Opinión

Si lo dejan...

Duque debe sobreponerse a la iracundia furibista, al saboteo opositor y a los que exigen mermelada.

11 de agosto 2018 , 10:52 p.m.

El principal daño que el discurso del presidente del Congreso, Ernesto Macías, le hizo a su correligionario, el nuevo presidente, Iván Duque, no provino tanto del contenido de su alocución, que exponía muchas verdades sobre la cara más oscura del gobierno de Juan Manuel Santos. Provino de lo que las señoras bogotanas llaman ‘el tonito’, ese lenguaje agresivo y pirómano que tanto desafinó la música en un día en que el nuevo mandatario de los colombianos hacía un llamado a la unión, a que los grupos políticos fueran capaces de trabajar juntos en el logro de determinados objetivos nacionales, por encima de muchas diferencias que, ojo, Duque no pretende desaparecer porque forman parte del debate democrático.

El botafuegos de Macías casi opaca el discurso de tono republicano del Presidente: muchos medios le dieron más cubrimiento y despliegue que a la alocución de Duque, entre otras razones porque las noticias incendiarias suelen venderse más que aquellas –como el pronunciamiento del jefe del Estado que asumía– que contienen reflexiones y propuestas que exigen un esfuerzo de análisis.

Está claro desde ya que, para alcanzar sus objetivos como líder del país, en especial el de reemplazar la polarización hirsuta por un debate democrático de altura, Duque tendrá, antes que nada, que sobreponerse a quienes desde su propio partido, el Centro Democrático, lo invitan a atizar la conflagración. Ellos quieren –pero, por fortuna, parece que el mandatario no– poner el retrovisor antisantista con lupa y aplicar una política de tierra arrasada no solo frente a muchas cosas de la herencia que conviene cambiar, sino también ante aquellas que resultaron benéficas para el país.

Pero el nuevo mandatario también tendrá que salir airoso del saboteo opositor. Y no me refiero solo a Gustavo Petro y sus seguidores, que de entrada enviaron las señales más belicosas al acompañar la posesión con manifestaciones en contra de un gobierno que aún no comenzaba. Me refiero al frente amplio de opinadores de muchos medios que pasaron en estas semanas de erigirle estatuas de mármol a Juan Manuel Santos –reconociéndole lo bueno con exceso de lisonja y olvidando lo malo– a descalificar a Duque sin darle el más mínimo compás de espera.

Pero no son esos los frentes que más deben preocupar a Duque. Por muy cansón que resulte, es parte del juego democrático tener aliados que quieran ser más papistas que el Papa y opositores dispuestos a sabotear por igual lo que sirve que lo que no. Lo verdaderamente delicado es la otra oposición, esa soterrada que se está cocinando entre ciertos sectores del Congreso que acompañaron a Santos a cambio de galones enteros de ‘mermelada’ y hoy quieren poner a Duque contra la pared, para obligarlo a renunciar a su muy sana política de negarse a comprar el voto parlamentario a punta de cuotas burocráticas y contratos.

Es un hecho notorio que tres senadores de la cuerda de Germán Vargas y dos connotados ‘enmermelados’ de ‘la U’ se disponen, en la muy clave Comisión Primera de la Cámara alta, a atravesarse como palos en la rueda a las iniciativas del Presidente si no les dan su dosis de jalea. A eso se van a sumar algunos del Centro Democrático que también quieren su cucharada, mientras Petro se frota las manos pensando que, si Duque cede y abre las puertas a este festival de corrupción, el camino del exalcalde de Bogotá a la presidencia quedará pavimentado para 2022.

Ahí está el triple desafío que Duque deberá enfrentar desde el arranque de su mandato: aliados provocadores, enemigos pendencieros y aspirantes a amigos que plantean corruptas componendas. Vamos a ver si lo dejan gobernar. Pero vamos a ver también si el nuevo presidente tiene el talante para sobreponerse a estas amenazas.


MAURICIO VARGAS
mvargaslina@hotmail.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA