Opinión

Miseria y comedia

'El orden del día' narra el trasfondo de opereta y de farsa que al final late en toda tiranía.

13 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Creo que muy pronto llegará a Colombia un pequeño y bellísimo libro francés, una joya, que se llama 'El orden del día' y que obtuvo en su país el premio literario más prestigioso y discutido de todos, el Premio Goncourt. También se ha traducido ya a varias lenguas y se vende como arroz en muchos países, y en media Europa lo consideran, casi de manera unánime, la revelación de este verano que está por terminar.

La sola cubierta es ya una imagen inquietante: un hombre de otros tiempos, en blanco y negro, sonriente y de frac y abrigo largo, sombrero a la mano, guantes de cabritilla, aferrado a unos documentos. Se trata del industrial Gustav Krupp von Bohlen und Halbach –suena tétrico, y lo es–, quien fue uno de los principales impulsores del desarrollo económico de la Alemania nazi. Uno de sus beneficiarios, digamos, uno de sus cómplices.

El libro, que es un libro muy raro escrito por Éric Vuillard, empieza de hecho así, con el relato de la reunión que en febrero de 1933 sostuvieron una veintena de ricos empresarios con Hermann Göring, uno de los jerarcas del nazismo. Allí se pactó la entrega y la rendición y el apoyo de la gran industria alemana al proyecto de Hitler, a cambio, eso sí, de los enormes beneficios económicos que corrieron a raudales en los años por venir.

Todo eso, claro, a costa de las expropiaciones, el despojo, la humillación, el envilecimiento, la infamia. Mientras los entusiastas aplaudían a rabiar, enloquecidos, hipnotizados, y muchos de los que no lo eran miraban para el otro lado, sobre todo aquellos que se estaban lucrando de esa quiebra moral y espiritual de una sociedad entera que marchaba feliz hacia el abismo, las banderas y las manos muy en alto: ¡que viva el líder, que viva el pueblo!

'El orden del día' es a la vez una novela, un cuento y una crónica: una demostración magistral de cómo la ficción, con sutileza, con las licencias que solo el arte tiene, puede contar la historia.

'El orden del día' es a la vez una novela, un cuento y una crónica: una demostración magistral de cómo la ficción, con sutileza, con las licencias que solo el arte tiene, puede contar la historia, el pasado, a veces casi mejor que la historia misma, o por lo menos con igual rigor y tanta o más intensidad. En ese sentido es también un ensayo: una reflexión sobre la miseria humana. La de ayer, la de siempre.

Y hay otra cosa que me fascinó al leerlo, y es la manera brillante en que muestra, narrando casi desde la anécdota el ascenso del nazismo al poder, el trasfondo de opereta y de farsa que al final late en toda tiranía, por no decir que en todo gobierno. Como si el poder engendrara no solo dramas y tragedias, que sin duda, sino también una triste comedia: un espectáculo ridículo a cual más; un espanto.

Es el caso de Hitler cuando en 1938 llega a Austria, donde lo esperan embelesadas las multitudes. Se va a consumar así uno de los más groseros manotazos que llevaron a Europa a la Segunda Guerra Mundial, ante el silencio cómplice de todos, con Francia y la Gran Bretaña a la cabeza. Apaciguando al monstruo para que no se atreva a atacar; dejando que el matón siga matoneando para que no se lance por fin a matar.

Hablo de este libro, 'El orden del día', pero podría prescindir de él, es un pretexto. Porque me interesa sobre todo hablar de ese instante que en el relato histórico parece grande y solemne, pero en la realidad es un sainete hecho de pequeñas intrigas, de miedos mediocres, de zalamería, de manos sudorosas. En Viena le tienen pavor al ejército alemán, su marcha triunfal se anuncia como el cumplimiento de las peores profecías.

Mientras, en la frontera entre Alemania y Austria, el ejército alemán es un desastre: un puñado de hojalata, una mentira. Hitler tiene que llamar al tren de un circo para que sus hombres puedan avanzar.

Eso es la historia, el tren de un circo. Y no se nos puede olvidar.

JUAN ESTEBAN CONSTAÍN
catuloelperro@hotmail.com

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA