Opinión

Incierto

Ni el plebiscito, ni los paros parecieran ser suficientes para atajar la constituyente en Venezuela.

27 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Fue muy astuta la maniobra de la oposición venezolana de convocar un plebiscito por fuera de los canales institucionales para consultar la legitimidad de la asamblea constituyente convocada por Maduro. Ahora el chavismo estará obligado a superar los siete millones y tantos de votos obtenidos por la oposición, cifra que sin trampas o trucos en la forma de contabilizar los votos le es imposible de lograr, dada su impopularidad.

Sin embargo, ni el plebiscito, ni las marchas ni los paros y demás estrategias parecieran ser suficientes para atajar la constituyente en el corto plazo. El chavismo dispone de los medios para imponerla. El respaldo de las fuerzas armadas es suficiente para mantenerse en el poder mientras el rechazo a Maduro no rebase lo demostrado en las calles hasta hoy.

Y le sobran los motivos. Para cualquier partido político, ser despojado del poder en una democracia es lo corriente. El problema para el chavismo es que al día siguiente de perder las elecciones el destino de sus principales líderes será la prisión. Son demasiados los delitos acumulados durante casi dos décadas en el poder –corrupción, narcotráfico, nepotismo, manipulación de las leyes, etc.–.

El problema para el chavismo es que al día siguiente de perder las elecciones el destino de sus principales líderes será la prisión

El chavismo hace rato que pasó el punto de no retorno, y le queda imposible retroceder sobre sus pasos. El único punto de fuga es hacia adelante. Reversar la política económica para atraer capitales y mejorar las condiciones de vida de la población no es posible porque, incluso suponiendo que se dieran garantías a la propiedad, tocaría reducir el gasto público, la burocracia y la corrupción que sostienen el régimen.

Por eso, Maduro tiene que jugársela toda en cerrar la poca democracia que queda. Si renuncia a la constituyente y deja que en el 2018 se lleven a cabo elecciones presidenciales, los chavistas van a ser inexorablemente barridos del poder. El paso siguiente es entonces un régimen donde se mantienen ciertas libertades, muy complicadas de anular con la difusión de celulares e internet, pero donde no existe el menor chance de poder para la oposición mediante elecciones.

El resultado final es incierto. Puede ser un estado de letargo indefinido, como en Cuba, en que el desabastecimiento y la improductividad se convierten en parte del paisaje social. O puede ser algún tipo de estallido social respaldado desde sectores disidentes de los militares cuya suerte no esté atada a la del chavismo.

GUSTAVO DUNCAN

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA