Opinión

Dios, religión y ciencia

Ciertamente, los diálogos entre un creyente y un ateo son ilustrativos e interesantes.

14 de enero 2018 , 01:55 a.m.

Recientemente se efectuó en Bogotá un debate entre el sacerdote colombiano Gerardo Remolina, S. J. y el biólogo británico Richard Dawkins. El encuentro fue de gran altura intelectual, a pesar de las diferencias, casi siempre irreconciliables, entre la fe y el pensamiento científico. El tema de la controversia (¿es Dios una ilusión?) generó notable interés entre creyentes e incrédulos, por igual.

Dado el enorme interés que despertó este evento, que vi en diferido, ¿no deberían también promoverse, a nivel mundial, millares de debates, no con ateos y devotos, sino con eruditos de las grandes religiones? Las diferencias entre Dios, Alá, Jehová y Brahman son bastante menores que las existentes entre los panelistas de Bogotá. Pienso que tales debates serían muy provechosos. Encontré poquísimos ejemplos de eventos semejantes en Google o YouTube.

Las discrepancias conceptuales entre el padre Remolina y el doctor Dawkins son muchísimo mayores que las que podrían existir entre un prelado cristiano y un teólogo musulmán, ambos creyentes en seres metafísicos y profetas elegidos. Los intercambios entre pensadores de los distintos credos bien podrían contribuir a mejorar la tolerancia inter-religiosa.

El doctor Dawkins es el ateo más célebre del mundo. En particular, admiro su teoría de la forma cómo pudo haber comenzado y evolucionado la vida, que magistralmente presenta en ‘El gen egoísta’, la obra que lo convirtió en celebridad científica. De esta teoría obtuve las bases para formular mi propia interpretación biológica del renacimiento budista.

¿Qué relación existe entre inteligencia y religión? Muy poca. En 1983, Howard Gardner publicó su reconocida y controvertida teoría sobre las inteligencias múltiples, con la cual propuso siete expresiones diferentes y complementarias de esta cualidad humana.

Años después, en revisiones de su propuesta original, el doctor Gardner concluyó que sus siete alternativas no daban cabida a mentes tan brillantes como Charles Darwin y Alfred Russell Wallace, los proponentes de la teoría de la evolución de las especies por selección natural. En 1998 resolvió entonces agregar una octava forma de inteligencia que denominó inteligencia naturalista, “la capacidad para identificar y clasificar los componentes del entorno”.

En las evaluaciones de su lista de inteligencias, el doctor Gardner también consideró la posibilidad de agregar una ‘inteligencia religiosa’. Pronto, sin embargo, dejó de lado la sugerencia, pues el acto de creer en seres etéreos o metafísicos no demanda exigencias intelectuales suficientes para justificar tal adición. Creer siempre es una tarea sencillísima, cuando no ingenua.

El padre Remolina, sin duda alguna, posee suficiente inteligencia naturalista para aceptar, como lo reconoció en Bogotá, la evolución darwiniana. El sacerdote también considera razonable que el universo actual en permanente expansión tuvo que ser alguna vez, por

‘extrapolación retroactiva’, algo muy pequeñito y que en algún momento debió producirse la descomunal explosión conocida como 'big bang'. No hubo pues divergencias entre los dos panelistas de Bogotá en cuanto a evolución u origen del universo.

Es necesario anotar además que alrededor de algunas hipótesis de la física moderna, los legos solo podríamos repetir sus enunciados, sin esperar comprender las ecuaciones inescrutables que respaldan tales teorías. Para la gente corriente, ‘creer’ en tales ecuaciones (por ejemplo, la hipótesis de que “el universo es matemáticas” de sueco-americano Max Tegmart o las controversiales teorías de las cuerdas) difiere poco de creer en Dios, Alá, Jesús o Mahoma.

Las personas que carecen de los conocimientos matemáticos requeridos para la comprensión de la teoría general de la relatividad o de la mecánica cuántica, pues… tienen fe en San Albert Einstein o San Niels Bohr. El padre Remolina, quien con certeza sabe más de ecuaciones que el ciudadano promedio, acepta con fe la realidad de Dios, de Jesús, del Espíritu Santo y del alma. Richard Dawkins, no. (Quienes nos inclinamos por el agnosticismo, estamos seguros de que ni las creencias religiosas ni la física cuántica son prerrequisitos para la armonía interior).

Ciertamente, los diálogos entre un creyente y un ateo son ilustrativos e interesantes. Las conversaciones entre los ateos, cuando no son sobre ciencia, con frecuencia terminan en burlas hacia los creyentes. ¿Qué podría ocurrir con los encuentros interreligiosos? Los intercambios desapasionados entre antagonistas de distintos credos, repetidos millares de veces por todo el planeta, bien podrían evolucionar hacia una convicción colectiva, lenta pero continua, de la inexistencia de entidades metafísicas.

GUSTAVO ESTRADA
Autor de ‘Hacia el Buda desde Occidente’

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA