Opinión

El dinosario

Berlusconi es todo menos un perdedor, y menos en la política, y menos en estas elecciones.

15 de marzo 2018 , 12:00 a.m.

Acaban de pasar, hace un par de semanas, las elecciones generales en Italia, de las que se supone que tenía que salir el nuevo gobierno de ese país. “Se supone”, digo, porque allí nunca se sabe nada, y menos cuando se habla de política. Bueno: ni allí ni en ninguna parte, la política es siempre una ruleta rusa, solo que con una pistola semiautomática. Pero lo cierto es que hoy todavía nadie sabe quién va a gobernar en Italia.

Y esa es otra de las tendencias de nuestro tiempo: la de los países que se quedan sin gobierno y no les pasa nada; de golpe incluso les empieza a ir mejor. Ya ocurrió en Bélgica hace unos años y en Holanda igual, también en España hace no mucho, y Alemania (¡Alemania!) estuvo así hasta ayer nomás: al garete, como se decía antes, con el piloto automático. Una amiga española me dijo: “Nunca habíamos sido más felices, qué nostalgia”.

En el caso de Italia el resultado de las elecciones fue más o menos el mismo que está dándose, como una abrasadora bola de nieve –porque es de nieve y es de fuego–, en toda Europa: movimientos demagógicos y radicales que se imponen a golpe de agitar su discurso contra la Unión Europea, contra las élites, contra los inmigrantes, contra los políticos. Y los que antes eran apenas una anécdota ahora están a punto de formar gobiernos.

Pero el otro fenómeno interesantísimo del caso italiano fue, como siempre, como desde hace décadas, el de Silvio Berlusconi, ‘Il Cavaliere’, Berlusca. Muchos lo dan como uno de los grandes perdedores de la jornada, pues su partido apenas obtuvo el 14 % de los votos y en cambio su aliado, la Liga Norte, el delirante movimiento de derecha de la Padania, sacó el 17 % y se quedó con la preponderancia de la coalición, digámoslo así.

Esa es otra de las tendencias de nuestro tiempo: la de los países que se quedan sin gobierno y no les pasa nada; de golpe incluso les empieza a ir mejor.

Berlusconi es todo menos un perdedor –y menos en la política, y menos en estas elecciones– pues va a ser el gran titiritero y el gran elector de quien llegue a gobernar, el que sea. Y si no, será el jefe de la oposición, con todas las cartas a la mano para desestabilizar al país y chantajearlo cuando se le dé la gana, mañana mismo, si quisiera. Como el dinosaurio de la bellísima novela de Augusto Monterroso, que siempre está allí.

Un tipo que debería de estar en la cárcel o por lo menos en el retiro gozando de su ilimitada fortuna, y al que sus enemigos, muchas veces con pruebas, han acusado de todo lo imaginable y lo inimaginable, casi como a un emperador del Bajo Imperio Romano: desde el estupro hasta el fraude, desde la satiriasis hasta la venalidad. Pero él se ríe siempre cínico, consciente de que nunca se irá.

Es más: cuanto más lo odian sus enemigos y más lo critican y más lo reseñan y más se ensañan con él, más fuerte se hace, mayores son sus golpes y mejores sus jugadas. Casi como si las graves acusaciones que le hacen desde hace años no solo no disuadieran a sus seguidores sino que incluso los persuaden de apoyarlo con más fervor y entusiasmo; como si allí hubiera una provocación y un estímulo, no un prontuario.

Pero también es que los enemigos de Berlusconi, todo hay que decirlo, hicieron de él una obsesión tóxica y malsana: lo alimentaron, le dieron vigencia, lo hicieron imprescindible sin quererlo, sin darse ni cuenta. Se preocuparon más por despreciarlo que por entenderlo y desactivarlo –por despreciable que sea–, y por eso él les gana y los humilla cada vez que quiere, sin que ellos hayan sabido nunca cómo reaccionar.

Porque se ciegan, y hacen cuentas alegres, y creen en quimeras y en sus vanas ilusiones, piensan con el deseo, cómo más... Cada vez están más convencidos de que ahora sí por fin, que ya salieron de él y que está muerto. Incluso se le burlan, y no es para menos.

Pero llega el día de las elecciones y el dinosaurio todavía estaba allí.


JUAN ESTEBAN CONSTAÍN
catuloelperro@hotmail.com

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA