Opinión

La vida por encima de los partidos

¿Dónde se perdió el respeto por el otro? ¿Por qué se mata por una camiseta?

16 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Tomé un taxi conducido por un hombre de acento opita. O pita, o frena o esquiva. Para entablar diálogo, le pregunté qué opinaba de los partidos. Le bajó un poco el volumen a Darío Arizmendi, y sin el bonito “buen primooor” de la gente del Huila, sino más bien contrariado, me dijo que no hay de dónde escoger, que no hay partidos, que no hay lealtad sino intereses.

Afirmó que unos parlamentarios que eran uribistas antes decían que él era el mejor presidente, pero se volvieron santistas y entonces Uribe es el más malo. Y que el año entrante estarán con el que gobierne y Santos será de lo peorcito. Y agregó una frase de políticos en divorcio: “se acordará de mí”.

Le pregunté entonces si le gustaba alguno de los candidatos. “Me gusta Blanco”. Como ya casi hay más aspirantes que electores, pensé que había alguno de ese apellido. “¿Blanco?... No me suena”, dije. “Voto en blanco”, replicó. “El día que salgamos a votar en blanco en mayoría ponemos a temblar a todas esas castas políticas que se heredan los puestos y el país”. Y hablamos de los que aspiran a gobernar en cuerpo de delito ajeno.

¡Oh, lumbre de Oriente, / sol de eternos rayos!, / luce hermosa estrella / para Millonarios. Y si es santafereña, / pues los abrazamos.

¿Derecha o izquierda?, me arriesgué a preguntarle. “Por donde le sirva, señor”, dijo, tal vez en broma, mientras se pasaba al carril de Estados Unidos. “Vea que Trump sí es un berraco. A mí me gusta ese man. Es zafado a veces, pero es un duro, defiende su país y a su pueblo; primero su gente, y si sobra trabajo, para los que llegan. Y arma al pueblo para que se defienda. Aquí necesitamos un man así”. “¡Derecha!”, le dije. “Por donde diga el señor”, repuso mamando gallo.

Mientras yo pensaba que algo deben hacer los partidos y los dirigentes para devolverles la fe a los electores, pues el desprestigio es grande, le precisé el tema: “Está bien que hayamos hablado de política, pero yo le preguntaba al principio por los dos partidos de fútbol entre Millonarios y Santa Fe”. “Ah. Que se jueguen en paz. No paga que la gente se mate por una camiseta ni por un equipo. Es solo un juego”.

Y, ¡trump!, llegué, pero seguí pensando en el partido de mañana y las enormes medidas de seguridad que hay, como si fuera un encuentro sin árbitro entre uribistas y santistas.

¿Dónde se perdió el respeto por el otro? ¿Por qué se mata por una camiseta? ¿Por qué no podemos sentarnos todos, azules y rojos, verdes y rojos, rojos con rojos, del mismo modo y en sentado contrario?

¿Fue culpa de los otros partidos, los políticos, cuando la violencia liberal y conservadora de los años 50? ¿Culpa de las mafias cuando el narcotráfico se metió las canchas? ¿Viene de un resentimiento social?

Ya hemos llegado a que una final de fútbol se tenga que jugar con ley seca, como en día de elecciones, lo cual no debería ser, pues, con esta política de hoy, ya casi se necesita estar medio prendido para tomar la decisión de por quién votar.

La de mañana ha de ser una final bella, una fiesta deportiva, llena de emoción, pero sin odio. Somos iguales; debajo de la camiseta hay un estudiante con sueños, un buen hijo en cuyo cuarto hay un balón y un afiche, y sobre todo con un hogar. Ningún gol, ninguna estrella valen una vida. La vida está por encima de los partidos.

¡Oh, lumbre de Oriente, / sol de eternos rayos!, / luce hermosa estrella / para Millonarios. Y si es santafereña, / pues los abrazamos.

Yo veré el partido con varios santafereños, a quienes quiero, con su camiseta puesta.
Pero, partido aparte, políticos, futbolistas, barras, apacigüemos los espíritus. Los dirigentes nacionales deben dar ejemplo, aclimatar la paz a todo nivel. El día que nos sentemos rojos y azules a ver una final será porque este país es el mais grande do mundo. Lo mejor es que podemos. Demostrémoslo mañana.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com.co

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA