Opinión

Futuralia: barrio autosuficiente

Funciona desconectado de las redes de servicios públicos y tendrá energía a base de celdas solares.

07 de diciembre 2018 , 07:56 p.m.

Corren los días, y los problemas nacionales, en vez de resolverse, se complican. Y siguen pesando las corruptas acciones de la corrupta y poderosa Odebrecht. Conviene recordar que quien comenzó a sospechar que en dondequiera que estuviera la cuestionada entidad brasilera había corrupción fue el prestigioso controller Jorge Enrique Pizano. Angustiado, porque empezó a descubrir que en ciertos contratos con Odebrecht había gato encerrado, se comunicó con su presunto amigo, Néstor H. Martínez. El país conoció los temores de Pizano, quien, por sospechar demasiado, perdió el puesto.

Sus sospechas, sus temores, su destitución aceleraron el desarrollo de su enfermedad. Decayó su estado de ánimo, y un infarto acabó con su vida. Después del triste y doloroso final de un ciudadano tan admirable y tan respetable, se puede decir que el Fiscal General cayó en desgracia. Del debate que hubo en el Senado, salió con peor imagen. No obstante el inesperado apoyo de la senadora Paloma Valencia, quien entregó el video en el que aparece el senador Petro echando billetes entre un talego. A esos escándalos se deben sumar dos meses de huelga de estudiantes de universidades públicas porque el asunto del presupuesto no se resuelve. De remate, la terna que armó el presidente Duque para elegir fiscal ad hoc, la Corte la tuvo que devolver.

Para no pensar más en esos problemas, resolví completar esta nota con algún tema positivo o constructivo. Y ninguno mejor que conocer, o reconocer, lo que hacen los investigadores en el Centro Experimental Las Gaviotas, un paraíso tropical perdido en la inmensidad de las llanuras del Vichada.

Fundado hace 50 años por Paolo Lugari, un personaje mitad italiano, mitad caucano, cuya razón de ser y existir ha sido investigar, descubrir, construir, innovar, inventar. En 1974, Colombia fue noticia mundial porque, con láminas hechas y procesadas en Gaviotas, esta montó, en 544 apartamentos de Medellín, la instalación de agua caliente por energía solar más grande del mundo. Años más tarde, Gaviotas batió su propio récord porque, con esa clase de láminas, hizo la misma instalación en 5.000 apartamentos de Ciudad Tunal.

Gaviotas tiene un nuevo proyecto. Un barrio que funciona desconectado de las redes de servicios públicos y tendrá energía a base de celdas solares

En las profundidades del Vichada, “lejos de todo y cerca de nada”, investigadores de Gaviotas lograron transformar buena parte de esa sabana. Con semillas de pino tropical, que Lugari descubrió, comenzaron a hacer grandes plantaciones. Sembraron, en 8.000 hectáreas de tierra, 80 millones de semillas de pinos tropicales. A la vuelta de algunos años, aquello quedó convertido en una espesa selva.

Y, debajo de las raíces de los pinos, nació gran variedad de especies nativas. Hoy hay más de 200. Y, debajo de las especies nativas, brotó una corriente de agua cristalina, agua que se utiliza en Gaviotas. También la embotellan y la venden. Además, en medio de ese bosque, la gente de Gaviotas montó una fábrica para extraer de los pinos una sustancia llamada oleorresina, de la cual obtienen trementina, colofonia y aceite de pino energizado. Todo esto lo utilizan en Gaviotas, y lo que les sobra lo venden.

Gaviotas tiene un nuevo proyecto. Se llama Futuralia. Se trata de un barrio que funciona desconectado de las redes de servicios públicos: acueducto, electricidad, alcantarillado, tratamiento de aguas residuales. Este barrio autosuficiente tendrá energía a base de celdas solares; el agua se extraerá de pozos subterráneos, y habrá inteligente manejo de aguas lluvias. Para las aguas residuales habrá unidad de tratamiento.

Los inventores de este proyecto están seguros de que dieron en el clavo. Dicen que este funcionará como un relojito. Para que funcione se necesita que un alcalde, de una cabecera municipal, le ponga bolas y aporte un lote de 3.500 metros para construir 50 viviendas, que podrán costar, cada una, 50.000 dólares. Ojalá Futuralia sea pronto una realidad.

lucynietods@gmail.com

MÁS COLUMNAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA