Opinión

‘Nos llevó el patas’

Sí señor, se lo llevó y se lo va a seguir llevando, tal como vamos. 

06 de junio 2018 , 12:00 a.m.

Querido Jaime Garzón: el pasado viernes asistí por segunda vez a tu asesinato, esta vez por televisión. El jefe paramilitar Carlos Castaño no alcanzó a dar la contraorden, o esta no llegó a su destino, y los sicarios con seis balazos sobre tu camisa blanca cumplieron su cometido. Sin embargo, creí leer en su biografía que él no tuvo que ver con tu muerte. A lo mejor lo que quiso decir fue que él sí dio la orden de gatillarte, pero la decisión fue tomada por el estado mayor de los que sabemos. Con la vibrante dirección de Sergio Cabrera, y con un elenco que lo dio todo, RCN programó una versión de tu vida y obra, que conmovió a la audiencia, como tú solo sabías hacerlo. 

Sucedió lo que tenía que suceder. El día anterior a tu ejecución, le dijiste a Tuto una frase que está en boca de todos, de los vivos y de los muertos: “A este país se lo llevó el putas”.

Santiago Alarcón te retrotrajo a la vida, y por cerca de ochenta días te puso de nuevo a circular por la realidad colombiana, con tus airados reclamos acerca de cómo nadie hacía nada para sacar el país del infierno viviente en que la politiquería lo había convertido, y con tus amores circundantes entre las hermosas y glamorosas del jet set a las que avionaste, mostrándote como un robinhood popular y a la vez como un tumbalocas incorregible. Revivió también Alarcón con lujo actoral a los personajes de tu invención, en especial a Heriberto de la Calle, que se llevó todos los aplausos.

Entre tanto, sucedió lo que tenía que suceder. El día anterior a tu ejecución, le dijiste a Tuto una frase que desde hace muchos años está en boca de todos, de los vivos y de los muertos: “A este país se lo llevó el putas”. Sí, señor, se lo llevó y se lo va a seguir llevando, tal como vamos. En la primera vuelta presidencial ganó sobrado “el que dijo Uribe”, o sea el propio Uribe, a pesar del repunte de Sergio Fajardo, la alta votación por Petro y el casi que vergonzoso descalabro final del más honesto, del más experimentado, del más capaz, como lo catalogaba el inconsistente electorado, Humberto de la Calle, candidato del funesto liberalismo pero nadaísta en el fondo. Si en vez de hacerlo por el liberalismo se hubiera lanzado por el nadaísmo, y con el nombre de Heriberto de la Calle, con seguridad habríamos ganado.

Caricatura Pepón 1994

Caricatura de 'Pepón', publicada el 5 de febrero de 1994 en EL TIEMPO.

Foto:

Pepón

Ahora estamos pasando el sombrero para pagar el préstamo de financiación de su campaña, pues no alcanzó el mínimo votante para la reposición. Ante los resultados, el otro aplastado, Germán Vargas Lleras, por cuyo nombramiento en el gabinete de Santos se enfureció Uribe, reculó hacia su tolda. Y mira lo que pasó con los otros dos del triunviro defensor de la paz, que se suponían solidarios para la segunda vuelta, quedare quien quedara: Fajardo se dejó roblediar por el desbancado peliblanco –quien se quedó sin el pan y sin el queso–, y anunció voto en blanco. Lo mismo hizo De la Calle como una manera de votar por la contrapaz sin mayor reato de conciencia. La colecta pública de De la Calle que iba disparada se paró de repente. Y el encargado y enterrador de su campaña, doctor Gaviria, anunció sin vergüenza alguna que también acampaba, con liberalismo y todo, que no creo que le pare bolas, en las toldas del uribismo. Por lo menos su vicepresidenta, Clara López, anunció su consecuente voto por Petro.

Contra todas las expectativas y las encuestas, el No triunfó contra el Sí en el plebiscito sobre el acuerdo de paz. Queda esa expectativa para la segunda vuelta, cuando fajardistas y delacallistas no sigan el ejemplo de sus tutores y se decidan por Petro. En su columna de ayer, el nadaísta Eduardo Escobar defiende que entre dos males hay que escoger el peor. Y él escoge a Duque. Lo mismo valdría para escoger a Petro, no solo los que nunca votarían por el testaferro de Uribe, sino los abstencionistas que repudian la política, en particular los jóvenes que en su mayoría fuman marihuana y practican el amor libre, para que no vayan a terminar encarcelados, hospitalizados o estigmatizados. Te va mi abrazo de siempre, querido Jaime.

JOTAMARIO ARBELÁEZ
jotamarionada@hotmail.com

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA