombiano, plasmado en el Manual Fundamental 1.0 ‘El Ejército’, de la doctrina Damasco: “La ética es mi única regla para tomar decisiones”.

La más importante de las reglas del Código de Honor del Soldado Colombiano: “La ética es mi única regla para tomar decisiones”.

El prestigio es banalidad y engaño; justamente, la raíz latina viene de la palabra praestigium, que significa truco o artimaña; el honor es ética. Existen hombres prestigiosos pero sin honor. Y también hay personas honorables cuyo buen nombre es vilipendiado, son desprestigiadas injustamente, y quienes se atreven a señalarlas faltan a la ética y, por ende, carecen de honor.

Harvey Weinstein, el famoso productor de Hollywood, caído a menos en los últimos meses, acusado por decenas de mujeres de abusar sexualmente, era un hombre prestigioso pero sin ética alguna, sin honor.

Martin Luther King fue un hombre con una vida honorable y ejemplar, un verdadero líder icónico del siglo XX que batalló en Estados Unidos en contra de la segregación racial y la pobreza, desafiando el statu quo. Sin embargo, sus críticos siempre quisieron desacreditarlo, lo querían hacer ver como un delincuente, como una amenaza para la sociedad. Fueron trece años de lucha intensa y humillaciones, con más de veinte arrestos, lo que finalmente desencadenó su asesinato el 4 de abril de 1968, a los 39 años de edad.

Qué línea tan delgada y frágil, y qué fácil es caer en la tentación de juzgar. Dice la Biblia: “La voluntad de Dios es que la vida honorable de ustedes haga callar a la gente ignorante que los acusa sin fundamento alguno” (1 Pedro 2:15).

Los soldados de tierra, mar y aire nadan en aguas profundas, se mueven entre las telarañas complejas que se entretejen en la carrera militar, llegando incluso a ofrendar hasta la propia vida para servir con honor a la patria.

¿Cuánto ha costado ser la institución más confiable y querida por el pueblo colombiano? Parafraseando a Churchill en su discurso inolvidable ante la Cámara de los Comunes el 13 de mayo de 1940, en los comienzos de la Segunda Guerra Mundial: “Nos costó sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”.

Las Fuerzas Militares de Colombia no pertenecen a partido político alguno, no defienden intereses personales, son el patrimonio vivo de la nación, son custodias y garantes de la democracia, la soberanía y la integridad territorial. Por ello seguirán vestidas de honor en el corazón de los colombianos, y ahí se van a quedar, con máxima fe en la causa y Dios en todas sus actuaciones. ¡Por siempre!

CORONEL PEDRO JAVIER ROJAS GUEVARA
* Agregado de Defensa Militar, Naval y Aéreo de Colombia en la R. P. China

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA